VAMOS QUE VENIMOS

FESTIVAL DE TEATRO PARA ADOLESCENTES

Nota a Cecilia Ruiz.

Nos encontramos para una entrevista de 15 minutos y dos horas más tarde sonaban nuestros celulares …y seguíamos charlando.
Cecilia está llena de pasión. De pasión por el teatro y de una mirada esperanzadora y comprometida con los jóvenes.
Es una mujer que hace camino al andar, y ella sí que puede decir "¡VAMOS QUE VENIMOS!!!!"

¿Sos actriz, directora, docente… algo más?!
Si, profesora de música (risas), y egresada del Conservatorio Nacional de Piano. O sea que ¡tengo título! Gran parte de mi adolescencia y mi juventud pasé cinco horas diarias sentada al piano.

¿Seguís haciendo música?
No, ahora no. Aunque en realidad la música la tengo incorporada, está en cada clase que doy y cada espectáculo que monto. El piano está conmigo siempre.

¿Tenés una escuela de teatro?
Si, tengo una escuela, que comencé hace quince años en Caballito que se llama Crearte y que tiene grupos desde jardín hasta jóvenes y adultos de diferentes niveles.
Fuimos pasando por varias etapas, siempre creciendo, cada año un pasito más adelante. Bancándonos el proceso de crecimiento, como hay un proceso para el actor también hay para el docente.

Ustedes hacen unas muestras titánicas.
A mi me parece que está bueno hacer muestras desde el punto de vista creativo, no desde la imposición sino desde el deseo de estar arriba de un escenario, de ensayar, construir una escenografía, buscar un vestuario. Esto es una autogestión grupal que deviene en una función como si fuera un espectáculo para montar tres meses. Es un esfuerzo enorme pero yo lo sigo haciendo, aunque sé que es para tres o cuatro funciones y por ahí alguna gira o festival con los alumnos.

¿Adónde fuiste con tus alumnos?
En el 2003 la gira llegó a Perú, con alumnos avanzados de teatro, a un festival en Arequipa y Cuzco, de dos semanas. Con un espectáculo de creación colectiva que se llamó Sentimientos. En ese montaje estaba bien presente la música.

¿También trabajas como actriz?
Si, también trabajo como actriz; dirijo y actúo en un espectáculo infantil "Frankenstein, la revancha", que viajó por muchos lugares del país.
El infantil para mí es un género mayor, los directores y actores que pueden montar un infantil, también pueden hacer un espectáculo para adultos. Los niños son el público más exigente, si no le gusta se levanta y se va.

¿Pertenecés a alguna organización?
Soy miembro de IDEA, una asociación mundial de teatro que nace en Noruega y se difunde en todo el mundo. Para el 2010 estoy invitada a un congreso en Cuba. La temática son los arte-educadores, el teatro como transformador ante la diversidad mundial, aceptándonos como diferentes sin globalizarnos.

¿Cuál es la novedad 2009?
Es este sueño, que es como un hijo. Yo tengo hijos actorales, espectáculos que son como hijos y mis propios hijos y todos son realmente importantes. Un hijo es para toda la vida pero un espectáculo te queda en el corazón. Este año el hijo es el festival para adolescentes "Vamos que venimos" que se hace en la Ciudad de Buenos Aires del 10 al 13 de septiembre, con mucho esfuerzo, tratando de ser lo más abarcativos posibles. Se van a seleccionar trece elencos y la propuesta es que haya funciones hechas por adolescentes y talleres para adolescentes dictados por Ana Wolf, Los Macocos, Enrique Federman, Mauricio Kartún, Darío Levin, Juan Moreno y La Chilinga. También habrá una conferencia de Serrano y paneles de intercambio donde los grupos elegidos van a contar su modo de producción, su autogestión.

¿Quién selecciona el material?
El grupo que genera, gestiona y hace la producción del festival son adolescentes, coordinados por la comisón asesora que son siete jóvenes y dos adultos que dan su apreciación, pero deciden básicamente los jóvenes.

¿Cómo es tu mirada hacia los adultos?
Creo que los adultos tenemos que reflexionar y dejarnos modificar por lo que los adolescentes proponen, porque ese ímpetu y esas ganas que tienen los chicos, puestas en un proyecto es maravilloso. Los adolescentes hoy están muy desprestigiados.

¿Quién apoya el festival?
No hay un apoyo económico oficial todavía, hay subsidios pedidos y auspicios del centro cultural Caras y Caretas, de la defensoría del pueblo, del IUNA y de la Ciudad de Buenos Aires.

¿Cómo se pueden comunicar con vos los que quieran participar del festival?
Pueden consultar la página www.vamos-quevenimos.com.ar, por mail a vamos-quevenimos@hotmail.com o sino llamarnos a la escuela al 4902-2025.

