ENCUENTRO MAGDALENA EN JUNIN

Luna llena sobre Junín

Luna llena hoy
Estoy en Mar del Plata.
La luna esta cubierta de nubes. No va a llover, diría Don Zoilo... las noches de luna llena no llueve
La luna ataja las gotas de agua, decían en mi pueblo (lo decían o lo inventé… se me mezclan los recuerdos)
Luna llena sobre Mar del Plata
Enero de 2009
Recuerdo otra luna llena
Un mes atrás
Junín
Salíamos de la casa donde Mariela nos había alojado a Ana, Naty T, y Naty M.
Donde nos había recibido con un asado campero y una bondiola casera que lamento no haber secuestrado
Tres que recorrimos en una vorágine de un día, en moto y bicicleta, todo Junín: sus grupos de teatro, su gente.
EL colegio donde da clases Mariela, sus niños nos ofrecen una función donde nos cuentan una Historia de Buenos Aires (no ceso de preguntarme, ¿por qué cada vez que voy a un pueblo muestran cuánto saben de Capital y no cuentan sus historias?... ¿por qué las guardan con tanto celo?)
Una entrevista radial
Una entrevista hecha por los niños de una Escuela
Otro colegio. Con un proyecto de Integración para personas con capacidades diferentes donde se les da no sólo un oficio sino además se los inserta laboralmente.
Chapeau!: tienen Teatro
Sus grupos de teatro: mujeres
Todas mujeres
Sentadas para charlar
Para saber
Para conocer
Hablan de hombres que no están presentes... Se quejan de la realidad que les toca
Dos que se empeñan y consiguen una esquina donde fundan un Centro Cultural que sostienen con Librería y Bar a precios más que accesibles. Que entre caramelos de chocolate, caramelos de frutilla y mate nos cuentan de su epopeya.
De lo que se puede y de lo que no se puede.
De cómo sobrevivir en un pueblo dónde la gente paga más de 80$ por una entrada al teatro que trae “a la gente que vió en televisión”, pero no va a ver lo que produce la gente del lugar.
Me siento sobre mis recuerdos y les digo: “no se crean que es muy distinto en los otros lugares, o donde yo vivo: es exactamente igual.”
Me pienso. Las pienso.
Cómo diseñar estrategias para no quedarnos sentadas tomando mate y comiendo budín, mientras nos quejamos de “la que nos tocó”.
“Me tocó bailar con la más fea”, diría el dicho popular... “Si yo fuera rica, esto no me pasaría”, primera frase de la sirvienta en 300 Millones de Roberto Arlt.
Si me siento y me quedo tomando mate, mientras me quejo de la que me toca, no soy muy distinta de las vecinas de mi pueblo que toman mate, comen bizcocho, mientras se quejan del marido que les tocó, de la casa que tienen y sueñan con la novela.
Esa noche después de comer empanadas, me pongo verborrágica.
Ana no me soporta y lee Artaud
Naty T. no me escucha (literalmente)
Siento que me hormiguea todo el cuerpo. Que mi mente no puede parar, mientras degluto las empanadas que Mariela nos ofrece. La veo a Mariela
Sola
Decidida
Llena de deseo de que un Magdalena SUCEDA EN JUNÍN.
Sus compañeras que iban a venir a cenar con nosotras, a último momento no han podido: cosas de la casa, sus hijos, el hogar
La veo sola.
Y pienso: Es una guerrera.
Y ha decidido que es la hora de librar batalla
Para no sentarse a comer bizcochos y quejarse mientras la panza se nos pone fofa en el calor del verano.
Para que las siestas de este verano, la vean derretirse mientras en su moto vaya de aquí para allá, organizando, trabajando.
Para que en marzo, dancen allí nuestros pies, baile nuestra cabeza y canten nuestros vientres...
Esa noche cuando nos vamos me olvido todo.
El shampoo, algo de ropa...
Adelante caminan Ana y Mariela, aún organizando…
Detrás Naty T. y yo
Veo la luna.
Llena.
Algunas nubes la cubren
Le digo a Naty T, “comparto esto con vos” y canto…
Las nubes se corren
Naty T. me mira, sorprendida
Yo me sorprendo también
Pero hoy me doy cuenta.
Haciendo, se disipan las brumas
En marzo, cantaremos y danzaremos… y ya no más mujeres sentadas, quejándose
Ya no más nubes sobre la luna que aquí en esta Pampa se ve tan plena, tan bella.
Gracias Mariela.
Por desearlo tanto.

Natalia Marcet
13 de enero de 2009


5to Encuentro
“Mujer, Teatro e Interior”

6, 7 y 8 de Marzo 2009
Junín, Pcia. De Bs. As.
Responsable de la organización en Junín: Mariela Díaz


El encuentro se desarrollará con las siguientes actividades

Koshi or not koshi
Los pies que piensan y la cabeza que baila

Coordinado por ANA WOOLF

“El actor es un pájaro que con un ala diseña sobre la tierra y con la otra alcanza el cielo” Vsevolod Mejerchol’d


Presencia e identidad:

El trabajo se articula alrededor de la noción de Presencia. Presencia del cuerpo, presencia de la voz. Presencia de un “todo”.
En particular trabajaremos sobre dos centros de atención: los pies y la cadera.
“Koshi” en japonés significa cadera y “koshi” es el centro en donde se crea la tensión y la presencia de nuestro cuerpo. Necesitamos mantener “koshi” en la justa posición para ser capaces de mantener nuestra presencia en la escena. Pero para mantener “koshi” necesitamos raíces en nuestros pies.
A través de ejercicios provenientes de técnicas orientales y occidentales exploraremos diferentes cualidades de energías y de qué manera podemos volverlas funcionales, manipulables y disponibles para el trabajo del actor.

