OUTLOOK: LA HIJA, LA BOBE Y LA NIETA TAMBIÉN


Cuatro cartas -no importa de qué tipo-
para recordar

Por Ana Woolf

CARTA 1: La nostalgia pero...
Siempre me había obstinado en añorar un pasado en donde la escritura de una carta y aún más, la espera de la respuesta a esa misma carta, me parecían ya perdidos dentro de la vorágine de los/nuestros tiempos que corren y nosotros/as con ellos. ¿Qué pasa, en dónde quedan, en qué se transforman cuando ya no está la sensación de cosquillas en la panza del tiempo de la espera de una carta importante o ese impulso que nos llevaba a mirar en el buzón de la casa dos veces al día, (las dos veces que venía el cartero) y esa desilusión cuando no había "nada para nosotras" y esa alegría inexplicable que nos hacía batir el corazón tres veces más rápido al ver, allí, ese sobre con un don tan preciado en su interior? ¿A dónde van esas sensaciones cuando la carta ya no llega más como llegaba antes?
Siempre me había obstinado en añorar ese tiempo en donde a través de la escritura de la carta podía entrever el ritmo cardíaco de ese "otro" "otra" que me enviaba sus palabras encerradas en un papel. Me llegaba o yo misma enviaba la pulsación y la emoción del momento mismo de la escritura. Me decía: esa vida se ha perdido ya. Recibo e imprimo ahora –como tantas otras personas en el mundo- cartas electrónicas: cómodos y efectivos y veloces emails. No veo ya casi nada de lo que veía antes y mis sensaciones en la panza al esperar una respuesta ansiada duran lo que tarda en abrirse mi outlook. Pero, en fin... allí están, allí las dejo estar comprendiendo su andar a ritmo de las necesidades actuales, a contratiempo con la esencia misma de la añorada "carta".
Pero, pero, pero... llega un 2 de abril. Por la mañana un email de mi mamá (de un poquito más de 80 años, que está en Buenos Aires y quien aprendió a usar una computadora para comunicarse con su hija en Dinamarca, ecco una ventaja de estas cartas electrónicas, el acortar de manera inmediata el tiempo y el espacio), me cuenta que recibió una respuesta a un primer email enviado a la página web de su pueblo natal Moises Ville. Llamaré a ese email: "CARTA de Juanita y Mario".

CARTA 2: Ella, la Bobe partera.
"Desciendo de una familia de inmigrantes que llegaron a la Argentina en busca de la tierra prometida. Soñaban con la casa y con la tierra propia. Tenían los rostros arrugados y quemados por el sol y las manos muy grandes y fuertes de amasar y trabajar la tierra. Tuvieron que aprender una nueva lengua: el castellano. "!Ese es judío, pero es bueno!".
Mi Bobe, la mamá de mi mamá, siendo ya viejita, solía guardar el pan durante días y días. Reminiscencia de tiempos de guerra y de una infancia de gran pobreza. Ella era partera y siempre me decía: "si los demás saben mucho, yo debo saber aún más"."
Este es el comienzo de mi espectáculo Semillas de memoria, dirigido por Julia Varley, en homenaje a muchas ausencias, personales y de mi país. En el mismo, hablo de esa gente inmigrante, hablo también de un modelo de mujer como fue para mí mi Bobe, Matilde Wülff de Weinschelbaum, la mamá de mi mamá. Se casó, trabajaba y al mismo tiempo criaba dos hijos, cuidaba a su marido, la casa y cuando los hijos ya fueron adolescentes decidió terminar sus estudios primarios, secundarios e ingresar a la Universidad: quería ser partera. La Bobe Matilde fue, desde allí en más, la partera del pueblo. La partera de Moises Ville. Siempre me contaba historias de "parturientas", de noches de lluvia en donde la venían a buscar en sulky porque había un bebé que se había adelantado, de privaciones y miserias...