Natalia Rey

UNA SAGA PEERGYNTINIANA (Parte II)


La máquina humana en búsqueda de la armonía del movimiento
Una Saga peergyntiniana escrita con los pies

Segunda parte

Los entrenamientos de Karate siguieron durante nueve meses. Al adquirir mayor dominio, más fuerza utilizaba.¡Y mis contenders también! Resultado: algunos golpes dados y otros recibidos que me señalaron que mi tránsito por el Karate Do allí finalizaba.Recuerdo una frase de un libro de cuentos de Rubén Cedeño, EL KARATECA DORADO:"... Después de endurecer las manos, brazos y piernas, la mejor fortaleza está en hacerlos flexibles. Después de haber realizado las más complicadas técnicas, la mejor destreza está en el arte de vencer sin combatir. Luego de haber obtenido todas las cintas, la mejor de ellas es la que llevas por dentro..."Por cierto, cuenta la historia de un karateca que había alcanzado la máxima graduación. Y deseaba aprender más. Del Maestro de los Maestros. Al presentarse ante él, la primer condición era que se sacara su magnífico cinturón negro y se colocara uno blanco, es decir, el cinturón de los que se inician. Confieso que en más de una ocasión, mientras mis compañeros y compañeras de karate realizaban sus "katas" (partituras de movimiento, a un determinado ritmo de conteo, dado por el sensei o profesor), mi mente los ubicaba en un escenario, con luces y música. Los imaginaba semidesnudos, con bellos ropajes. Escuchaba sus "kiai", transformados en palabras impetuosas, que nacían de sus entrañas. Un ritual. Una escena de nobles y guerreros, el pueblo decidiendo y marchando... Volvamos al ritmo. Mi inquietud era: al crear una secuencia de movimiento, ¿cómo responder desde mi interior a una forma visible apropiada? Es decir, ¿cómo entablar una relación armoniosa con los elementos externos que dan la forma? Debía experimentar la combinación de la velocidad con la intensidad, el tamaño y la fluídez de cada movimiento. Me preguntaba cómo sería, al decir de Laban, "estar en el propio cuerpo" conciente de la simultaneidad del flujo hacia adentro y hacia afuera.Y así, con esta mochila llena de preguntas, llegué al GYM del barrio. A la clase de Ritmos Latinos. La profesora se llama Mariel (como Mariela, pero en francés). Toma mis datos en una ficha y, ¡Oh, causalidad! Hemos nacido el mismo día. Veremos, con el tiempo, cuántas cosas en común tienen dos geminianas nacidas un 15 de junio.Tomo mi primer clase con Mariel. Estoy algo incómoda, más no me paralizo. Finaliza "el primer día". La profesora me pregunta si ya he tomado clases anteriormente. Le digo que no. Sólo una breve experiencia en un seminario de teatro (me refiero al de Ana Woolf).
Aquí se podría iniciar un sub capítulo denominado MARIELA gulliver DÍAZ EN EL PAÍS DE LOS GIGANTES. Esa fue la cabal imagen que tuve cuando las Magdas de Capital me admitieron para hacer mi primer seminario con ¡Ana Woolf! Hecho el puente a través de una amiga en común, Celia. Otra vez volver a preguntarme, por esa sensación antigua y conocida, de estar, quizá, en el lugar equivocado. "¿Qué haré allí? ¿Huiré? ¿Permaneceré estoicamente?".Más allá de las respuestas, lo que sí sabía es que habría un ANTES y un DESPUÉS. Determinante. Aquella experiencia llegaba cuando todo estaba dado para que así fuese.
Mencionaré sólo algunas "postales" de los dos seminarios (julio y noviembre de 2008), en Ciudad Evita.
* Las "caminatas" pisando arena sin dejar huella y sin mover el agua que llega hasta la cintura. Ana W. me explicó, muy sonriente, que era "genial" cómo lo hacía (porque le agregaba complicaciones innecesarias. Al menos eso es lo que yo entendí, si bien no entró en detalles acerca de lo que veía. O leía).
* Luego, durante el trabajo con ritmos latinos, ocupada en hacer las cosas de la mejor manera, Ana dijo: "Sonreí, Mariela, que es gratis". Tiene razón, aún quedan cosas gratis en la vida. Aunque para llegar a esa sonrisa, antes habría que caminar, bailar y andar por muchos lugares, aprendiendo, entendiendo y gozando.