Todos los principios abordados se basan en la repetición y resistencia. Es a partir de la obstinación de esa repetición a partir de lo cual podemos transgredir los espacios de nuestra mente y cuerpo y descubrir otro tipo de acercamiento a la práctica teatral. El trabajo propuesto no hablará ni de “interpretación” ni de “personajes” sino de espacio y de respiración, de acción, de cabeza danzante y de pies disponibles.
Estar presente con todo nuestro ser “aquí y ahora”, mantenerse “en pie” en equilibrio sobre nuestros dos pies.

Los participantes deben traer:
- medias
- aprender un texto que se les entregará una semana antes de comenzar el taller
- traer aprendido de memoria un texto sobre “interior” o con lo que para ustedes tenga resonancias con la palabra “interior”
- una canción de elección libre
- preparar una presentación que no exceda los 5 minutos (obligatoria)*

Máximo: 25 participantes

Dirigido a profesionales y no profesionales. Actrices, actores, cantantes y bailarinas/es

*el pedido de un trabajo personal es exclusivamente para poder trabajar personalmente sobre la necesidad/ dificultad individual de cada participante.
El abanico de posibles ejercicios es enorme. Personalmente prefiero no cerrar la elección hasta antes ver esta presentación de cada uno/a. Los ejercicios y el tipo de trabajo que se realizará será diagramado en función de esta presentación y no de manera “general” e indiscriminada. ¡BUEN TRABAJO! Ana W.

Entrenamiento físico- Para entrar en acción. Laura D’AnnaEntrenamiento que reúne elementos de barre à terre, mimo y tai chi.
Sacudir, estirar, ondular, reconectar cielo y tierra. Dejar pasar, dejar fluir energía. Respirar y respirar con los otros, con quien se emprende el trabajo cada vez.
El entrenamiento como un modo de despertar el cuerpo imaginativo, que descubre y piensa con toda la piel, que se descubre, y se prepara para entrar en acción.

GRE (Gimnasia Rítmico Expresiva). Natalia MarcetEl sistema se propone trabajar psicofísicamente las distintas Plásticas y Alturas Expresivas, con herramientas provenientes del yoga, ritmos diferentes, la Plástica Griega.
Al transitar las distintas Plásticas atravesamos las distintas alturas expresivas desde los tres cuerpos (físico, emocional, mental) pudiendo de esta manera hacer uso de cada una de estas alturas cuando nos es necesario en situación de representación.
De esta manera, no son los ritmos los que dominan a la persona, sino que es la persona la que lleva sus riendas.

Técnicas de Yôga Antiguo. Gabriela BiancoEspacio para despertar, estimular la captación de bionergía a través de ejercicios respiratorios, preparar el cuerpo y el ánimo para el inicio de la jornada con mantras, pránáyámas, ásanas y otras técnicas provenientes del SwáSthya- codificación contemporánea del Yôga Preclásico el más antiguo, realizada por el Maestro DeRose en el S.XX.
Es una práctica extremadamente técnica, sustentanda por filosofías, también muy antiguas -Sámkhya y Tantra-, de naturaleza matriarcal, sensorial y desrrepresora, sin misticismos ni adaptaciones occidentales.


Para mayor información

Contacto: Mariela M. Díaz
Mail: marielammd@hotmail.com

AYACUCHO 2008 II

Encuentro Internacional de Teatro de Grupo (*)
Ayacucho, Perú del 23 al 29 de noviembre