CARTA 3: Querida Julia, otra semilla.
Da: Ana [mailto:anawoolf@odinteatret.dk]
Inviato: venerdì 4 aprile
A: 'Julia Varley'
Oggetto: semillas complemento historia
Hola Julia
Te mando acá un email extrañísimo y bello que me conmovió. Tiene que ver con Semillas o bien con mi Bobe, la mamá de mi mamá, que como sabés era partera (traía niños al mundo...) La primera vez que ella viajó a Israel y fue a un kibutz de argentinos me contó que se había encontrado con gente que le decía: "usted me trajo al mundo Matilde..." eran de su pueblo, una colonia judía en Argentina llamada Moises Ville, con judíos escapados de los progroms de Rusia y también de Alemania...
Mi mamá mandó hace unos días atrás un mensaje a la página web del "pueblo" donde nació, Moises Ville y recibió esta sorpresa que te mando abajo. Es una linda historia y me dio una imagen y un título para un futuro espectáculo con "más personas", será sobre judíos exiliados, escapados, una colonia tal vez como Moises Ville y se llamará: La partera de Moises Ville....
Por ahora esto...
Besos y que disfrutes el email o la historia
Ana.

Carta 4: La CARTA de Juanita y Mario:
Da: Juanita y Mario [mailto:juanitaymario@xxx.de]
Inviato: giovedì 3 aprile 11.25
A: madreselva1923@xxx.com
Oggetto: Su mensaje en la pg.web de Moises Ville
Apreciada Sra.Weinschelbaum, leí su comunicación en la pg.de Ms.Ville. Me conmovió mucho. Su Sra. madre me trajo al mundo el 13 de agosto de 1939; y ahí estoy nomás... Cuentan que fué un parto muy difícil...; su mamá solicitó la ayuda del médico de turno, mi padre lo fue a buscar, pero el buen galeno (olvidé el apellido) se negó a venir, porque tenía una fiesta de familia en su casa... ¡total! : con una pobre familia judío-alemana escapada del holocausto se podía hacer esas infamias; de seguro no se hubiera negado a tratar a las familias Waxenberg, Bloch, Trumper o Schlaen porque le habría ido mal. Por fortuna, con su pericia y experiencia su mamá se las arregló solita.
Mi mamá era primeriza y ansiosa (38 años...); Usted seguro sabe lo que eso significaba por aquellos tiempos. Me gustaría mucho saber de Usted, dónde vive y a qué edad llegó su mamá; ruego que haya tenido una larga y bella vida. La saludo con mucho respeto y afecto :
Dr. med. Mario Frank - médico pediatra, endocrinólogo infantil 1947-59: en Moises Ville; 1959-70: en Córdoba; 1970 hasta el presente: Aquisgrán, Alemania.

Epílogo: La CARTA de la hija de Matilde, Beatriz, mi mamá:
-----Ursprüngliche Nachricht-----Von: Beatriz Zeigner [mailto:madreselva1923@xxx.com.ar]Gesendet: Donnerstag, 3. April 21:11
An: Juanita y Mario
Betreff: Re: Su mensaje en la pg.web de Moises Ville
Queridos Juanita y Mario me siento emocionada al leer vuestra carta es como si hubiese recibido un regalo del cielo, cuánto les agradezco por las sentidas palabras vertidas sobre mi madre, recuerdo que en esa época a la que Uds se refieren tenía hasta 3 partos por día y las parturientas alemanas tenían partos muy largos y difíciles, a veces le tocaba atender a 3 mujeres en el mismo día y viajando en sulky. El médico del pueblo se llamaba Rinski y me extraña sobremanera su comportamiento; era una bellísima persona. Mi mamá era una mujer admirable, para ella siempre brillaba el sol, vivió hasta los 88 años acompañada con amor por sus hijos y nietos. Yo vivo en Bs Aires, tengo algo más de 80 años, amo la lectura y estoy muy informada gracias a internet que me contacta con el mundo, lo principal es ser una buena persona, hacer el bien, y disfrutar del día a día. Les envío un cariño muy grande y que se cumplan vuestros sueños en compañía de vuestros seres queridos.
Beatriz