"SÉ TU MISMA", me recuerda Peer Gynt. Volvamos al GYMnasio: las clases de Ritmos continuaban. Aunque aún no me conformaba la imagen que el espejo me devolvía, al menos el mundo interior se movía y bailaba, como podía, tratando de encontrarse con la composición espacial apropiada, en el marco de una repetición periódica.
En el mes de marzo de 2009 comenzamos con los ensayos para el festival llamado "Tierra de Danzas", que Mariel organiza anualmente. El elenco está formado por 15 mujeres. Allí estoy. Ensayamos una coreografía de ritmos latinos que dura aproximadamente 8 minutos, y otra de reggaeton, de menor duración.
Nos reunimos dos veces a la semana, a la noche. La mayoría hace años que están en el elenco acompañando a Mariel en sus delirios. Ellas son para mí, admirables magdas barriales. Me gusta compartir los ensayos, ayudar desde mis saberes, y ser ayudada por las más experimentadas, que con paciencia me enseñan y re enseñan los pasos que me resultan difíciles de seguir. Me gusta este lugar (gimnasio y hogar) colmado de niños, adolescentes y mujeres con ganas de bailar, y, en el mejor de los casos, llegar a ser "un solo cuerpo", en la unidad rítmica, en escena.
Ayer y hoy hubiera sido nuestro debut. Se ha suspendido, dada las medidas de prevención frente a la gripe A. Han cerrado el Teatro Municipal de Junín, La Ranchería.
La nueva fecha es el 11 de agosto.

Luego les cuento...

NOTICIAS DESDE WROCLAW

10 instantáneas para Magdalenas

Por Ana Woolf

Mis queridas Magdalenas

Como debería a ponerme a escribir muuuuuuuuchos emails respondiendo a la pregunta "dónde estoy y cómo fue Ur-Hamlet etcetcetc, se me ocurrió hacer un rincón en el blog con noticias internacionales, si las hay saldrá el rincón, si no las considero "jugosas" para todas entonces quedará para otra oportunidad.
Esta vez el rincón me parece jugoso y escribo porque quiero compartirlo.
Estuve en Polonia, Wroclaw. Eugenio Barba repuso el mega-proyecto Ur-Hamlet, creado en el 2006 y estrenado en Ravenna (Italia), Hosltebro (Dinamarca), Elsinor (Dinamarca-Castillo del príncipe Hamlet)). No me detengo en detalles porque salió ya un artículo sobre todo el proceso del 2006. Me gustaría compartir impresiones… fuertes…

La primera es que sabíamos que el reencuentro con los participantes que hace 3 años habían formado parte del proyecto iba a ser emocionante. Eran esos "extranjeros" que en la historia invadían el palacio. Eran esos jóvenes que sin una técnica codificada como la balinesa, o el Kabuki o incluso la del Odin Teatret hacían nacer en el espacio escénico una energía vital inimaginable a través de codificaciones específicas. Eran/son estos jóvenes –y aquí el primer momento de emoción - los que mantuvieron un pacto durante 3 años. El pacto de regresar si se volvía a hacer Ur-Hamlet, alguna vez, en algún lugar.
Todas sabemos que cuando se termina un proyecto el entusiasmo nos hace sostener, afirmar con convicción que estamos dispuestas a hacer todo lo posible para que se repita y luego, el tiempo, la vida de todos los días, va disolviendo, transformando el entusiasmo en un bello y vago recuerdo.
Es el 3 de junio de 2009, estoy con las carpetas de los participantes en una de las oficinas del Grotowski Institute, acá, en Wroclaw. Espero su llegada. Aún en mi imaginación son sólo nombres y recuerdos. Poco a poco los veo venir, los veo regresar. Me cuesta creer lo que ante mí se presenta. Son ellos, los mismos de hace tres años. El 90% regresó. El 90% mantuvo un pacto subterráneo que sostenía en vida una promesa de reencuentro para volver a transitar una aventura teatral que llamé "40 días en el desierto", guiada por ese hombre de cabellos blancos, que grita, que ríe, que habla tan pero tan bien, que vende sueños e ilusiones como el mejor mercader turco… De nuevo acá, en el barco, en medio de la tormenta con un capitán que los llevará a realizar cosas impensables, más allá de su conocida resistencia –física y emotiva. Y quien proclamará por encima de todas las cosas "¡luchen contra la mediocridad!"

Segunda Instantánea:
El segundo momento emocionante para mí y triste al mismo tiempo, fue el reencuentro con el grupo balinés, y ver, comprobar la ausencia de su guía y coordinadora, la maestra Cristina Wistari. Cristina partió-murió- el año pasado, así, repentinamente… La busqué la primera vez que vi a los balineses haciendo Ur-Hamlet. La alejé cada vez que en el espectáculo se sobreponía su imagen a la de Sudi (la actriz-bailarina que tomó su rol).

Tercera instantánea
Ur-Hamlet se realizó al aire libre. En medio de la lluvia a veces, del frío casi siempre y de reencuentros inolvidables. Uno de ellos fue con Ludwig Flaszen, quien fue el asesor literario de Grotowski. Tuvimos el honor de tener una charla con él, una mañana inolvidable. A las 10hs estaba allí, en nuestro lugar de trabajo, dispuesto a narrar historias pasadas que son una marca para quienes estudiamos teatro y vivimos de "sensiblerías" como saber cuántos medicamentos tomaba Grotowski y cómo esto pudo haber influenciado en su visión artística y teórica. Más sobre Flaszen en el próximo número. Obviamente quiero llevarlo a Argentina, pienso: esto que está encerrado en su memoria, las visiones, los recuerdos, se perderá cuando parta. Quiero "aferrarlo".

