VÉRTICE - TRAVESSIA. Encontro e festival de teatro feito por mulheres

Florianópolis -Brasil- 2010- también Magdalena 2a Generación…

por Ana Woolf

Travessia: ato ou efeito de atravessar região, continente, mar.

Neste ano, decidimos atravessar o mar em una direção oposta: nosso continente sempre com os sonhos do além-mar, do novo que mora em terras longínquas, do velho mundo ou o mundo incrível que moa além dos nossos olhos, agora é o centro de um novo vértice. Um vértice que cruza diferentes caminhos, olhares, desejos e expectativas, construindo nesse nosso continente tão novo o ponto de convergência de artistas de diferentes nacionalidades, línguas ou culturas.
A travessia do Vértice Brasil 2010 busca um rosto para esse nosso local de origem. Quando se está longe, é possível olhar para o ponto de partida de forma mais clara, mais precisa e transformadora. Conhecer a si e ao outro, e reconhecer as diferenças. Permitir-se olhar para si com os olhos do outro e superar este estranhamento com a percepção do que nos aproxima. O que buscamos ao realizar esta travessia? Ao convidar todos que atravessem o mar ou nosso país continental para que venham ao nosso encontro, lançamos novas perguntas. O que nos move em direção ao outro?
Em nossa história, os navegadores buscavam as índias, mas se depararam com uma terra desconhecida. Essa busca pelo outro nos leva a lugares nunca antes alcançados. Em uma jornada, as expectativas são pequenas vivências que temos em uma travessia ganham novos contornos, e talvez aí seja possível sentir aquela estranha sensação de que viajar é sempre um retorno a si mesmo. Desejamos a todas e todos uma estadia rica e estimulante em Floripa!

Este es el primer texto que leí apenas llegué a Florianópolis para participar del encuentro Magdalena que allí se identifica con el nombre Vértice. La creadora, generadora del proyecto y directora artística es Marisa Naspolini. Ella escribió esta suerte de manifiesto para inaugurar su segunda aventura Vértice 2010. La primera había sido dos años antes.
Con este texto doy por sobrentendidas varias cosas:
- Invito a las que lo leen y tienen el castellano como lengua madre, a hacer un esfuerzo de comprensión y lectura de un texto en portugués.
- Al enviar nuestro blog a las participantes brasileras del encuentro Vértice, las invito también a hacer el mismo esfuerzo de comprensión y lectura de textos que van en castellano.
- Doy por sentada mi voluntad de romper las diferencias lingüísticas que nos separan en un espacio latinoamericano. Floripa está a 3 horas de vuelo de Buenos Aires. En Brasil hay un movimiento Magdalena que está creciendo a grandes pasos. Hablemos y escribamos en castellano, en portugués, en portuñol, en lo que podamos, pero que esto no sea un impedimento para generar proyectos en conjunto. Empecemos por compartir entonces un espacio de nuestro blog.
Som bem-vindos também escritos de lãs mulheres brasileiras. Lãs invitamos! Lãs esperamos!

Instantáneas:
Conocí a Marisa en el 2004. Una vez más Transit, el encuentro/festival Magdalena organizado por Julia Varley en el Odin Teatret. Evento que, una vez más, dejó huellas. Como nos ha pasado a varias de nosotras, Marisa, luego de Transit, quiso más, y quiso más sobre todo a nivel responsabilidad. Quiso que un evento así sucediera en su país, Brasil; quiso que mujeres jóvenes (muchas de ellas sus alumnas o ex – alumnas de la universidad de Teatro de Floripa) tuvieran la oportunidad de conocer a artistas del Magdalena Project (digamos 1ª generación) que ella había conocido y pudieran transitar también la misma aventura artística y pedagógica que ella había vivido en Transit. Su Encuentro/Festival Magdalena en su país se llamaría Vértice. Este fue el inicio.
2010: no pude ir al primero pero sí pude llegar al segundo encuentro Vértice, del 16 al 24 de julio, indudablemente de dimensión artística más ambiciosa. Espectáculos, performances, demostraciones de trabajo, seminarios, "rutas" (conversatorios), presentación de trabajo de las participantes, lanzamiento del libro en portugués Piedras de agua de Julia Varley, danzas y fiestas.
En este momento de escritura me pregunto qué puedo contar. Me viene como primera imagen una organización -para mí- excelente y un nivel de solidaridad y disponibilidad de las jóvenes que colaboran con Marisa, para aprender, para imitar, de verdad. Y sobre todo para agradecer. Rutina: 4 días de talleres por la mañana y por la tarde, con invitadas internacionales: Geddy Aniksdal (Noruega): Cruzando fronteras; Claudia Contin (la mejor Arlequino de Italia): Yo no soy más yo… La experiencia de máscara y de visita a un cuerpo/personaje "esculpido"; Michele Minnick (USA): Rasaboxes; Brigitte Cirla, Marianne Sunner (Francia): Voces desnudas; y yo: Koshi or not koshi. Dos pausas: almuerzo y una hora de merienda. Luego: Rutas. Presentaciones de trabajos teóricos, ponencias, encuentros. Pausa para cena (a veces menos de una hora) y espectáculos (dos por noche). Al terminar los días de seminario el horario fue tomado por presentación de performances, de trabajos de las participantes.