Por Natalia G. Tesone

¿Quién canta? ¡Ayacucho!.¿Quién baila? ¡Ayacucho!...se escucha a partir de las seis de la tarde en la plaza central de Ayacucho, Perú, sede del Encuentro Internacional de Teatro de Grupo. Coordinados por algunos de los integrantes del Odin Teatret, de Dinamarca, los participantes desfilaron entre danzas folklóricas, cantos y poesía.
Se dio por inaugurado el encuentro a las 15 del día 23 de noviembre en el espacio acondicionado de la Universidad de San Cristóbal de Huamanga, con las palabras del investigador y director teatral Eugenio Barba, junto a Mario Delgado, director general del encuentro y del grupo peruano Cuatro Tablas.
Un programa general y amplio en propuestas esperaba a las Magdalena 2ª Generación que participamos del encuentro: Ana Woolf, Natalia Rey y Natalia Tesone.
Las actividades comenzaron a las 6, con diferentes seminarios -entre los que se encontraban "Los pies que piensan la cabeza que baila", por Ana Wolf (Argentina); "Taller de biodrama y cuerpo", por Beatríz Camargo (Colombia); "Taller de máscaras ayadanzaq", por Carlos Aedo (Perú); "Pensamiento en acción, geometría y tiempo", por Antonio Célico (Argentina); "Taller de Cuatro Tablas", por Cuatro Tablas (Perú). "Groucho Teatro", por Rappaele Schettino (Italia)- y finalizaron a las 8. Luego se pasó a un suculento desayuno y deliciosos jugos para que, a las 9, los participantes pudieran estar nuevamente en el recinto de la Universidad y allí disfrutar de los llamados "Banquetes", donde cada grupo (el Odin Teatret, de Dinamarca; La Rueca, de México; Graciela Ferrari, de Argentina; Teatro Nacional, de Chile; Yuyachkani, La Tarumba y Cuatro Tablas, de Perú) compartió sus experiencias, reflexiones escénicas y consecuencias de trabajo.
La programación continuó con un receso para el almuerzo y paseo por el mercado, donde algunos de los participantes celebraron con jugos naturales de frutas, compras y regalos. A las 14 continuó la programación con el llamado "Teatro de los padres" y "Redes", espacio en el que, junto al Magdalena Projet de Gales, Magdalena 2ª Generación de Argentina se presentó como Red de Mujeres en el Arte Contemporáneo. Allí Julia Varley, Ana Woolf, Natalia Rey y Natalia Tesone, acompañadas por otras mujeres del encuentro como Teresa Rally, Ana Correa, Beatríz Camargo, Susana Frank, Graciela Ferrari, Flor Castillo y muchas más, compartieron el deseo y la decisión de no callar, de contar sus historias, de "la necesidad de crear un nuevo lenguaje que nos encuentre con nuestra propia identidad como mujeres en la vida y en el arte".
En la misma franja horaria se podía participar de "La memoria del teatro con críticos e investigadores teatrales"; a las 15, de "Laxión" (**), espacio para las demostraciones de trabajo, en el que Natalia Tesone ofreció en representación de Lenguahares, laboratorio teatral de ADAS; y Magdalena 2ª Generación, "Flores, zapatos y un tango", performance en Lengua de Señas. Work in Progress.
A las 16.30, hubo presentación de libros; a las 17.30, ponencias y prácticas, y, a partir de las 19, en los diferentes espacios teatrales de alrededor de la plaza central y la Universidad de Ayacucho, tanto los participantes como los ayacuchanos pudieron disfrutar de los espectáculos abiertos de los grandes del teatro grupo y sus diversas propuestas. En el espacio "Ayacucho abierto" desfilaron propuestas tales como Ciudades bajo la luna, Blanca como el jazmín, El hermano muerto, Texto acción relaciones, Huellas en la nieve, Diálogo entre dos actores, Los senderos del pensamiento, por el Odin Teatret; Semillas de memoria, por Ana Wolf; En un almacén extraño, por La Rueca; Melancólico, por Graciela Ferrari; Sólo como un sueño nos levantamos, por Teatro Itinerante del Sol, y Argüedas, los ríos profundos, por Cuatro Tablas.
El último día del encuentro se organizó la salida hacia la ciudadela de la cultura Wari, llamada por los organizadores del encuentro "Turismo teatral" para todos los participantes. Yo lo llamaría un "regalo".
El domingo 30 de noviembre, al finalizar el encuentro, participantes, grupos, directoras/es, críticas/os, organizadoras/es, actrices, actores, todas y todos, frente a los ómnibus con nuestras valijas, bolsos y mochilas y en ellas regalos, esperaron el regreso a Lima.
Nueve horas se demoró en llegar a la ciudad, desde donde cada participante podía regresar a destino. Lágrimas, sonrisas, libros, trueques, direcciones de mail, agradecimientos, promesas de volverse a ver, abrazos, miradas, fotos, canciones, proyectos, amigas/os, encuentros, ideas, redes, mujeres, teatro de grupo.
Una amiga me dijo que este viaje sería iniciático, y lo fue.
Mi agradecimiento y mi abrazo a cada una: Ana, Gabriela, Laura, Natalia M, Natalia R, Sandra, Susana y Nilda.



(*)El Encuentro internacional de teatro de grupo se realiza cada diez años desde 1978, el próximo encuentro será en el año 2018
(**)Se dice de la acción en situación de laboratorio

LAS MAGDALENAS DE PROUST

En esta sección vamos a compartir nuestras "magdalenas" o aquellos bocados (culinarios, literarios, etc.) que nos hacen descubrir tesoros en nuestra memoria; que nos transportan a la infancia o a un paraje de nosotras mismas olvidado, perdido, acaso injustamente minimizado; o que simplemente nos provocan un inexplicable (o bien explicable) regocijo.


Proust, el milagro del té
Aquí va el famoso pasaje de la magdalena mojada en té que prueba el personaje Marcel de En busca del tiempo perdido (Por el camino de Swann):


