La vida está en mí


Soy Fridita

“Soy Fridita mijita, me dicen así porque no llego a medir ni un metro y medio. Soy pequeñita pero la vida está en mí.
De este cuerpito nacieron seis hijos mijita, y a los seis los cuido yo, los alimento y los quiero. Y todos me obedecen, no porque les dé con la chancla, me obedecen porque saben que cuentan conmigo, que yo estoy para ellos.
Es la segunda vez que me da este virus y duele mucho, y la vida se te va de las manos, pero el fuego que tengo dentro me protege.
Esta segunda vez no tengo los síntomas tan fuertes, no me interné. Estoy solita para no dañar a nadie, hasta que se me pase preparo mis hiervas y hago mis menjunjes . Sólo la muerte puede parir ese hospital del Distrito federal. Por eso me volví a mi tierra en cuantito me dijeron que ya estaba buena, la primera vez.
Traje a todos mis hijos para conmigo, hasta el mayor, que ahora cuida a los más pequeños acá en esta selva nuestra de Oaxaca.
Le hicimos mucho daño a la tierra, a los animales… a los que les pido perdón porque animales son los que nos gobiernan.
Solo quiero que mis hijos se queden aquí en mi tierra, que ninguno vuelva al Distrito.
Estoy sola pero no me siento así. Hago mis fogatas por las noches y le canto al fuego. Le pido al cielo y a la Guadalupe por mis hijos y por mí. Le pido al cielo por todos nosotros, porque hasta los sanos están infectados. Tiene que venir los cambios.”

Fridita Morelos, 32 años. Oaxaca, México.

Diario de cuarentena. Collage.

Diario de escritura colectiva. Collage de palabras de muchas mujeres, de diferentes oficios, de diferentes lugares, todas atravesadas por...