Algo para recordar I:
siempre digo -y nunca lo he hecho hasta ahora- que debo sacar una foto el primer día al comenzar mi seminario, así como de la primera jornada presentación al inicio de un Encuentro Magdalena. Guardar para mí esas fotos. Sacar una segunda foto al terminar el seminario y/o en la ronda final de cierre del Encuentro y ponerlas una al lado de la otra: la del inicio y la de ese último día. Allí, en nuestros rostros, se leería todo sin necesidad de palabras. Creo que este cambio, el cambio de un rostro, de un cuerpo, de unos hombros altos que van bajando día a día, de sonrisas que van apareciendo hasta ya no poder desaparecer, de ceños fruncidos que se van soltando, de caras cansadas y cuerpos doloridos que igual no cesan de correr de un espacio a otro, que no quieren perderse nada de nada, es lo que más me conmueve de nuestros encuentros. Es lo que me hace volver cada vez a las imágenes de mi primer Encuentro Magdalena, allá por el 1997.
Lo que quisiera recalcar como original/extraordinario de Vértice es la diversidad en la elección de las participantes. Diferentes generaciones (60, 50, 40, 30, 20 inclusive); diferentes experiencias (algunas más profesionales, otras en camino a ser profesionales, amantes del teatro pero no profesionales, con ganas de ser…); diferentes profesiones (maestra, productora, actriz, directora, organizadora, estudiosa, bailarina, con ganas de ser…) y algo para recordar: que cada una de estas mujeres pudo llevarse una foto personal de un antes y un después. Que cada una de estas mujeres, diversas, se fue transformada. Llevándose consigo y para sí un recuerdo para ser plantado. Germinará, estoy segura de ello, más allá de verlo nosotras.

Algo para recordar II:
Era un momento de organización. No recuerdo si dos semanas antes de comenzar Vértice o un poco antes aún. Marisa recibe un llamado de teléfono desde Gales, donde le avisan que lamentablemente Jill Greenhalgh (la ideadora y responsable del Magdalena Project) no podría participar del encuentro por problemas de salud. El mundo se vino encima. Se estaba derrumbando el sueño en donde una de las presencias centrales y necesarias era la de Jill. Marisa estaba en su casa. Hacía 9 meses que había sido mamá de una bellísima y especial bebé llamada Giulia. Mientras hablaba por teléfono Giulia intentaba ponerse de pie. Aún no había caminado nunca sola. Marisa nos contó que la noticia de Jill la sumió en un estado de desolación, de angustia. ¿Qué hacer?
Mira a Giulia otra vez. La pequeñita seguía luchando por dar su primer paso con sus brazos extendidos hacia su mamá. Tal vez la organización y la desolación de no poder cumplir el 100% del sueño que llevaba años de trabajo podía esperar un poco. Nada cambiaría. Allí, delante suyo estaba su primera hija tendiéndole los brazos, pidiéndole ayuda para dar su primer paso. Por primera y única vez.
Sí, por unos momentos todo podía esperar, para que luego todo sucediera: un Magdalena latinoamericano llamado Vértice de la mano de Marisa de la mano del primer paso de su hija Giulia.