"Hacía ya muchos años que, de Combray, sólo quedaba en mí todo lo había sido el teatro y el drama del momento de acostarme, cuando un día de invierno, al volver a casa, mi madre, viendo que tenía frío, me propuso tomar, contra mi costumbre, un poco de té. Me negué primero y, no sé por qué, me desdije. Ella mandó buscar una de esas tortas bajitas y regordetas llamadas magdalenas cuyos moldes parecen haber sido valvas ranuradas de veneras de peregrino. Y enseguida, mecánicamente, agobiado por la insulsa jornada y ante la perspectiva de un triste día por venir, llevé hasta mis labios una cucharada de té en la que había dejado ablandar un pedacito de magdalena. Pero en el instante mismo en que el sorbo mezclado con las migas de la torta tocó mi paladar, me estremecí, atento a lo que pasaba de extraordinario en mí. Un placer delicioso me había invadido, aislado, sin la noción de su causa. Había vuelto, en un instante, las vicisitudes de la vida indiferentes, sus desastres inofensivos, su brevedad ilusoria, de la misma manera en que opera el amor, llenándome de una esencia preciosa: o tal vez esa esencia no estaba en mí, era yo mismo. Había dejado de sentirme mediocre, contingente, mortal. ¿De dónde había podido venirme esta poderosa alegría? Sentía que estaba ligada al gusto del té y de la torta, pero que lo sobrepasaba infinitamente, no debía ser de la misma naturaleza. ¿De dónde venía? ¿Qué significaba? ¿Dónde aprehenderla? Bebo un segundo sorbo en el que encuentro casi lo mismo que en el primero, un tercero que me aporta un poco menos que el segundo. Es tiempo de parar, la virtud de la poción parece disminuir. Es claro que la verdad que busco no está en ella sino en mí. Ella la despertó en mí, pero no la conoce, y no puede más que repetir indefinidamente, cada vez con menos fuerza, este mismo testimonio que no sé interpretar y que quiero al menos poder volver a preguntarle y reencontrar intacto, a mi disposición, de inmediato, para un esclarecimiento decisivo. Dejo la taza y me vuelvo hacia mi mente. Es ella quien tiene que encontrar la verdad. ¿Pero cómo? Grave incertidumbre, cuando la mente se siente desbordada de sí; cuando ella, la que busca, es a la vez el país oscuro en donde debe buscar y en donde todo su bagaje no le servirá de nada. ¿Buscar? No solamente: crear. Está frente a algo que no es todavía y que sólo ella puede realizar, luego hacer entrar en su luz.
Y me vuelvo a preguntar cuál podía ser ese estado desconocido, que no aportaba ninguna prueba lógica, pero sí la evidencia de su felicidad, de su realidad delante de la cual las otras se desvanecían. Quiero intentar hacerlo reaparecer. Me retrotraigo con el pensamiento al momento en que tomé la primera cucharada de té. Encuentro el mismo estado, sin una claridad nueva. Le pido a mi mente un esfuerzo mayor, traer una vez más la sensación que huye. Y, para que nada interrumpa el impulso con que va a tratar de atraparla, aparto todo obstáculo, toda idea extraña, protejo mis oídos y mi atención contra los ruidos de la habitación vecina. Pero al sentir que mi mente se cansa sin éxito, la obligo al contrario a esa distracción que le negaba, a pensar en otra cosa, a restablecerse antes de una tentativa superior. Luego, por segunda vez, hago el vacío en ella, y le pongo delante el sabor aún reciente de ese primer sorbo, y siento estremecerse en mí algo que se desplaza, que querría elevarse, algo que había soltado el ancla a una gran profundidad; no sé lo que es, pero sube lentamente; siento la resistencia y escucho el rumor de las distancias atravesadas.
Cierto, lo que así palpita en el fondo de mí, debe ser la imagen, el recuerdo visual, que, ligado a ese sabor, intenta seguirlo hasta mí. Pero se debate demasiado lejos, demasiado confusamente; apenas si percibo el reflejo neutro donde se confunde el inasible torbellino de los colores removidos; pero no puedo distinguir la forma, pedirle, en tanto único intérprete posible, que me traduzca el testimonio de su contemporáneo, de su inseparable compañero, el sabor, pedirle que me enseñe de qué circunstancia particular, de qué época del pasado se trata.
¿Llegará hasta la superficie de mi clara conciencia ese recuerdo, ese instante pasado que la atracción de un instante idéntico ha venido de tan lejos a provocar, a conmocionar, a sublevar todo en el fondo de mi alma? No sé. Ahora no siento nada más, se detuvo, volvió a descender, quizás; ¿quién sabe si otra vez subirá desde su noche? Diez veces necesito recomenzar, inclinarme sobre él. Y cada vez la cobardía que nos desvía de toda empresa difícil, de toda obra importante, me aconseja dejarlo, beber mi té pensando simplemente en mis problemas de hoy, en mis anhelos para mañana que se dejan rumiar sin dificultad.
Y de pronto el recuerdo apareció. Ese gusto era el del trocito de magdalena que el domingo a la mañana en Combray (porque yo no salía hasta la hora de la misa), cuando iba a decirle buen día a su habitación, tía Léonie me daba después de haberlo embebido en su infusión de té o de tilo. La vista de la pequeña magdalena no me había recordado nada antes de haberla probado; quizás porque habiéndolas visto a menudo, desde entonces, sin comerlas, en los estantes de las confiterías, su imagen se había alejado de aquellos días de Combray para ligarse a otros más recientes; quizá porque, de esos recuerdos abandonados tanto tiempo fuera de la memoria, nada sobrevivía, todo se había disuelto; las formas –y también la de la pequeña valva de confitería, tan generosamente sensual bajo su plisado severo y devoto- se habían borrado, o, simplemente, habían perdido la fuerza de expansión que les hubiera permitido volver a la conciencia. Pero, cuando de un antiguo pasado no queda nada, después de la muerte de los seres, después de la destrucción de las cosas, solamente el olor y el sabor, más frágiles pero más vivaces, más inmateriales, más persistentes, más fieles, continúan aún vivos mucho tiempo, como almas, para recordar, para esperar, para anhelar, sobre las ruinas de todo lo demás, para llevar consigo sin desfallecer, en su gotita casi impalpable, el edificio inmenso del recuerdo.
Y cuando reconocí el gusto del pedacito de magdalena mojado en té que me daba mi tía (aunque no supiera todavía y debiera descubrir más adelante por qué ese recuerdo me daba tanta felicidad), enseguida la vieja casa que daba a la calle, donde estaba su habitación, vino como un decorado de teatro a sumarse al pequeño pabellón que daba al jardín, que se había construído para mis padres en la parte de atrás (esa parte separada del resto que era lo único que yo recordaba); y con la casa, la ciudad, desde la mañana hasta la noche y en todos los tiempos, la plaza adonde me mandaban antes de almorzar, las calles por donde iba a hacer los mandados, los caminos que tomaba si hacía buen tiempo. Y, como en ese juego en que los japoneses se entretienen metiendo en un bol de porcelana lleno de agua, pequeños pedacitos de papel hasta ese momento indistintos que, apenas sumergidos, se estiran, se retuercen, se colorean, se diferencian, se convierten en flores, casas, personajes consistentes y reconocibles, lo mismo ahora todas las flores de nuestro jardín y las del parque del señor Swann, y los nenúfares del Vivonne, y las buenas gentes del pueblo y sus casitas y la iglesia y todo Combray y alrededores, todo lo que toma forma y solidez, salió, ciudad y jardines, de mi taza de té."
(Trad. L. D.)