También yo, la nieta, les escribí un "email", una carta electrónica que comencé a mirar con otros ojos. Y yo también recibí una respuesta electrónica-email inmediata y veloz. La imprimí, y la guardé para conservarla en una carpeta como un bien preciado, tan preciado como cualquiera de esas cartas que he recibido con tanto deseo, porque si bien no me permite ver la pulsación de la mano de la persona que la escribe, porque si bien me "roba" un tiempo de espera que es irrecuperable, me permite despertar el recuerdo de un fragmento de una memoria que ignoraba existiese. Me permite enriquecer mi mundo recuperando un pedacito de una parte de mi historia que vivía encerrada en la memoria de una persona que hasta hoy ni siquiera sabía que existía y que me devuelve un fragmento de vida de otra persona querida, mi Bobe. Finalmente, la hija, la nieta, Juanita y Mario, sin conocernos, hemos escapado por unos instantes a este tiempo a través de la tecnología veloz de estos tiempos y vuelto cada uno a su manera a rozar recuerdos e ilusiones de un tiempo en donde aún se andaba en sulky y al outlook ni siquiera se lo soñaba.

CONTRA VIENTO Y MAREA

Cecilia Merchán, en la lucha contra la trata de mujeres

Por Natalia Marcet y Marcela Brito

Primera parte
El jueves 29 de octubre, a las 18, en el bar Conventillo, Concierto de Cuchillos, la diputada Cecilia Merchán, coordinadora honoraria del Colectivo Las Juanas, presentó el libro "Se trata de nosotras. La trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual". Este libro es la primera edición de Las Juanas Editora, Colectivo Editorial.


En ese marco y conociendo la actividad desarrollada en la Red Multiplicarte, se realizó la siguiente entrevista.


-¿Qué es Multiplicarte?
-Es toda una acción de trabajo que llevamos adelante desde Las Juanas con el programa Juana Azurduy. Trabajamos con mujeres que pintan, mujeres que cantan, que bailan, que hacen videos. La intención es hacerlo con todas, que no solamente participe un grupo selecto, un grupo que esté preparado para ello, sino que podamos expresarnos desde lo que somos capaces de hacer, de decir. Hay mujeres que con un segundo grado o con muy poca formación académica escriben poemas y cuentos increíbles. Queremos recuperar todo eso y poner de manifiesto las diversas capacidades que tienen las mujeres.


-Yendo un poquito para atrás ¿Qué son Las Juanas?
-Nosotras nos bautizamos como las Juanas porque hacemos referencia a Juana Azurduy. Que es, para nosotras, un referente bien interesante. En primer lugar porque pudo romper con los estereotipos de su época. Fue una mujer que estaba preparada para el miriñaque y terminó encabezando la lucha contra el invasor: los españoles. No es que acompañó la lucha sino que la encabezó y eso nos parece de un valor muy importante. Es una mujer que luchó por la Unidad Latinoamericana y eso habla de lo que somos como mujeres, de nuestros proyectos, de lo que queremos de nuestra Latinoamérica, de nuestra Argentina. Pertenece a una época en la que hay muy poco reconocimiento histórico a la acción de las mujeres. Mujeres que fueron "invisibilizadas". Tomar a Juana Azurduy es, también, un poco provocador porque mucha gente nos dice: "Es boliviana". Hasta en eso nos parece interesante porque es boliviana vista desde hoy, desde límites que ya no existen. Es bueno jugar un poco con esto, derivado de las discriminaciones a las que está sujeta la mujer. Marca un ideal para nosotras. Incluso con el hecho de que ella era la Pacha Mama de los pobres. La identificación con la Tierra, con cierta maternidad que es muy fuerte en Latinoamérica. Ella unifica. Tenemos a las Madres de Plaza de Mayo, por ejemplo. Entonces de ahí en más, todas podemos ser Juana. Todas luchamos por romper los estereotipos, por una Latinoamérica unida. Además, tenemos el programa de fortalecimiento de los derechos de las mujeres, llamado también Juana Azurduy, que desarrollamos en distintos espacios, dentro del Estado también. Tenemos una editorial, llamada Las Juanas Editora. Conjuntamente con las Madres de Plaza de Mayo damos una cátedra libre, en diecisiete universidades, donde estudiamos y analizamos Historia de las Mujeres Latinoamericanas. En este momento, estamos trabajando sobre la salud de las mujeres, no solamente la salud vinculada a lo sexual sino a la integridad psicofísica. Por ejemplo, la alegría, la posibilidad de recuperar items tan importantes como el PAP o cuidarse los dientes, caminar, descansar. Nosotras decimos que defendiendo nuestra alegría "cuidamos nuestra salud".