Cuarta instantánea:
La sala puede parecer "normal". Piso de madera. No muy grande. No muy pequeña. Escaleras hasta un tercer piso… Pequeño pasillo para ingresar. Y el ingreso. ¿Tiene una energía diversa? ¿O es todo lo que yo estoy dejando que mi imaginación ponga en ella? Tiene una energía diversa. Densa. Te obliga al silencio o a hablar en voz baja.
Realizar el entrenamiento físico en la sala en donde puso sus pies Grotowski. En donde trabajaron y transpiraron todos esos que vimos en las fotos del libro Hacia un teatro pobre: la sala se llama Apocalypsis. El organizador del encuentro era el Grotowski Institue así que desde que llegábamos hasta que partíamos estábamos empapados/as de historia.

Quinta Instantánea:
Eugenio recibe una medalla de parte del ministro de la cultura. Lo aplaudimos a rabiar. Lo veo allí. De pie. En Wroclaw. Frente a sus actores y también a la nueva generación de teatro: nuestros "extranjeros" de Ur-Hamlet. Lo imagino 45 años atrás. Joven, solo, elucubrando sueños. La biografía de este hombre es circular. Es también inimaginable. Regresa al origen. Desde el presente hacia el origen ofrece al Grotowski Institute los derechos del libro Hacia un teatro pobre. También nuestro origen. Dice: "es la última cosa que me restaba por hacer". Yo digo-yo deseo: no, aún faltan muchas otras.

Sexta instantánea:
El Odin cumple y festeja sus 45 años. Hacen el espectáculo Las grandes ciudades bajo la luna. Estamos en la ceremonia llamada "La primera piedra", la piedra del regreso. Allí es donde Barba montando un acto de alquimia teatral donde –obviamente es él el alquimista – cede los derechos del libro. Prepara un brevaje de color rojo con vodka, limón, azúcar y las palabras del maestro (sic) una página del famoso libro. Y lo beben! Realiza también otro acto de magia teatral, una ceremonia homenaje a su maestro: en un momento de la representación, en transparencia fugaz, detrás de una hoja escrita que pende sobre una especie de espada enclavada en un reloj despertador, y por un juego instantáneo de luz aparece la imagen de Grotowski. Se asoma por un instante en el escenario, allí delante de todos nosotros. Nos mira con una sonrisa a mitad del labio. ¿Nos augura un buen futuro?
"Hago teatro no para cambiar al mundo sino para que el mundo no me cambie" - dijo Barba en uno de los encuentros. Espero éste sea también el augurio del otro viejo maestro.

Séptima Instantánea:
Parto para Italia. El 21 de junio hago Semillas de memoria en el pueblito Tocco da Casauria. La Semillas que no pude hacer a causa del terremoto. Reencuentro a Annamaria Talone (la responsable del Magfest) y a Rogo Teatro. Devuelvo a la pequeña comunidad algo que podríamos llamar sentido de "normalidad". El teatro funciona de nuevo, el techo roto ha sido reparado. Me encuentro sorpresivamente con otro argentino: Guillermo Angelelli quien vino a Pescara para dar un seminario de clown. Me hace feliz y nos reímos porque esta vez Guillermo escucha Semillas de memoria en italiano. Me dice: "entendí todo". " - ¿Entendiste también que se trataba de la historia de un país llamado Argentina?" - "A eso no…" me dice riendo. Veo las caras del público: jóvenes del pueblo, algunos viejitos del club de jubilados de enfrente y también gente de teatro. Y me veo contándoles esta historia de un país llamado Argentina.
¿Qué nos augura el futuro? Seguir narrando lo que sentimos es nuestra necesidad.

Octava instantánea:
Regreso a Wroclaw. Con Ur-Hamlet se inauguró el Festival Internacional de teatro. Vengo a beber y a robar lo más que puedo de los directores invitados. Está el ruso Anatoly Vassiliev, si imaginan nuestro estereotipo de director de teatro ruso: es él. Camisa amplia y sobre-camisa aún más amplia, la barba y el pelo entre largo y descuidado. Habla de su búsqueda a través del trabajo con la materialidad de la palabra. Nos abre un mundo de sonoridades impensables, de textos clásicos griegos y rupturas que son a la vez continuación de tradición.

Novena instantánea:
Espectáculos de Theodoros Terzopoulos: Ajax, the madness. Fantástico por lo que suscita: amor o desprecio. El público estaba dividido entre "me fascinó" y "es un horror". Esto significa que no pasó indiferente. Más allá de todo es innegable el trabajo de los actores, la dinámica física que los hace respirar –accionar como si fueran sólo un cuerpo. Y la síntesis lograda a nivel de la escenografía y las luces. Para "mi gusto" un poco tragedia sobre tragedia pero me decía todo el tiempo: "son griegos. ¿Cómo escapar entonces a su propia greicidad?" Interesante para pensar/nos / y pensar también nuestro teatro. Me quedan aún en el "banquete" Tadashi Suzuki, Roberto Bacci, Peter Brook, Pina Bausch, Richard Schechner. Charlas y encuentros con ellos también.