Proust, Bergson y el entrenamiento del actor
Proust había estudiado la filosofía de Henri Bergson, y creía en la riqueza insospechada de nuestra mente subliminal que sólo podemos recuperar mediante un acto de intuición, de memoria, de asociaciones involuntarias. A lo largo de toda la obra, al personaje Marcel, le aparecerán otros recuerdos que también le producirán felicidad, pero no percibirá su valor, hasta que al final de la novela se da cuenta de la importancia artística de la experiencia de estos recuerdos y puede largarse a escribir su relato.
Se me hace que estoy hablando también del entrenamiento en teatro. Como actores convocamos a nuestra memoria al banquete, convidamos a nuestros sentidos con lo que hay aquí y ahora, nos tomamos el tren para ir y para volver. Un entrenamiento que nos puede acercar la alegría, la memoria en el cuerpo, un inesperado encuentro.



Este verano cayó en mis manos
Este verano cayó en mis manos La invención de la soledad de Paul Auster, y aquí van mis bocaditos:


"Supe que tendría que escribir sobre mi padre... Pensé: mi padre ya no está, y si no hago algo de prisa, su vida entera se desvanecerá con él"
"si cuando estaba vivo no hice otra cosa que buscarlo, intentar encontrar al padre que no estaba, ahora que está muerto siento que debo seguir en esa búsqueda. Su muerte no ha cambiado nada, la única diferencia es que me he quedado sin tiempo."
"por raras que suenen estas palabras, ellas se interpusieron entre mí y el silencio que sigue aterrorizándome. Cuando ponga un pie en el silencio, significará que mi padre ha desaparecido para siempre"


"Memoria: el espacio en que una cosa ocurre por segunda vez."
"San Agustín: " El poder de la memoria es prodigioso. ¿Quién puede sondear sus profundidades? Y sin embargo es una facultad de mi alma. A pesar de que forma parte de mi naturaleza, no puedo comprender todo lo que soy."


y Auster cita a Proust:
" " el pasado se oculta fuera de los dominios y del alcance de nuestra inteligencia, en un objeto inmaterial que no sospechamos. Y del azar depende que nos encontremos con ese objeto antes de que nos llegue la muerte, o que no lo encontremos nunca.""


Auster solo:
"...el cielo de colores.
Fue. Nunca volverá a ser.
Recuérdalo."

"Si la voz de una mujer narrando cuentos tiene el poder de traer niños al mundo (habla de Sherezada), también es cierto que un niño tiene el poder de dar vida a sus propios cuentos. Dicen que si el hombre no pudiera soñar por las noches se volvería loco; del mismo modo, si a un niño no se le permite entrar en el mundo de lo imaginario, nunca llegará a asumir la realidad. La necesidad de relatos de un niño es tan fundamental como su necesidad de comida y se manifiesta del mismo modo que el hambre."


Relatos, recuerdos, tiempo adentro, en busca de.
Una vez más la certeza bienhechora de que algo está, de que el cuerpo sabe, recuerda, atesora.
Y de que elegí este oficio, el de actriz, para verter, convertir.

