Feliz 2020


FOTOS 2019

2019 en fotos




Cabarute Eclético en el Festival Knots/Nudos, Tafí del Valle, enero 2019


Ana Woolf en Tantidhatri, International Women’s Performing Arts Festival. en Kolkata, India, enero 2019



Magdalena 2da Generación con Luiza Amarante (Magdalena 3ra generación, SP, Brasil) tramando el Festival Encuentro 2019



agdalena 2da Generación con Litoral Escénicas (Santa Fe) tramando el Festival Encuentro 2019


Nuestro VI Festival Encuentro Magdalena 2da Generación "Mujer, Teatro y Banquete", mayo 2019















































Congreso Internacional CON/TEXTOtipea, Nuevas performatividades, Buenos Aires, septiembre 19




Detrás del telón en la sala de los Yuyachkani, julio 2019




Eleonore Bovon, Sofía Monsaleve, Marcela Brito y Ana Woolf con Ya Ling Pen en Taiwán, octubre 







Viajeras en busca del circo en el Festival Teatro y Feminismos, Mujeres a la obra
en el Celcit, noviembre






Diciembre 2019, festejándonos





Bienvenida, Emma querida !!!!!!!


Magdalenas Montepellier 2019


El sábado 12 de octubre la ciudad de Montpellier amaneció empapelada de fotos de mujeres con torso desnudo que expresaban de esa forma su grito. Es una de las acciones con las que culminaba el Encuentro Magdalena Montpellier 2019.
(https://www.themagdalenaproject.org/es/content/magdalena-montpellier-2019). 
La fotógrafa, Marie Clauzade.



Absolver lo invisible

por Marie Clauzade

Nuestra reflexión es una pregunta acerca de las relaciones entre lo Visible y lo Invisible en la práctica artística. Sus articulaciones, sus distancias, sus aproximaciones dentro de un trabajo que consiste en crear imágenes. ¿Qué es lo que muestro en mi producción, cómo, a quién? ¿Cuál es mi lugar en la sociedad en la que vivo? ¿Mi visibilidad, mi invisibilidad?

Visible, presente, conocido, consciente, mostrado, exteriorizado, develado, real, concreto, probado, es el vocabulario positivista del pensamiento occidental, de lo eficaz, del resultado, de la rectificación de los cuerpos, del estar bien, es el día, la claridad, las luces contra el oscurantismo.
Invisible, ausente, desconocido, inconsciente, escondido, interiorizado, oculto, impuro, abstracto, simbólico, íntimo, informe, el vocabulario del potencial, de las posibilidades.






Un pensamiento que va de lo visible a lo invisible no puede saltarse las desigualdades entre hombres y mujeres, ricos y pobres, blancos y todos los otros colores, heteros y queers, y queremos pensar simplemente -con un optimismo visceral- en la igualdad, y planear qué formas podría tener esta “gran igualdad” con la que soñamos.








Entonces, es necesario pensar en términos políticos, en las formas de poder, en el capitalismo, en las relaciones de dominación y sumisión, en los elementos que permiten que estas relaciones de dominación/sumisión se instauren, y que son el lenguaje y las imágenes, por lo tanto lo visible y lo invisible. Lo que se muestra, lo que se esconde, lo que se esconde deliberadamente o lo que se muestra notoriamente, y lo que dice, induce, provoca una palabra, una imagen. ¿Cómo actuar en un sistema que por una dominación estratégica perniciosa impone un silencio consentido y mortífero antes que la dicha de las fricciones, de los discordias y de las negociaciones, fuente evidente de creatividad y emancipación colectiva?... donde lo bien visible, la transparencia, lo ultra limpio, toda la estética de un capitalismo neoliberal confunde y deliberadamente empaña la capacidad de ver y de hacer visible. Ya que ver implica mucho más que el sentido de la vista, va más allá de la percepción visual de lo que es visible. A través de las imágenes percibimos imágenes táctiles, olfativas, gustativas, auditivas. Por otra parte sabemos que tanto menos sea la imagen representativa de algo más podemos ver en ella algo de nosotres mismes. El ocultamiento permite la revelación. 

Hay un saber que proviene del hecho de ser, de ser plenamente, un saber invisible e indiscutible. Que poetiza la existencia.



Entonces, a través de esta noción del ver, quizás lleguemos a iniciar un florecimiento de lo invisible. Invisible como un arcaico e inconmensurable espacio de hospitalidad, tierra fértil del poder creador de los artistas y de las y los que vienen al encuentro de la obra de arte y que, en retribución, por el poder de la comunidad, permitirá volver a generar esta fuerza vital. Un espacio donde lo puro no existe.

Trad. Laura D'Anna



 

Feliz 2020