-¿Para qué "Se trata de nosotras", un libro sobre la trata de personas, hoy, aquí y ahora?
-"Se trata de nosotras" es el primer libro del colectivo Las Juanas Editora. El libro versa sobre varios ejes y a cada uno de ellos los trabajamos con muchas mujeres. El de Salud lo trabajamos con más de 400.000 mujeres en distintas regiones de todo el país. En la Ley de Trata, en la cátedra de Historia de las Mujeres Latinoamericanas, también participaron numerosas mujeres. Al tema de la trata lo desconocíamos. Nos llevó muchas discusiones. Decidimos consultar a los que más saben, cosa que también ya hacíamos. Tomamos información de los trabajos previos. Nos encontramos con que la trata en sí, como problema, era el más oculto de los trabajos que habíamos hecho. El más denso y difícil de visibilizar. Nosotras trabajamos en el libro más de dos años. El año pasado apareció la telenovela "Vidas robadas", por TELEFE, y salió la ley que logramos votar en el Congreso, aunque no está reglamentada aún. Todas las leyes son letra muerta si el Estado no las cumple y especialmente si la sociedad no las hace cumplir. Respecto del libro, hicimos una compilación lo más abarcativa posible encarando el tema desde distintos puntos de vista e incluso permitiendo el disenso dentro del propio libro. Nosotras intentamos abordar en el libro un tema muy complejo a nivel teórico y a nivel de resolución cotidiana como es la trata de mujeres con fines de explotación sexual. A partir de la presentación del libro en pueblos, en ciudades, en barrios, en talleres, en encuentros con estudiantes, en escuelas, hemos logrado unificar, a partir de la movilización de la sensibilidad, a organizaciones e instituciones que logran liberar jóvenes de las redes de trata. Empiezan a tener un claro conocimiento de cómo hacerlo y se apoyan mutuamente. Redes que, por ejemplo, en Villa María, incluyen al Terciario de la Ciudad, a las Monjas Adoratrices, a las escuelas secundarias, a las organizaciones de mujeres, etc. Este último año doscientas mujeres fueron liberadas. Creemos que tiene que ver con la existencia de la ley, aunque no esté reglamentada aún. Fuimos a presentar el libro a Río Cuarto y a la semana se hizo una denuncia anónima. Nuestro libro ha vendido tres mil ejemplares, y a "Vidas robadas" la vio todo el país. Lo que nosotras hacemos tiene más que ver con la organización, y todo lo que vamos creando alrededor del libro.