Décima instantánea:
Mi décima instantánea es: "Ana con una libretita de notas, yendo de un teatro a otro para no perderse ni una palabra, ni un milímetro de estas visiones que enriquecen-enriquecerán sin duda no sólo nuestro camino artístico". Y comprando yerba mate (¡tal cual!) en el mercado más viejo de Wroclaw: tienen La hoja, Nobleza gaucha y hasta CBS y ¡Pajarito!

LAS MAGDALENAS DE PROUST

De vidas alegres y de abuelas

Leyendo este fragmento de Las cenizas de Papá de Graciela Cabal donde la abuela de la protagonista invita a su nieta a las tertulias de los viernes "para aprender las cosas importantes de la vida…", vuelve a mí la imagen de mi Nona Rosa.
Muchos de los inmensos gestos de amor de mi abuela estuvieron pegados a un sabor: a los cuatro años, era las gallinitas de azúcar, los sobrecitos de mielcita o los Angelitos Negros, los que nos acompañaban por la mañana mientras caminábamos juntas rumbo a su verdulería en la que jugaba a atender mi propio negocio; en la adolescencia, una barrita de chocolate Águila a la noche, antes de dormir, era testigo de su beso. Mientras la barrita se derretía lentamente contra el paladar se iban desdibujando los miedos, las desilusiones y las lágrimas del amor no correspondido de los 14 años. Nosotras no teníamos tertulias pero si compartíamos en las noches de invierno pequeños sorbos de licor de huevo mientras esperábamos que el Topo Gigio diera su saludo de "las buenas noches". Con ella respiré libertad y alivio. Dos sensaciones que me alentarían a pensar en el futuro.

Aquí el texto de Graciela Cabal:

(…) Rodeando a mi abuela —la Gran Reina—, las señoras de negro contaban cosas de fundamento, recitaban poemas del Tesoro de la Juventud, y se dirigían a mí para preguntarme qué iba a ser cuando fuera grande.
«¡Maestra!», contestaba yo poniendo cara de estampita. Y ellas, tan contentas.
Desde mi silla baja, bien abrazada a la Shirley Temple, yo observaba con aplicación. Y aprendía.
Lo primero que aprendí fue a reír correctamente, como verdadera señora. Y buen trabajo me costó, ensaya que te ensaya frente al espejo del tocador.
Pero al final la conseguí: una risa contenida, mezcla de suave quejidito y simulacro de tos, muy parecida al llanto. Y, lo más importante: con la mano tapándome la boca.
No tardé en enterarme del sentido de ese gesto —al parecer, viejo como el mundo— que me intrigaba. «Es para impedir que el Diablo, siempre al acecho de las mujeres y sus aberturas, aproveche para metérsenos adentro del cuerpo», me contó mi abuela a media voz. Y también me contó que era muy peligroso para nosotras reírnos los días viernes. «Porque la que ríe viernes llora sábado y domingo.» «¿Y los varones, abuela?», pregunté yo, inquieta por mi abuelo, mi papá y mi novio Cachito. «Con los varones es otro cantar», me contestó mi abuela. Y después agregó, enigmática: «Mujer de risa fácil, mala fariña».
En las sucesivas tertulias de los viernes me fui enterando de cosas sorprendentes, como ser que las mujeres «de risa fácil» —también llamadas «de vida alegre»— se reían a propósito con la boca bien abierta, porque a ellas parecía encantarles que el Diablo se les metiera adentro de los cuerpos para hacerles quién sabe qué estropicios.
Mi abuela no era mujer de vida alegre.
Tampoco lo eran las amigas de mi abuela.
Y ninguna mujer de vida alegre frecuentó jamás las tertulias de los viernes, en las que sólo tenían cabida las buenas señoras.
Sin comunicar nada a nadie, yo iba sacando mis propias conclusiones, a saber:
Las buenas señoras no son de vida alegre, son de vida triste.
Las buenas señoras se la pasan sufriendo como perras, pero lo hacen con gusto, porque cuanto más sufren más buenas son.
Las buenas señoras se levantan al alba y trabajan hasta caer muertas. Y nunca van a ninguna parte, nada más que al médico, al dentista y a las tertulias de mi abuela.
A las buenas señoras siempre les ocurren desgracias espantosas, como ser que los cuervos, que ellas criaron con tanto cariño, les arranquen los ojos.
Los esposos de las buenas señoras son caballeros rectos, que a ellas las respetan mucho. Y hasta demasiado. Y que no les hacen faltar nada. O casi.
Pero algunos esposos son medio cretinos, y ellas igual los tienen que atender y darles los gustos y ponerles las ventosas cuando llegan de trasnochar, porque ellos son los padres de los cuervos.
Las buenas señoras no son de comer cosas ricas, son de comer cosas sanas. Y nada más que cerveza malta toman, para que les baje la leche. Y una copita o dos de Licor de las Hermanas, para animarse en las tertulias.
Las buenas señoras lloran mucho y se ríen poco, porque de qué se van a reír.
Las mujeres de vida alegre son muy diferentes de las buenas señoras.
Las mujeres de vida alegre tienen el Diablo en el cuerpo, y por eso siempre andan haciéndose las cocoritas por los teatros y también en el Parque Japonés, que es un lugar lleno de tentaciones.
Ellas no viven en casas, como las personas: viven en palacios llenos de sirvientes que las llevan en sillita de oro de una pieza a la otra para que no se cansen ni les salgan los juanetes.
Las mujeres de vida alegre usan vestidos de seda colorada, zapatos de tacón y medias finas, pero lo que no usan es enagua, así que cuando caminan se les transparenta todo.
Con las mujeres de vida alegre nadie se anima a casarse, por eso ellas no tienen ningún esposo que las respete y no les haga faltar nada. Lo que sí tienen son sultanes, príncipes y hasta presidentes de la república que siempre les andan regalando perlas y rubíes para que ellas se entretengan.
Las mujeres de vida alegre no crían cuervos, crían perritos blancos; y siempre están dándoles besos en los hociquitos, porque son muy asquerosas.
Las mujeres de vida alegre no comen tapioca ni hígado vuelta y vuelta ni manzana rallada: solamente comen bombones de licor. Y lo único que toman es champán y granadina con soda.
Las mujeres de vida alegre lloran poco y se ríen mucho. Hasta los viernes se ríen las odiosas.
Mi educación avanzaba a pasos agigantados.
Yo era la primera en llegar a las tertulias y la última en retirarme. Y no había fuerza humana capaz de hacerme faltar (hasta con las amígdalas recién extirpadas llegué a ir).
Mi abuela estaba orgullosísima de mi excelente comportamiento.
Y todo hubiera seguido así de no ser por el Licor de las Hermanas…
Porque resultó que un negro día, estando las señoras muy entusiasmadas discutiendo el verdadero y oculto sentido de aquella frase, que todavía recuerdo —«No es por vicio ni por fornicio sino en tu humilde servicio»—, entonces yo, casi sin darme cuenta y de puro distraída, empecé a tomarme los restos de las copitas azules…
Y ahí fue que, después de un rato, me agarró la risa. Tanta risa me agarró que ni me acordé de taparme la boca. Y entonces se ve que el Diablo se me metió adentro nomás. Porque cuando una de las señoras, como era la costumbre, se dirigió a mí para preguntarme qué iba a ser cuando fuera grande, en vez de decir «Maestra», y tener la fiesta en paz, voy y digo, muerta de risa y hundiéndole los ojos a la Shirley Temple: «¿Yo? ¡Yo voy a ser mujer de vida alegre!».
Es que el Licor de las Hermanas es tan traicionero…

Sandra Califano

MAGDALENAS TRABAJANDO


GORDAS en Dinamarca

Bicicleteaba por Mar del Plata este verano.Había pasado un mes de enero complejo. Funciones en Mar del Plata en temporada, la Ciudad del Estrella de Mar, del Bikini Open.Funciones de GORDAS , un unipersonal que intenta transformar mi infierno personal en una metáfora teatral que da cuenta de una de las patologías que en forma silenciosa se cobra día a día más víctimas en la actualidad. Sin premios. Poco público. Pero valioso.
Bicicleteaba desesperadamente por la costa, cuando me detiene la voz de una mujer: -¡Natalia! -una actriz de la ciudad (que después, atando cabos, me di cuenta que se interesaba sobremanera en el hombre con el que yo había estado hasta hacía unas semanas, actor él, galán él, ganador él)
Comienzo a sentir que me pregunta sobre muchas cosas de mi vida. Mi trabajo. Mi destino. Mi derrotero posterior. Le cuento de GORDAS. De Sacco y Vanzetti. Del trabajo de intervención con lengua de señas en Mondonga y Verdelinda, de Viajeras... hasta que escucho la sentencia salir de su boca: -Siempre con marginales vos, ¿eh?. Clases con ciegos, los gordos, los sordos, los viejos... ¡No te falta nada! ¿eh ??
Recordé entonces haber escuchado antes esa frase de la boca de mi ex marido...
La periferia.
GORDAS parte este año a TRANSIT: THEATER , WOMEN ON THE PERIHERY
La periferia..., ¿me preguntas sobre ella? Es el lugar por el que mejor transito. Viví toda la vida en calle de tierra en un pueblo para el cual era una verguenza "estar lejos del centro".
La Periferia es el lugar donde yo me planto, donde yo apoyo mis pies.Siembro y florezco.