Laura D´Anna

MAGDALENAS TRABAJANDO

Viernes 27 de febrero, Sábado 28 y Domingo 1 de marzo
Complejo Cultural Lynch
Bragado 5701 (esq. Polonia). Wilde, Avellaneda
Telefono : 4207-4450. e-mail: info@culturalynch.com.ar



Seminario Teatral Intensivo
"Los pies que piensan y la cabeza que baila"

(Apertura y cierre con elementos del SISTEMA MILDERMANN)

Conducción: ANA WOOLF
Asistencia: NATALIA MARCET


- Cupos limitados - La inscripción debe ser personal -
Opción 1: Arancel seminario:
$ 250 - (1ª cuota: $ 100 - 2ª cuota: $ 75 - 3ª cuota: $ 75 )
Opción 2: Arancel Seminario y entradas para los dos espectáculos:
$ 280 – (1ª cuota: $ 100 - 2ª cuota: $ 100 - 3ª cuota: $ 80 )



Sabado 28 de febrero . 21hs
GORDAS
Actriz: Natalia Marcet
Textos: Natalia Marcet
Arreglos musicales: Juan Sardi
Dramaturgia : Ana Woolf
Dirección: Ana Woolf

Un espectáculo con una gran pregunta irresuelta sobre una adicción que día a día va cobrando sus víctimas mayormente en forma silenciosa. Es una autobiografía de una mujer que pasó por el infierno de una enfermedad “contemporánea” la bulimia/anorexia. Es la historia de un ser humano, que como tantos, al buscar la aceptación de su entorno entran en un camino de autoviolencia/autoflagelación en donde su imagen se pierde entre miles de imágenes y modelos sociales impuestas.


jueves 26 de febrero / 21hs.
SEMILLAS DE MEMORIA

Dirección: Julia Varley (Odin Teatret - Dinamarca)
Actriz: Ana Woolf (Argentina)
Escenografía: Elías Leguizamón (Argentina)
Dramaturgia: Julia Varley
Texto: Ana Woolf

Es un espectáculo sobre la ausencia: la ausencia de un padre, la ausencia de un cuerpo para darle sepultura y la ausencia de personas desaparecidas.
Pero la ausencia genera su contracara: resistencia, presencia e identidad. La ausencia es el punto de partida para construir una obra que contenga ambas cosas: un mensaje personal y un discurso histórico.




Complejo Cultural Lynch
Bragado 5701 (esq. Polonia). Wilde, Avellaneda
Telefono : 4207-4450. e-mail: info@culturalynch.com.ar




NUEVO PROYECTO PARA ANTIGUAS PRÁCTICAS
Formación y Práctica Artística para la Diversidad
LenguaHares. arte y señas en escena.

por Gabriela Bianco


Esta propuesta tiene cuatro ejes centrales. En primer lugar, y en base a distintas experiencias piloto, consta de la creación de un centro de arte, espacio pedagógico y artístico centrado en el desarrollo de la comunidad de niños y jóvenes sordos. Comenzamos con la apertura de talleres de teatro y movimiento. Cada año iremos sumando disciplinas ligadas a la expresión plástica y visual (dibujo y pintura, fotografía, medios audiovisuales). Estos talleres serán anuales y de acceso gratuito.
Simultáneamente se crea la Escuela de Intérpretes Artísticos en LSA. Este es un espacio pedagógico y artístico para la formación de Agentes Culturales y Performers para la escena. Un perfil que combina, por un lado, exhaustivo conocimiento de la Lengua de Señas Argentina –LSA- y las formas físicas y visuales de comunicación entre personas sordas e hipoacúsicas y, por otro, entrenamiento en técnicas para el desarrollo de la presencia escénica.
Los alumnos serán por un lado, estudiantes y profesionales de disciplinas artísticas, sobre todo escénicas, y por otro, estudiantes e intérpretes de LSA, que en general no tienen formación en lenguajes artísticos. Las materias serán complementarios en uno u otro caso y dirigidas a la formación integral de estos futuros agentes culturales. Los alumnos podrán ser oyentes y sordos, considerando que hay espacios de comunicación y realización artística que las personas sordas podrían ocupar (actividad teatral, guías en museos y espacios públicos, talleres de expresión y educación por el arte, etc).
En tercer lugar, el espacio de creación y producción artística LenguaHares, Compañía Teatral, para la producción de montajes con inclusión de la lengua de señas desde la concepción inicial. Montajes itinerantes (para escuelas, centros culturales, teatros, festivales).Se podrá trabajar con artistas invitados y puestas ya estrenadas que puedan ser intervenidas en LSA para que también las personas sordas accedan a distintas expresiones escénicas. Durante el 2009 serán cuatro los montajes que se presenten, algunos de ellos en colaboración con Magdalena 2ª Generación.
Por último y como corolario de las tres áreas, se constituye el Grupo de Investigación y Reflexión: los docentes y artistas de la escuela de Performers, el Centro de Arte y la Compañía, se reúnen mensualmente a diseñar actividades y reflexionar sobre la práctica realizada.