LAS MUDAS DEL PASADO (II), Iben Nagel Rasmussen

Respuesta a una espectadora

Nijinski y la Duncan
Desde que comencé a sentirme entera, parece que perdí la palabra, comencé a estar silenciosa. En realidad estaba encontrando mi lengua.
La mujer de Nijinski cuenta que una vez un gran admirador lo había invitado a cenar, pero Nijinski no sabía conversar y se mantuvo callado casi toda la noche. El hombre que lo había invitado estaba desilusionado: ¿era posible que Nijinski, fuera del escenario, fuese tan insignificante?
De aquí salen todos los prejuicios: que el actor es un "animal". Mientras Diáguilev es inteligente, es grande, Nijinski es solo un títere en sus manos. Pero el problema no es saber si Nijinski era o no un hombre insignificante. (Desde luego, no lo era). El problema es comprender cómo se mantienen vivos estos prejuicios y que por esto no se acepte que exista otro tipo de inteligencia, que puede ser profunda, pero que no es sólo de la cabeza, sino de todo el cuerpo, y no se transmite con conceptos y palabras.
Todavía hoy me parece absurdo cuando un nuevo actor llega al Odin y enseguida comienza a discutir con los compañeros, se pone a rezongar, a protestar, a criticar sin tener la fuerza para cambiar nada.
Recuerdo cuando entré al Odin: lo hice porque era importante para , no porque quería convencer a los demás de que cambiaran. Estaba allí porque, en un sentido muy preciso, estaba por morir. Sabía que ese era el único lugar donde podía encontrar la fuerza para librar mis batallas.
Durante la primera semana en el Odin, una mañana, mientras hacíamos los ejercicios de acrobacia, mi partner y yo nos equivocamos y él me dio un rodillazo en el ojo. Me hizo mucho daño, como si me hubiese partido la cabeza. Pero ese golpe recibido por error fue como el golpe que el maestro de zen te da a propósito en la cabeza para que de pronto puedas comenzar a ver con claridad.
Comprendí: puedo hacer grandes discursos, pero recibí un rodillazo en el ojo que me hizo mal. Y es inútil hablar. Debo aprender con todo el cuerpo. Aquel golpe era como si me hubiese hecho bajar la cabeza al cuerpo. Es esto lo que quiero decir cuando hablo de sentirme entera.
Tal vez es también por esto que después no dejé nunca de entrenarme. Porque el "training" se desarrolla más allá del "training"; se convierte en mi lengua y en mi independencia.
Si no, el teatro permanece como teatro de los directores, de Grotowski que descubrió esto, de Eugenio que descubrió esto otro. Pero si los espectáculos parecen hablar sobre todo la lengua de los directores, ¿cuál es la lengua independiente de los actores?
Es importantísimo que los actores tengan algo que les pertenezca sólo a ellos y que puedan trasmitírselo el uno al otro sin pasar siempre a través de los directores. También porque son pocos los directores en los que se puede confiar.
Tal vez el precio que se debe pagar para transmitir algo con todo el cuerpo es la falta de palabras. O tal vez es necesario encontrar nuevas palabras.
Uno de los libros que ha tenido más importancia para mi desarrollo ha sido la autobiografía de Isadora Duncan. Al inicio ella dice: no puedo escribir, no puedo encontrar las palabras justas, debería estar meses y meses para escoger una palabra así como he empleado años de trabajo para encontrar un solo gesto de danza. Pero después escribe. Y me pregunto si en verdad rompió su mutismo o si en cambio no lo transformó en algo superior: un silencio entre las palabras.
La Duncan, imagino, ya no es Kattrin. Pero es importante que haya sido Kattrin, que haya sido, en el pasado, una muda.

Joan Báez
Antes de entrar al Odin, viví los años de los grandes movimientos de protesta, de la música y de la droga, del vagabundeo por el sur de Europa, por Grecia, por el norte de África. Los muchachos tocaban y cantaban, y las muchachas salíamos a recoger el dinero de la colecta. Era como si para ellos fuera normal pensar que no queríamos cantar, que no nos gustaba.
Yo era tímida. No cantaba casi nunca, o solamente cantaba en coro. En aquellos años, la voz de mujer era la de Joan Báez, que es bellísima, pero frágil, alta, delicada. Sabía que hubiera podido cantar, pero mi voz me daba miedo, era demasiado fuerte: una cosa extraña.
La voz no es un instrumento del que una actriz debe saber servirse. Es algo más. Es difícil para las mujeres aceptar y descubrir su voz.
Hoy, cuando trabajo con alguna joven, ella empieza siempre a usar la voz más aguda posible. La mujer a menudo acepta este estereotipo, que su voz debe ser sutil, elegante, fina. Pero detrás de esta dulce jaula femenina está la fuerza: otro universo de sonidos y de colores, profundo, pero congelado e inmerso en la oscuridad.
Descubrir la propia voz significa descubrir el propio mundo interior, la propia alma.
Cuando mi madre era niña, un día le preguntaron: ¿dónde está el alma? ¿En qué parte del cuerpo? Ella respondió: el alma es como un tubo de metal que está aquí en la garganta. Pero los dos agujeros, arriba y abajo, están cerrados.
¿Entiendes lo que significa encontrar la propia voz? No tener miedo de la propia fuerza, encontrar dentro de sí algo que no es frágil, que no es elegante, pero que ni siquiera es rencor y amargura. Es simplemente tu voz, que está hecha para dar calor, pero también para luchar. No sólo es importante vencer en la lucha; es importante no salir de ella dura, amarga, seca.
No sé si es justo decir que la mujer debe encontrar también su forma de luchar. Pero si es justo, entonces no es una lucha para destruir, para herir, sino una lucha para abrir, como un hilo de hierba que guía todas sus fuerzas en una sola dirección, para romper la resistencia de la tierra, salir al aire.