-¿Quedan ciertas bases trabajando en los lugares a los que van?
-Sí, en la mayoría de los lugares que vamos. En Salta, por ejemplo, donde presentamos el libro, participaron todas las organizaciones. Nos contaron que las denuncias sobre trata se hacían en la universidad. La rectora es una mujer muy piola y logramos que se armara un Protocolo de Acción, donde se manifiesta cómo actuar ante una situación de trata. Todas las organizaciones se pusieron de acuerdo en cómo trabajar, en distribuir material y acordaron que siguen en la universidad para las denuncias. En cada lugar le van dando distinta forma, hay lugares donde no hay ninguna red. Nosotras decimos que a la Red de Tratas hay que oponerle muchas Redes de la Sociedad. Casi todos los lugares parecen impenetrables, digo parecen porque es como todo. ¿La pobreza es impenetrable? ¿Tenemos que seguir con la idea de que siempre hubo pobres y entonces que siga siendo así? ¿Como siempre hubo diferencias entre hombres y mujeres debe seguir siendo así? Creemos que no. Se empieza a visualizar la posibilidad de cambio y cuando eso pasa, las voluntades colectivas se hacen más fuertes. Nos animamos a una acción y después comienza el trabajo conjunto. El efecto de la acción de Mónica Molina, directora de la Secretaría de la Mujer de La Pampa, una compañera para nosotras en el trabajo, y en cómo lo lleva adelante, fue lograr el cierre de las whiskerías. En Santa Rosa, se demostró que si hay un interés por parte del Estado se puede llevar adelante una acción. Lo que parecía imposible se logra.


-¿Vos querés decir que es una decisión política?
-Todo es una decisión política. Decisión política del Estado, es decir, si es cómplice o no. Decisión política de los medios de si hacen "Vidas robadas" o si siguen mandando ochenta mil mensajitos de "vendo cola 2020". Es la decisión de la sociedad, de seguir estando como los monitos, así, tapándonos la boca, los ojos y los oídos, o si queremos organizarnos y hablar. Es una decisión. A Mónica Molina la amenazaron, a nuestras compañeras en Chajarí les rompieron el auto. No es fácil porque las redes de trata reaccionan.


-¿Qué pasa con el consumidor?
En nuestro libro tenemos un capítulo de Volnovich, un especialista en esto de poder ver desde el punto de vista del cliente, del por qué, que pasaría si no existiese este negocio infame, si no existiera una demanda. Trabajar en contra de la trata no es sólo trabajar en contra del delito en sí, sino trabajar en contra de una cantidad de prejuicios sociales sobre el lugar del hombre, de la mujer, respecto del cuerpo de la mujer, del placer, de dónde está el lugar del placer.

ESTACIÓN JUNÍN

El hartazgo no convalida el des-hacer

Quiero el teatro.
La magia de re-posar en otros cuerpos que al fin es el tuyo y des-compone(r) a otro y el cotidiano devenir viene con otra sorna. Viajar por un rato y ver la muerte como espectadora, la risita saturada de tantas convalidadas, ajustadas, justificadas razones para decir que no a la llovizna de la tarde, para decir que no a la vereda que te acompaña hasta allá, para decir que no a la llave que te da el aliento y la fatiga, para decir que no a los suaves saltitos de las voces amarradas a vos.
Uno se contagia de vez en cuando del que habla para adentro pero golpea con el temblor de la resistencia entonces resiste y en ese momento en el que des-hace y hace mínimo vértigo de que no sólo somos respiro. Cada tanto vestigio.

Vuelvo al teatro.
Lo que toca y encanece las barbas de la carne en salto permanente.
Pero ¿qué pasa cuando envilecemos y gacha los ojos con los dolores a tiro y te viene como pared en los hombros los huesitos de la vejez?

Y ¿qué sigue cuando la mujer deja todo para juntar esos huesitos? Y armarlos con las manos apuradas para que el tiempo no te juegue mal.

Cuando tenés en la memoria las caminatas del cuerpo entero y un buen día te encontrás velando un suspiro y te aferrás fuerte a la mano porque sabés que la vida aún está ahí.

Pero ¿qué del cuerpo entero?
Pero ¿qué de la habitación con lo que queda de la mujer?
Y protejo sus intimidades para que aún guarde su dignidad. Y sonrío para disimular la poquedad de los enfermeros que no sé qué piensan pero uno depende tanto.