OBJETIVOS:
Este proyecto tiene el objetivo central de crear un espacio pedagógico y artístico de referencia para la comunidad de niños y jóvenes sordos.
Entre los objetivos puntuales, la formación de agentes culturales para su inclusión en ámbitos artísticos y de educación por el arte que fomenten la plena participación de las personas sordas e hipoacúsicas en dichos espacios. Así mismo, muchos de estos agentes serán las mismas personas sordas que, debido a su vocación artística y comunicativa, puedan luego de su formación, obtener acceso a algunos de las propuestas culturales, cumpliendo un rol fundamental como puente entre comunidades y experiencias.
La propuesta tiene además el objetivo de abrir un espacio de investigación y centro de referencia sobre lenguajes escénicos con inclusión de la LSA y las posibilidades expresivas de las personas sordas.
El objetivo está centrado en potenciar aquellos elementos propios de la cultura visual y gestual, extendiendo su influencia a todos los ámbitos de la cultura de la ciudad.
El centro de Arte para chicos y jóvenes sordos aparece como una propuesta, alternativa y complementaria, de desarrollo y construcción de vínculos atravesados por la creación artística, la formación personal y el auto-conocimiento a través del arte y la comunicación.
Con el tiempo tanto la escuela como el centro de talleres artísticos generarán nuevos lenguajes y propuestas que se constituirán no sólo en un aporte cultural a este grupo sino como una corriente estética y un modo de hacer cultura desde la perspectiva visual y gestual.
El proyecto arriba desarrollado es inédito. Si bien hay experiencias aisladas de taller de teatro para sordos o grupos eventuales de personas sordas haciendo teatro amateur o de intérpretes sin formación adecuada, haciendo interpretaciones convencionales en espacios teatrales, la propuesta de crear un ámbito específico de acceso a la actividad artística de niños y jóvenes sordos y la escuela de futuros profesionales para intervenir en diversos espacios de comunicación y arte es totalmente innovador.
El abordaje no tiene objetivos terapéuticos y sí de desarrollo artístico y profesional. En todo caso, toda actividad corporal, toda disciplina artística suele beneficiar la salud y contribuir a la calidad de vida de aquellos que la practican.

FUNDAMENTACIÓN:
Las personas sordas y todos aquellos que las rodean (familia, amigos, maestros, profesionales de distintas áreas) están habitualmente atendidos y explicados desde la perspectiva de la deficiencia y la rehabilitación.
Los distintos abordajes en materia de salud y aún de educación, suelen, en muchas ocasiones, disminuir la deficiencia pero no la discapacidad, entendiendo este término como aquella realidad que se genera a partir de la deficiencia puesta en juego en lo relacional y social. La discapacidad como el resultante de lecturas, interpretaciones y prácticas en torno a la deficiencia en los distintos campos sociales.
El sociólogo francés Bernard Mottez solía decir que en una habitación donde hubiera sólo personas sordas, no había sordera. La sordera aparecía de la mano de la persona oyente que con su diferencia lingüística, pero sobre todo con su mirada de lo diferente, genera la situación de la discapacidad llamada Sordera. Pero entonces, se preguntaba, ¿dónde está la Sordera?. La respuesta la localizaba en el vínculo, en la vida relacional.
Y entonces, el arte como camino de salud, evolución y autoconocimiento.
El arte y principalmente las artes escénicas y visuales constituyen un terreno de potencialidad y fomentan, con las necesidades específicas atendidas, la ausencia de barreras de comunicación y expresión, permitiendo poner en escena aquello que los sordos crean a partir, y a pesar, de su handicap. Las disciplinas escénicas así como las artes visuales son campo fértil de expresión y creación en base a las aptitudes y habilidades, desdibujando, o en todo caso usando como material creativo, la condición social de la sordera y la condición personal de la ausencia de audición o, mejor áun, de la presencia de un mundo sensorial diferente. La persona deja de estar definida por su deficiencia y pasa a ser un sujeto creador y portador de una cosmovisión.


La pregunta por la vocación.
Los primeros años de vida de las personas sordas o hipoacúsicas suelen estar protagonizadas por la necesidad de ofrecer perspectivas de calidad de vida disminuyendo las consecuencias de la falta de audición. La familia, los profesionales de la salud y luego la escuela, intentan acercar al niño sordo o con déficit auditivo a estándares de integración social.
Los chicos crecen entre sesiones de fonoaudiología, innumerables situaciones de aislamiento comunicacional y maestras especiales o integradoras que intentan acercar parámetros igualitarios de educación y acceso a la cultura. Pero en general es la deficiencia la que delimita todas las acciones en torno a la infancia y la adolescencia. El adjetivo sordo aparece siempre en primer plano, convirtiéndose en sustantivo, echando un velo opaco al universo que existe antes y después de la invisible deficiencia (PARADOJA:la ausencia de audición no se ve,no es denunciada por el cuerpo en silencio). La persona va construyendo una imagen de si y una autovaloración centrada en lo que no puede hacer bien, que en general es hablar como lo hace la mayoría. Se van construyendo los cimientos de una auto-percepción atravesada exclusivamente por la imposibilidad. No hay modo de que la pregunta por la vocación eche raíces, pero además, no hay espacios para indagar actividades o intereses no circunscriptos a aquello que se instituye socialmente como viable para este grupo humano.
Y una de las cosas más importantes: casi no hay lugar a percibir la existencia y el desarrollo de sistemas linguísticos, explosiva expresión humana de la potencia creadora que habita en toda persona. La lengua de señas no como muleta de una discapacidad sino como respuesta creativa a la falta de audición.
Las manos y el cuerpo de los sordos nos regalan la lengua de señas como aporte a la cultura universal, un aporte totalmente original.