(Primavera de1979)
(Información sobre Iben: http://www.odinteatret.dk/)

VIOLETA LUNA de México



Lo que no nos cuentan los diarios y sí el compartir ser Magdalena

por Ana Woolf

He conocido a Violeta Luna en Bogotá, en el festival organizado por Patricia Ariza el pasado abril. Había oído hablar de ella y de sus "absolutamente provocativos" trabajos como artista performativa. Artista que viene del teatro que incursiona en perfomance art (Arte-acción) pero que busca un lenguaje que tal vez no sea ni uno ni el otro. ¿Que se halle en los intersticios? ¿O en la intersección? O ¿que sea un nuevo lenguaje? o ¿Un híbrido fuera de toda categorización? Tal vez sea este último el más acertado ya que el trabajo de Violeta no tiene caracterización posible.
Por suerte.
Teatro y performance art.
Interacción con el espectador. Acción sobre el espectador pero también el espectador que acciona, que decide (¡horror! Por una acción o por otra… que enfrenta sus propios prejuicios, fantasmas, monstruos, ¡horror de nuevo horror!).
En Bogotá he visto su espectáculo sobre el maíz transgénico: NK603 Acción para un performer y maíz, en el Magdalena Vértice de Brasil Apuntes sobre la Frontera: enterrada en el cuerpo del recuerdo (inmigración latina en EEUU, bordes, fronteras… exilios… desalojos…) Lo que me interesa acá es su último movimiento, nunca despolitizado, nunca solo "arte por el arte".
Apenas terminó Vértice, escribo a Violeta y recibo un email contándome su próximo movimiento. Organización de protestas en la ciudad donde reside, San Francisco, en contra de la ley SB 1070.
Acá en Argentina algunas/os habíamos leído -tal vez- a través de los diarios, acerca de esta ley SB 1070. Permite, sin impunidad, en el estado de Arizona, que la policía detenga y pida los documentos que acrediten que se vive en los EE.UU. a cualquier persona que parezca inmigrante, y como señala Violeta: = LATINO. "Ya te imaginarás cómo está el clima por acá, ya que esa ley entraría en vigor este 29 de Julio. Por eso se están organizando una serie de actividades y estaré participando de ellas. Así que ya te contaré cómo va todo esto y te escribiré con más tiempo."
Y acá el final de la historia que al menos yo no pude encontrar con facilidad ni en diarios ni mucho menos en los noticieros argentinos.
Se logra " frenar" algunas cláusulas de la ley gracias a las movilizaciones y a una jueza que ordenó una revisión cuidadosa y un juicio legal. Pero a pesar de esto otra vez ganan los que en "GENERAL" ganan: leo con tristeza en el nuevo email de Violeta que "los inmigrantes se están regresando a sus tierras de origen y mudándose a otros estados (de USA) por el temor a ser detenidos (o sea que al fin de cuentas la mentada ley cumplió con su objetivo de "limpieza étnica" en Arizona) y por otra parte Obama ha mandado el ejército a la frontera México-USA con el pretexto de ‘reforzar la seguridad de la frontera’..."
Una vez más me pregunto banal y estúpidamente: por qué no nos llega esa información?????????
No respuesta. El resto es silencio o el resto es ACCION.
Una vez más me alegra ser parte de la Red Magdalena, de ser parte de eventos y encuentros como fue Vértice y de encontrar, rencontrar artistas que pueden y saben trascender al arte con acciones políticas necesarias. Aquí y ahora.
Acá van algunas fotos de la participación que hicieron Violeta Luna y algunas mujeres que pertenecen a MUA, Mujeres Unidas y Activas, mujeres latinas inmigrantes que impulsan la colectividad y la participación cívica-política de sus integrantes.
"Nos vestimos de inmigrantes presos donde éramos maltratados por la policía. Fijate que en Arizona los presos van de traje a rayas, como en las películas antiguas, pero lo más impactante es que hay un alguacil que mandó a construir grandes tiendas de campaña para los presos y a la entrada del " tent city" pone en letras de luces de neón, como en un hotel de la ruta, "VACANCY"... lo podés creer..."


ESTACIÓN JUNÍN: VÉRTICE 2010, día a día



Crónicas de un festival Magdalena en Brasil

Por Mariela Díaz

DÍA 26 DE JULIO: regresé a Junín. Al Junín de mis abuelos. Tal vez porque era de noche no reconocí las luces ni los edificios de esta ciudad en la que vivo. ¿Cambió? ¿O soy yo que no recuerdo?
¡Ahora sí! "Restaurante El Alamo". ¡Es Junín! Es extraño, pero tengo ganas de cantar. Llego a casa. El guardián de mi hogar, el gato, me recibe con un perezoso "miauu" desde la cama. Enciendo el televisor. Hoy es el aniversario de la muerte de Eva Duarte. Junín conoce sus secretos. ¿Por qué partió de la estación Junín rumbo a Buenos Aires? Porque esta ciudad le quedaba chica. O porque huía. O porque….
Acomodo mis cosas, lavo ropa. Es de noche y me llega una triste noticia: una compañera de trabajo de Rojas, docente, ha fallecido. Infarto en Buenos Aires, mientras visitaba a su hija estudiante. Cuesta creerlo. Saludable, jovial, alegre, con buen humor, sagaz, bella, directa. Sí, pero extrañaba demasiado a sus hijos que estudian en la gran ciudad. Pienso en sus alumnos, niñas y niños de primer grado. Y la vida sigue.
He vuelto. Estuve en Florianópolis (Brasil) participando del festival de la Red Magdalena denominado VÉRTICE 2010. He viajado en micro, he visto millones de árboles. Agua, mucha agua. Tierra roja. Y en aquella isla del estado de Santa Catarina, he conocido mujeres (también me he reencontrado con otras) que hacen teatro, dirigen, cantan, bailan, escriben libros, investigan, dan clases y conferencias. Allí estaban las maestras, las creadoras y criadoras del Proyecto Magdalena. Alguien dijo "Madres" en vez de "Maestras". Me gustó. Y nosotras, entonces, participantes, invitadas y organizadoras, éramos hermanas.