Vuelvo al teatro.
Mujer de la noche eterna enajena el tiempo para preservar/se y cantar sin ton ni son.
Vuelvo al teatro en mi sin estar y bosquejo los futuros que no quiero presagiar.
Mujer que se lastimó por tantas asperezas y los rebordes de los años que rió, también, a cielo abierto
Agüita que va y hace flor.

Vuelvo al teatro.

Marga. 12/11/09.

ROSTRO DE MUJER

Marta Tomé: una maestra de vida

Por Natalia Rey

Ella es Marta Tomé, una mujer apasionada, trabajadora y coherente. Este año recibió el premio Maestros de Vida. Trabaja en La Matanza, creo que con más convicción cada día. No es una "artista" pero si supo "crear" las circunstancias para que muchos jóvenes pudieran crecer con valor. Su experiencia me pareció muy interesante y quería compartirla con ustedes.

-¿Cuándo comenzaste a trabajar en la docencia?
-Ya tengo 54 años como docente, comencé en abril del 55 como maestra de grado.
Trabajé como parte de los Equipos Orientadores Escolares, como capacitadora docente, en equipos centrales y distritales, como alfabetizadora de adultos y hasta en algún cargo directivo.

-¿Cuál es tu actividad actual?
-Desde 1990 trabajó en la formación de maestros. También en la universidad, actualmente en la de Luján, pero ya estuve en otras dos: la del Comahue y la del Salvador.
Viví en varias provincias, en todas ellas trabajé. Cuanto más diversas son tus experiencias, más se aprende.

-¿Cómo fue tu trabajo con aborígenes?, ¿ desde qué necesidad personal?
-En mi formación primaria y secundaria nunca me enteré de que hubiese algún aborigen vivo en la Argentina. "Habían existido, eran cosas del pasado". Nosotros, los hijos de inmigrantes éramos el presente de esta patria. Además también éramos su futuro. Viajando por América, parando en la casa de los familiares de mis alumnos, de mi familia y amigos conocí una realidad muy distinta y sentí vergüenza de ser turista de esa realidad. Supuse que la Argentina también me era desconocida y así empecé a "verla", y a entender por qué no la había visto hasta ahora. Ahora sé que en cualquier proceso de dominación, la desvalorización, la discriminación y la invisibilidad son las herramientas más eficaces. Bueno, el sistema educativo en la Argentina sirvió perfectamente al modelo colonial europeo primero, y al local después, para ese fin. Bueno, así empezó mi compromiso con el mundo aborigen, me fui a vivir al monte, y como siempre digo: "en mi vida hay un antes y un después de esa experiencia".

-¿Quiénes fueron o son tus maestros?
-Sin duda la gente más humilde, más sencilla, no precisamente la academia. Tuve la suerte de nacer en una familia donde no sobraba casi nada, y tampoco faltaba lo fundamental. Pero como la cebolla, fui perdiendo después todas las cáscaras o pieles innecesarias. Aprendés a valorar lo fundamental, y ya no te confirmás más, si no es con eso. Como psicopedagoga, ya los alumnos y los padres de La Matanza me habían dado vuelta el edificio de mi formación. En vez de detectar y derivar a los "niños problema" el problema empecé a ser yo, al intentar estrategias ridículas en mi trabajo frente a una realidad para la que no tenía respuesta. Pero frente a los Wichi, como docente, empecé de nuevo todo. Planeábamos todo en conjunto con la población: el trabajo, la salud, la educación. Primero debajo de un algarrobo, después en la escuela de barro, que orgullosamente hicieron y que orgullosamente usábamos dos "maestras recibidas" y los dos miembros de la comunidad con más escolaridad, cuarto y sexto grado, que en realidad eran los verdaderos maestros. Con ellos los chicos podían comunicarse y nosotras también, eran maestros dobles.