GORDAS estará este año el 8 de agosto a las 21.30 hs participando del TRANSIT: THEATER, WOMEN ON THE PERIPHERY
El 28 de julio estaré tomando el vuelo a Billund.

Hoy mi madre me dice: ¿Viajar a Europa? ¿Y cuando vuelvas adónde vas avivir ? ¿Qué vas a hacer? ¿De qué vas a trabajar? No estamos deacuerdo, con tu padre. Tenemos miedo...Tamaña familia, tamaña patología... me dijo una terapeuta una vez.
Outsider... La Periferia.
Lo que fue mi estigma es mi valía hoy.

GORDAS
Dirección : Ana Woolf
Actriz : Natalia Marcet
8 de agosto, 21.30 hs
TRANSIT , THEATER WOMEN ON THE PERIPHERY
HOLSTEBRO, DINAMARCA


Natalia Marcet



VIAJERAS VIAJANDO

VIERNES 26 DE JUNIO: FUNCIONES DE VIAJERAS EN NAVARRO

Partida de Buenos Aires 6:15 hs, mates, torta de ricotta.
NEBLINA, NIEBLA, NEBLINA NEBLINA NEBLINA
NO VEMOS NADA
Un trágico accidente llegando a Lobos. La muerte al costado de la ruta.
LLEGAMOS
Llegamos a Navarro, Zuni esperándonos en la puerta del teatro, justo llegaba en su bici.
Un teatro
Qué teatro: camarín, otro camarín, cabina de sonido y luces (qué luces), cocinita
y nosotras: armamos, pusimos las luces, probamos sonido, nos cambiamos, entrenamos, y a escena. Cinco espectadores más el muchacho del canal de Navarro con su filmadora, que iba y venía, entraba y salía (?)
UNA FUNCIÓN MARAVILLOSA (LA MEJOR)
y fue una sensación grupal, y confirmada por Concha, nuestra catalana-andaluza asistente.
FELICES
pequeño reportaje para la televisión local
¡¡¡y a LA PROTEGIDA!!!!!
caminar por Navarro, oler esos árboles, ese aire...
charla con Raúl, el dueño de la Protegida: nos mostró cómo amplió el museo, las mesas Homenaje que está armando artesanalmente, los proyectos para el futuro: su nuevo libro sobre el Juan Moreira. Zuni y su ancestro el Cuerudo Roldán, amigo de Moreira.
La historia parece tejerse con cada hoja de sauce que nos acaricia en ese patio lleno de sulkys y jardineras y ollas y pavas viejas.
Comer, comer y comer. Picadita de fiambres suculentos. Chorizo a la pomarola increíble. Empanadas fritas de carne y jamón y queso delicieuses.
Y de postre, higos y zapallos en almíbar.
ay
siestita en el camarín-pieza del teatro. Algunas como Concha, hasta soñaron. Otras hicimos tai chi porque la siesta nos devora.
Y a escena otra vez.
La sala llena de niños y niñas que, en su mayoría, en su vida habían visto una obra de teatro. También fueron Raúl y su esposa.
BUENA FUNCIÓN.
HAY FOTOS
Con algo en las arcas volvimos a La Protegida para comprar las delicatessen para regalar a novios, compañeros, amigos, directora y asistentes del espectáculo.
Raúl dándonos la bienvenida con un acordeón de juguete que sacó de una de las salas del museo, en claro homenaje a las Viajeras, y en especial a Kungatá. Estaba tan contento con la obra, se lo veía tan entusiasmado. Le dijimos que hemos presentado el proyecto y que seguimos pensando siempre en el sainete...
La vuelta fue diáfana, con el aire claro, con la luna compañera en cuarto creciente.

UN VIAJE HERMOSO.
Y ESTO ES SOLO EL COMIENZO...

Próximos viajes:
Teatro La Cochera, domingo 19 de julio, 15 y 17 hs, GONZÁLEZ CATÁN
Teatro Travesía, martes 21 de julio, 16 hs, CIUDAD EVITA

Laura D´Anna




MONDONGA Y VERDELINDA

BUENAS NUEVAS...

Realizaremos MONDONGA Y VERDELINDA en el mes de julio, durante las vacaciones de invierno.
El 20 de julio en el teatro LA COCHERA, Larre 477, González Catán, dos funciones: a las 15 y a las 17 hs
El 27 de julio a las 15 hs una función en el teatro sede del proyecto LenguaHares y Dicho & Hecho: EL CUBO, Pasaje Zelaya 3053, muy cerquita del Abasto.
Esperamos contar con ustedes y agradecemos que difundan estas oportunidades de ver una propuesta distinta, tanto por su valor como espacio inclusivo, como por su búsqueda estética y artística.

Los esperamos.