Llegando a Brasil

DÍA 16 DE JULIO: A la tarde, apertura del festival. He llegado a Florianópolis a las 22 horas. Llueve. Me dirijo al hotel. Anhelo dormir en una cama. Mañana hay que madrugar.

DÍA 17 DE JULIO: Encuentro con Ana Woolf. Me presenta a otra argentina, llamada Nerina Dip. Sé de ella a través de publicaciones de otras épocas de Magdalena Segunda Generación. Celebro poder hablar con alguien más en castellano.
9 am. Comienzan los talleres. Elegí uno llamado VOZES NUAS, con Brigitte Cirla. Nos han avisado que ella no estará, pero sí sus compañeras Marianne y Tania. Hablan en francés, son traducidas al portugués. Algo estoy entendiendo. Y si no, confío en que los gestos y la voz cantada complementarán perfectamente la comunicación.
14 hs. Taller de máscaras de la Comedia dell’Arte, con Claudia Contin. Habla en italiano. Vamos bien por ese lado. "El aprestamiento es exigente, más no hay que dejar de sonreír", sugiere Claudia. Trabajamos el cuerpo en tres segmentos, cabeza, pecho y pelvis. Y los primeros diseños corporales. ¡Estoy exhausta!
A la tarde, conferencia de Cecilia Ruiz, de Argentina. Cuenta su experiencia trabajando con adolescentes, y organizando el Primer Festival de Teatro Adolescente "VAMOS QUE VENIMOS". Nosotras, una comitiva de argentinas y otras compañeras de habla hispana le hemos prometido a Cecilia ruidosos aplausos, sacarle fotos y luego, pedirle autógrafos.
Hoy también llovió.

DÍA 18 DE JULIO: Taller de voz con Brigitte, Marianne y Tania. Durante los ejercicios cantamos todos juntos o en sub grupos. Mi voz, imagino con optimismo, suma al conjunto, pero en verdad, no la escucho claramente. Comienzo a sentirme incómoda.
Taller de Comedia del Arte. Los primeros veinte minutos los padezco. Necesito fuerza en los brazos y flexibilidad en la columna. Equilibrio y confianza. Claudia nos recuerda que sonriamos. Pasamos por nuestros cuerpos, estudios antropológicos mediante, al Zani, Pantalón y Brighela. Sus modos de andar, mirar y enamorarse.
"Trabajo y más trabajo, durante meses, hasta que luego de haber explorado todas las máscaras, uno de estos personajes «habita» el cuerpo del actor", explica Claudia.
A la tarde, conferencia de Lucía Sander, de Brasil. Profesora universitaria de Literatura e investigadora de teatro. Habla de Ofelia, y de su espectáculo Ofelia explica, parodia del personaje de Shakespeare. Una Ofelia que renace con otra voz, otra ropa, otro perfil, que recorre las periferias de Río de Janeiro, implicada en tráfico de armas, cantante de rap, artista performática. Ofelia renace, para tornarse nuevamente contemporánea.
Escucho hablar a Lucía y disfruto de sus ocurrencias. He estado conversando con ella, además de compartir el taller de voz. Me maravilla su búsqueda constante para ver el "otro lado" de las cosas. Hablamos de cine argentino, de la ley de matrimonio igualitario, de documentales de "macacos", de comportamientos humanos, animales, culturales.
Me ha regalado su libro Ofelia explica. Lo leeré en el viaje de regreso.
En otra ocasión, hablamos de libros y comento que tengo libros que están, digamos, "en reserva", para cuando sea el momento de aprehenderlos. Me mira y dice: "Y hay personas que también están en reserva…"

DÍA 19 DE JULIO: Taller con Brigitte y Marianne. Nos piden agruparnos por voces graves, medias y agudas. Me "ubico" en uno de los grupos, pero dudo. Creo que mi voz cantada no es así. A último momento, casi a punto de iniciar el canto, cambio de grupo. Sé que es gracioso, por eso escucho risas. ¿Cómo es mi voz cantada? Sí, creo que está bien así, en la manada de "los graves". ¡Cuántos años ignorando la gravedad de mi voz! No es tan grave, trato de consolarme. Llueve, de a ratos.
Noche. La puerta abierta…
Se presenta el concierto musical "Cantos del Mar Negro", Voces Polifónicas, Francia. Cantan Brigitte, Marianne y Tania. Todo, en su conjunto, es bello y elevado. Estamos en el Museu de Escola Catarinense, en el hall central. Mientras ellas cantan, observo una puerta que se abre... ¿con el viento? Alguien la cierra, y vuelve a abrirse. Así, varias veces. Mi imaginación vuela y digo: "Entren, ángeles. Quédense aquí."
No importa si afuera llueve.