El arte, camino de auto-conocimiento y desarrollo.
No es nuevo que la educación por el arte allana dificultades y establece parámetros de relación y convivencia consigo mismo y con los otros en base a la conciencia de lo que surge como diferente y a la vez universal. Las diferencias y las dificultades se convierten en caminos de creación, auto-superación y expresión de aquello único que vive en cada ser humano.
El acceso al universo de las artes escénicas y visuales se propone como perspectiva complementaria de conocimiento y autonomía. Un camino que no exige ser de una manera particular sino que, y en eso es riguroso, pide ser más de lo que se ES. La identidad, la identidad artística, se construye por afirmación del propio ser. Esto es radical en la posibilidad de transformación y expansión de cualquier vida humana.
Simultáneamente a la creación de un espacio para la formación y el acceso a la actividad artística por parte de niños y jóvenes sordos, es imperiosa la formación de agentes culturales, animadores y performers para intervenciones artísticas en LSA.
La posibilidad de disfrutar y valorar el universo artístico se va construyendo. Es necesario crear y sostener espacios donde estos niños y jóvenes tengan acceso a ser espectadores activos. El que vive una vida con arte suele haber sido espectador activo de otras vidas con arte. El asistir a espectáculos, muestras, exposiciones, talleres, va dando lugar a la inquietud y el deseo por trascender la vida ordinaria y dar nuevas significaciones a la propia realidad, recreando nuevos relatos acerca de si mismo.
Dar acceso a la comunidad sorda a las artes escénicas y visuales es proponer un mural tridimensional donde cada uno pueda, como en un holograma, pintar y ampliar su perspectiva acerca de todo y de todos. Es, en definitiva, abrir espacios para la creación y la transmisión de cultura.


Construcción artística
Existen ya experiencias en relación a las artes escénicas y las personas sordas en distintos países. La lengua de señas como disparadora de diversas manifestaciones artísticas tiene ya varios años de existencia. Fuera del grupo de artistas sordos, grandes creadores han utilizado la lengua de señas en sus puestas (Pina Bauch, Peter Brook, R.Wilson, E.Barba por nombrar los más emblemáticos).
Luego, la existencia de teatros codificados orientales como el kathakali de la India o la danza Odissi con sus característicos mudrás, así como las formas de teatro Noh y Kabuki en Japón. En occidente, la Comedia del Arte con sus personajes tipos y el arte del Mimo con su rigurosa codificación, constituyen referentes insoslayables a la hora de pensar una práctica artística y profesional en torno a la lengua de señas.
Este proyecto se inicia formalmente en febrero de 2009 pero vive íntimamente desde hace más de 10 años pulsando su porvenir.
Sean todos bienvenidos.

http://www.adas.org.ar/
Agradezco a Bernard Mottez, Nietszche, O. Sacks, J.Grotowski, E.Barba y DeRose por inspirar mi camino.
A las Maestras Graciela Alisedo e Iris Guiñazú por acunarme en la resistencia y desafiarme a permanecer como creadora y pedagoga.
A las MUJERES de ADAS, Asociación de Artes & Señas, por su tenaz y bulliciosa presencia.
Este proyecto recibe como primer soporte el apoyo de la COPINE-Buenos Aires y el auspicio institucional de UNICEF.



GORDAS

Jueves 5 de FEBRERO, 23:30 hs

El Séptimo fuego, Bolívar 3675, Mar del Plata

Actriz: Natalia Marcet. Textos: Natalia Marcet. Arreglos musicales: Juan Sardi. Dramaturgia : Ana Woolf. Dirección: Ana Woolf.

El espectáculo es una gran pregunta irresuelta sobre una adicción que día a día va cobrando sus víctimas mayormente en forma silenciosa. Es una autobiografía de una mujer que pasó por el infierno de una enfermedad "contemporánea" la bulimia/anorexia. Es la historia de un ser humano, que como tantos, al buscar la aceptación de su entorno entran en un camino de autoviolencia/autoflagelación en donde su imagen se pierde entre miles de imágenes y modelos sociales impuestas


Viajeras

ESTRENO: 6 de marzo – Junín
15 de marzo - Villa 31, ciudad de Bs. As.
abril/mayo - Centro Cultural Defensa, ciudad de Bs. As.

¿Te pasó alguna vez sentir que en tu casa no te comprendían? ¿que los demás no alcanzaban a ver ni a entender cosas que para vos tenían mucho valor y que eran imposibles de explicar?
¿Te pasó alguna vez que te inventaste mundos imaginarios para escapar de un mundo que no te gustaba? ¿Te pasó alguna vez que te quisiste escapar de tu casa para ir a vivir todas esas cosas que habías imaginado? ¿Te pasó que por un rato te sentiste más grande y más valiente como para poder enfrentar al mundo de afuera y atravesar mares y campos y calles de ciudades y bosques y sufrir frío y hambre porque buscabas ser lo que soñabas ser? ¿Y te pasó que muy cerquita tuyo había otras amigas y otros amigos que sentían lo mismo que vos, y entonces comenzaron a soñar juntos?
Esto es lo que les pasa a las cuatro Viajeras: Petu, Emilia, Kungata y Peque. Cuatro amigas que parten de viaje en busca de un lugar que les permita ser lo que sueñan: músicas, artistas de circo, bailarinas...

Pero el mejor lugar estaba en donde menos lo esperaban...

Con
Marcela Brito
Laura D´Anna
Natalia Marcet
Natalia Tesone

Dirección de Ana Woolf

Feliz 2020