UNA PUERTA UN SUEÑO

Durante este mes el Grupo Travesía, que dirige Natalia Rey echa a rodar el espectáculo infantil con música en vivo Una puerta un sueño por distintas salas del Gran Buenos Aires, el interior de la provincia y Capital. Algunas pistas para seguirle las pisadas son: el viernes 10 estarán a las 10 y a las 14 en el Teatro Candilejas de Navarro; el sábado 18, en el Centro Cultural de Devoto, a las 16 (New York 4169); el domingo 19 y lunes 20 en el Centro Cultural Marco del Pont, a las 17 y a las 15.30, respectivamente (Artigas 202, Flores); el miércoles 22, jueves 23 y viernes 24 en el Teatro Brancaleone, a las 17 (9 de Abril 935, Monte Grande); el sábado 25 en La Cochera, a las 15 y 17 (Larre 477, González Catan) ; el domingo 26 estarán a las 17 en el Teatro Centro Portuguez (Pedro Gollena 1468, Capital); el miércoles 29 y el jueves 30 se presentan en el Teatro Enrique Pinti, a las 15 y a las 17 (Arieta 2711, San Justo); y el viernes 31 vuelven al Centro Cultural Marco del Pont, a las 17.
El sábado 1 de agosto la cita vuelve a estar en Teatro Centro Portuguez a las 17.
Por otra parte, la sala Travesía Teatro -ubicada en El Macuru 162, Ciudad Evita- presenta las obra Viajeras (martes 21, a las 16) y Sonámbulos (martes 28, a las 16).

Informes: 4487-7045. Blog: blogtravesiateatro.blogspot.com.







ESTACIÓN JUNÍN. CRÓNICAS DE ALICIA

EN ESTA MARAVILLA DE PAIS
(O LA AVENTURA DE HACER TEATRO EN JUNIN)


Alicia empezó como un proyecto teatral, cuando La Fábrica, nuestra sala mantenida a todo pulmón desde hacia cinco años, comenzaba a apagar sus luces, en parte por causa del post Cromagnon, y en parte por otras cuestiones que son de otra historia.
Fue una tardecita, en la plazoleta más cercana, cerveza de por medio, un grupo de actrices, nosotras, empezamos a fantasear con la idea de hacer una versión de "Alicia en el país de las maravillas" el clásico de Lewis Carrol.
Podría ser un infantil, y la obra podría incluir títeres de todo tipo, muñecos, música en vivo y otros delirios con los cuales soñábamos hacía rato.
Pero había un problema, ninguna de nosotras había dirigido hasta entonces.
Y nos habíamos quedado solas.
El grupo de gente de teatro con el que habitualmente nos encontrábamos a hacer cosas estaba bastante disperso, sin espacio físico donde trabajar, sin brújula, digamos que no era nuestro mejor momento.
Pero pese a todo eso, habíamos decidido seguir…
Alicia, o el país de las maravillas, era el puerto a donde llegar, y Romina, la única en animarse a llevar el timón de nuestro barco.



I

Y ZARPAMOS…
Empezamos a tomar corredores, patios y otras habitaciones de nuestras casas, "para hacer teatro".
Por ese entonces, yo vivía en una casa vieja de villa Belgrano, un barrio de Junín, que está "de las vías para allá", alejado del centro, que queda del otro lado. Porque Junín esta dividido por las vías del ferrocarril, y Villa Belgrano es el Junín dos, se decía en una época, ya que todo lo interesante, el centro, el teatro, la plaza principal, la municipalidad, todo, estaba del otro lado.
Y de este, tierra de nadie, o mejor dicho de "malevos", donde para cruzar la vía tenías que "pagar peaje" contaba mi abuelo…, y casas enormes, especies de conventillos llenos de inmigrantes, imagino, que ahora nos dejarían sus enormes patios y galerías.
En un salón de una de esas casas, en ese momento mía, empezó a asomarse Alicia.
Romina ya traía sus ideas sobre la puesta, todos los títeres, los elementos de la utilería serían de papel, y solo utilizaríamos 3 colores, rojo, negro y blanco.
Empezamos a experimentar con papeles de diarios, y velas.
Y el momento mágico llegó.
Los esbozos de una escena aparecieron tímidamente iluminados por esas pequeñas llamas.
Cada una en su rincón, sola con el papel, construía una escena.
Y después, todas juntas, unimos las partes de una Alicia gigante como un rompecabezas.
Mi gata Ofelia con sus gatitos, recién nacidos y curiosos, fueron los únicos espectadores de esa otra obra que, por supuesto, no se volvió a repetir.

(esta historia continuará…)

Virginia Entesano (Grupo La Fábrica- Junín)

ESTACIÓN JUNÍN. MINAS I


ESTACIÓN JUNÍN. MINAS II


ESTACIÓN JUNÍN


LA RISA ES SALUD


Te invito a compartir el 3º Taller de la Risa del año
Donde? Club Rivadavia
Cuando? Jueves 9 de Julio - 16 Hs
Y bueno.. si, con Silvana Tomicic
Costo $20
Anotate al 15539646 o
mimoart@hotmail.com
Venite de entre casa
TE ESPERO!!!!!

Feliz 2020