DÍA 20 DE JULIO: Último día del taller de voz. Ensayamos nuestras canciones, ya que al final haremos un cierre, juntos, todos los talleres. El de Ana, Geddy y Brigitte. Nosotros cantaremos.
Luego de la puesta en común de los talleres, formamos un "círculo" y nos vamos presentando. Nombre, actividad, etc. Finaliza la rueda de presentación. Es hora de almorzar. Estoy junto a Nerina, compatriota y compañera del taller de voz. Marianne se acerca a nosotras. En francés, castellano e inglés tratamos de comunicarnos. Nos dice que al escucharnos hablar, a nosotras, argentinas, ha notado un tono diferente al utilizado para cantar. Esto le llama la atención. Por eso, ofrece darnos clase a la tarde, para seguir "descubriendo" la voz cantada. Aceptamos de inmediato. ¡Ahora entiendo! Aquí estaba el origen de mi "desubicación". Argentina, una voz para hablar y otra para cantar. Viene a mi mente una imagen de un cuadro y una frase: "la dualidad de ser argentino".
A la tarde, en el hotel, tomamos la clase con Marianne. La voz cantada nace, ahora sí me escucho. La profesora dice que tengo una bella voz grave para cantar y me pregunta:" ¿dónde estuviste durante el taller?". Sonrío. Tengo ganas de contestarle: Estuve buscando mi manada.
Durante esta clase "de luxe" también ha estado presente Luciana. Ella sale de la habitación, pues tiene cosas que hacer. Cierra la puerta… ¿la habrá cerrado bien? Sucede que la puerta se abre. Ya me voy habituando a estos sucesos.
Finaliza la clase. Le agradecemos a Marianne su gesto amoroso. Brindar su tiempo, dedicarlo por propia iniciativa. No debo olvidarme de esto. Es una lección para mí, que también soy docente.
Estoy feliz. Le cuento a Ana Woolf acerca de la clase de Marianne. Me siento más liviana.
18 hs. Julia Varley presenta su libro Piedras de agua, traducido al portugués. Hoy es su cumpleaños. Marianne canta para ella. Julia, rodeada de globos coloridos, escucha y sonríe. Allí, todos festejamos y brindamos por Julia Maestra- Madre de Magdalena Project. "La leyenda viva", pienso. Y me siento feliz de estar allí.

DÍA 21 DE JULIO: A la mañana, participantes de Vértice 2010 presentan fragmentos de trabajos. Yo no presento. No me atrevo. Ana me ha ofrecido su ayuda, me alienta, pero es un paso que me cuesta dar. ¿Qué tengo para mostrar? Nada que me convenza. Sé que debo trabajar e investigar más. Y responderme: ¿qué tengo para decir?
Luego de ver los fragmentos de trabajos, converso con una participante. Ella tampoco se ha animado a "mostrar". Hacemos un pacto: en un próximo Festival Magdalena mostraremos. Un apretón de manos y una sonrisa sellan el acuerdo.
Noche: Espectáculo de Geddy Aniksdal: Mi vida como hombre. Grenland Friteater, Noruega.
Asistimos a las transformaciones de Geddy en personajes noruegos que le han sido cercanos y familiares. El público, agradecido ante tanto brillo y buen humor. Río hasta llorar. Me gustan los detalles y la agudeza de sus composiciones. En ella, todo es tan simple y creíble.
Es la segunda vez que veo un espectáculo de Geddy. ¿Qué sucedería si ella fuera a Junín?

DÍA 22 DE JULIO: Extraño. Quiero volver. Hablo con una compañera brasilera. Ella también extraña.
Hoy, en la Argentina, alguien especial celebra su cumpleaños. Mi intención es darle un abrazo. Está lejos, pero me siento cerca.
Hoy, 22, es el día de Santa María Magdalena, para la liturgia cristiana. María Magdalena o Miriam de Magdala (ciudad de las altas torres). Aquí, hay magdalenas que son "altas torres".
Es de noche. Julia Varley hace una demostración de trabajo. Mientras esperamos para entrar, conozco a una señora mayor, argentina, que vive en Florianópolis hace 30 años aproximadamente. Reclama su derecho a entrar primera, puesto que es mayor de 65 años. Su reclamo no es atendido por las encargadas de la entrada. Le ofrezco entrar conmigo. No acepta. Pero me anticipa que "hará algo" al respecto. Seguimos conversando. Me cuenta que estudia numerología. Le pregunto acerca de mis nombres. Mariela Marcela Mercedes. Saca cuentas en el aire. Me da su "diagnóstico". Tu madre te dio ese nombre para que aferres tus pies a la tierra y no te "vueles". Sé a qué se refiere. He leído sobre numerología. De todos modos quiero saber: ¿Por qué no volar? ¿Cuál es el peligro? No me contesta. Es momento de entrar para ver a Julia.

DIA 23 DE JULIO: Mediodía. Luego del almuerzo, Marianne nos ha ofrecido otra clase de canto. A la tarde, en el Museu. ¡Súper agradecidas! Se suma Mara, una participante italiana. Dos horas de intenso trabajo. La voz cantada renace.
Tengo necesidad de "materializar" mi agradecimiento hacia Marianne. No estoy en mi país. Por lo tanto, no le regalaré algo adquirido aquí. Entiendo que mi auténtico regalo está entre mis cosas, las que traje de Argentina. Busco y busco... ¡Eureka! A envolver su regalo, entonces.

DÍA 24 DE JULIO: A las 14 hs se ha programado una reunión para todas aquellas personas que estén interesadas en generar futuros proyectos dentro de la Red Magdalena. Trato de no olvidar las palabras de Julia acerca del "entusiasmo" que dura una semana y luego todo se diluye.
17 hs. Cierre del festival. Vamos mencionando una a una un proyecto, un deseo y, si las hay, críticas.
A la noche, cenamos, brindamos, nos sacamos fotos y bailamos. Hay muchos motivos para festejar. Cantamos canciones de nuestros países, y caminamos en la madrugada rumbo al hotel.
Vértice 2010 ha finalizado.

DÍA 25 DE JULIO: 11 horas. Estoy en el micro. Recuerdo mi última conversación con Ana Woolf. ¿Cómo hacer para expandir la Red Magdalena en la Argentina, en mi región? ¿Cómo lograr la mejor transmisión de estas experiencias? "Convenciendo". Ni más ni menos.
Mientras voy viajando en micro, un grupo de ruidosos argentinos que regresan de Camboriú se quejan de la película que estamos viendo. Es que ya la han visto a la ida. El film se llama Hangcok. Un súper hombre, negro, yanqui, con afición a la bebida, que en su afán de ayudar a los demás, sólo provoca catástrofes mayores. Hasta que un especialista en relaciones públicas se le acerca y rediseña su imagen para lograr un héroe potable y popular. Hasta aquí me interesa el relato. Después la película es previsiblemente norteamericana.
¿Qué tiene que ver todo esto con lo anterior? No lo sé. En algún punto me recuerda a Peer Gynt.
Llueve durante el viaje.
Hora de cenar. Disfruto de los últimos menúes y cervezas brasileras.

Mañana, otra vez mis pies en la tierra: Argentina.

MAGDALENAS TRABAJANDO

Encuentro con
KROMATIKA CREATIVA. Sandra Francisca Gómez

Durante julio, las Magdalenas tuvimos el honor de compartir un encuentro con la creadora y directora de Kromática Creativa, una empresa de Medellín, que se especializa en gestionar proyectos de inclusión social desde lo artístico en comunidades vulnerables.
Gracias a la generosidad de Sandra Francisca Gómez, al trabajo de las Magdalenas y a las gestiones de la Coordinadora del Área de Danza del Centro Cultural Sábato, Blanca Rizzo, pudimos disfrutar en la Sala Julio Bocca de dicho Centro, un encuentro denominado SOBRECOSECHAR, jornada teórico vivencial sobre Mujer-Resiliencia, y una charla abierta al público sobre el Arte en Comunidades Vulnerables.
Gracias a todas las que participaron y gracias a Sandra por su generoso trabajo.


Y SEGUIMOS ORGANIZANDO

MUCHACHAS FLOR. RECUERDOS

Las conocimos en Medellín (Ana Woolf y yo, Naty Marcet). Y nos encantaron. Cruzamos algunas palabras con ellas y con su director, Álvaro Narváez, y cuando dijeron que venían a la Argentina decidí tomar la responsabilidad de buscar un lugar para poder compartir lo que habíamos visto con mis colegas argentinas. La Manzana de las Luces y su sala de La Ranchería fueron el lugar.

LAS MUCHACHAS FLOR "RECUERDOS"
"Toda mi vida ha sido atravesada por las ausencias masculinas, mis amantes, mis novios, mis abuelos, mi padre, la primera ausencia fue de mi abuelo, que murió cuando tenía ocho años, cuando vivía con él y me narraba historias todas las noches. La noticia de su fallecimiento llegó en medio de una clase de baile, puertas y ventanas que se cierran porque los pájaros habían llegado al pueblo. Cuando llegué a casa me enteré de que habían matado a mi abuelo y cada noche escuchaba los pasos por los pasillos en medio de la oscuridad que albergaba la casona vieja en la cual vivíamos, en donde se realizó, como de costumbre en esa época, el ritual de velación." Testimonio de una mujer en un pueblo del departamento de Antioquia, Colombia.


VIAJERAS, EN BUSCA DEL CIRCO
Si no la viste...vení.
Si la viste…volvé…
Porque agosto está cargado de sorpresas…, los domingos, a las 16, en la Manzana de las Luces, Perú 272.

¿Te pasó alguna vez sentir que en tu casa no te comprendían? ¿Que los demás no alcanzaban a ver ni a entender las cosas que para vos tenían mucho valor y eran imposibles de explicar?
¿Te pasó alguna vez que inventaste mundos imaginarios para escapar de un mundo que no te gustaba? ¿Te pasó alguna vez que quisiste escapar de tu casa para ir a vivir todas esas cosas que habías imaginado? ¿Te pasó que por un rato te sentiste más grande y más valiente como para poder enfrentar al mundo de afuera y atravesar mares y campos y calles de ciudades y bosques y sufrir frío y hambre, porque buscabas ser lo que soñabas ser? ¿Y te pasó que muy cerquita tuyo había otras amigas y otros amigos, que sentían lo mismo que vos y entonces comenzaron a soñar juntos?

Esto es lo que les pasa a las cuatro Viajeras, cuatro amigas que parten de viaje en busca de un lugar que les permita ser lo que sueñan: músicas, artistas de circo, bailarinas...
Pero el mejor lugar estaba en donde menos lo esperaban...

Actúan: Marcela Brito, Laura D’Anna, Natalia Marcet, y en agosto en vez de Peque (Natalia Tesone), estará Dominguita: Fiorella Coronna.
Dramaturgia y dirección: Ana Woolf
Idea original: Laura D’Anna y Natalia Marcet
Coreografía: Aldana Tesone
Vestuario y escenografía: Viajeras
Fotos: Celia Janecek
Ilustración: Viviana Posincovich
https://mail.google.com/mc/compose?to=viajeras.viajeras@gmail.com/t_blank http://www.viajeras-viajeras.blogspot.com//t_blank


GORDAS EN EL ABASTO
El 28 de agosto, GORDAS, unipersonal autobiográfico sobre la Bulimia y la Anorexia, dirigido por Ana Woolf y con Natalia Marcet, se presentará en Agüero 635, a las 21, en un espacio nuevo en el ABASTO.


FESTEJAMOS Y NOS ALEGRAMOS PORQUE…
PARA LAS PRÓXIMAS FLORES, de la dramaturga y directora Ciela Asad, fue seleccionada para asistir al III festival de Teatro de Género: "Mujeres en escena" en la provincia argentina de Tucumán, a realizarse entre el 7 y el 12 de octubre.
Dicha obra fue estrenada en el Teatro Municipal de Morón en el marco de un ciclo de Teatro por la Memoria, la Verdad y la Justicia, en abril del 2009. El ciclo fue reeditado en el Centro Cultural de la Cooperación en noviembre del 2009.
La obra recrea la historia de Josefina García de Noia, más conocida como "Pepa" de Noia, Madre de Plaza de Mayo línea fundadora, fue la primera madre en llegar a Plaza de Mayo, el 30 de abril de 1977, para dar la vuelta en torno a la pirámide. Vive en Morón desde 1974, en 1980 se fue a vivir a Australia y regresó en 1984.
Su hija María Lourdes de Mezzadra desapareció el 13 de octubre de 1976 y tenía 30 años cuando fue llevada a la ESMA. Estaba casada y tenía un hijo de 18 meses, era psicóloga y docente de la Universidad de Morón.
Pepa , quien acaba de cumplir 89 años el 6 de julio, sigue su lucha incansable y pasará a la historia no sólo por haber dado la primera vuelta a la pirámide, sino porque además sigue luchando como el primer día. Es ciudadana ilustre de Morón y distinguida de Rosario. El día de su cumpleaños fue declarada ciudadana ilustre de la ciudad de Buenos Aires, se celebró con una cantidad increíble de personas, militantes, artistas, políticos, y se representó esta obra.
Autora: Graciela (Ciela) Asad
Actriz: Florencia Chidichimo
Música original en vivo: Claudio Turica
Realizador escenográfico: Jorge Martínez (elemento escenográfico inspirado en la obra del artista y diseñador argentino Pablo Reinoso)
Asistente de dirección: Solange Riccardi
Iluminación: Daniel Cuzzolino
Dirección: Graciela (Ciela) Asad.

SEMINARIO CON ANA WOOLF "koshi or not koshi", el trabajo del actor sobre su presencia escénica. Septiembre, sábados 4, 11 y 18. Vacantes limitadas.
http://www.anawoolf.com.ar/
http://www.magdalena2dageneracion.blogspot.com/

Diario de cuarentena. Collage.

Diario de escritura colectiva. Collage de palabras de muchas mujeres, de diferentes oficios, de diferentes lugares, todas atravesadas por...