-¿Qué obstáculos tuviste?
-Aceptar las dudas. Cambiar. Defender las pocas certezas. A veces fue difícil. A veces es difícil. No siempre alcanza con cambiar uno y a una sociedad no se la cambia si no es entre todos. Y una sociedad como la nuestra centrada en el egoísmo y la competencia no tiene posibilidades de sobrevivir en un planeta que se está destruyendo. Cuando me preguntan si quiero cambiar el mundo, les digo que no es un problema mío. Ahora, el mundo cambia o no tiene más opciones la vida del hombre en el planeta. O nos hermanamos con él y entre nosotros, o no suicidamos como especie, y no creo que tengamos vocación suicida. Para mí, Atahualpa en "Los yuyitos de mi tierra" lo resume muy bien: "no digo que pa’ vivir no haya que hacer algún daño, pero más de lo debido demuestra espíritu malo. Si hay leña seca en el monte, yo no v’iá cortar un árbol" Es verdad que las especies vivimos una de las otras, nos necesitamos. Hay que aprender de "los salvajes" que parece que no había que educar, ya que su educación incluía aprender a vivir armoniosamente con la naturaleza.

-¿Cuál es tu proyecto realizado?
-Supongo que proyectos como estos que te dije, no terminan nunca. Pero sin duda, a los 72 años, lo que más siento es un compromiso con las generaciones que siguen. El premio que CTERA da todos los años es el de "Maestros de vida" que incluye sobretodo a los que fuera del sistema educativo han sido maestros… y además lógicamente hay que ser conocido. Por lo que yo digo que hay cientos de maestros de vida desconocidos en el interior. Por otra parte, respeto la "vida". Todos somos maestros ignorantes. Más que enseñar, acompañamos a vivir. Sí, estamos convencidos que hay que aprender a vivir, y por eso arrimamos nuestro ladrillito, por si sirve…

- ¿A quién le agradecés por acompañarte en este proceso?
-A todos. Es importante saber que uno vale algo, pero no tanto como a veces lo creemos. Por eso agradezco a los que me quisieron y por eso pude confiar en mí y en mis proyectos, a los que tuve y tengo como compañeros de sueños, y a los que me voltearon del caballo varias veces y por eso pude corregir el rumbo.

-¿Cuáles son tus sueños hoy?
-Perseverar en lo que creo.

-Si alguien quiere contactarse con vos, ¿cómo puede hacerlo?
-Mi correo es: martaygordo@yahoo.com.ar

MAGDALENAS TRABAJANDO





Work
in
progress


LENGUA
DE SEÑAS,
INFANCIA
Y PORVENIR


fotografías: Andrea Castaño
textos: Gabriela Bianco

Jamás podré relacionar la sordera al silencio
Es una llamarada de fuego
que busca su hoguera
G.B.

MARTES 20 DE OCTUBRE DE 2009
ROMPECABEZAS
para mi amiga Evelia

El fragmento incendia la palabra.
Un trozo de cuerpo
en el centro del aliento.

Las manos irradian el sentido.
Un instante de espera
en el ocaso de lo humano.

Acaso ser humano
sea solo posible
en fragmentos.

Ensayo Fotopoético LENGUA DE SEÑAS, INFANCIA Y PORVENIR
Work in progress



TRAVESÍA
Muestra de trabajos


El 17 de diciembre, a las 20, en el teatro Enrique Pinti (Arieta 2750, San Justo), Travesía Teatro, que dirige Natalia Rey, presenta A:D:N, por los alumnos del grupo de adolescentes, y el martes 22 de diciembre, a las 18 y a las 20, presenta Robin Hood , puesta en escena integradora de los grupos de pequeños, niños , pre-adolescentes y comedia musical.



GORDAS en el Festival PIROLOGÍAS

El FESTIVAL INTERNACIONAL DE TEATRO INDEPENDIENTE PIROLOGÍAS
organizado por la COMPAÑIA NACIONAL DE FOSFOROS por tercera vez vuelve a encenderse el 2 de diciembre del corriente para quemar cabezas y alumbrar cronopios en las sedes Club de Leones, Osmecon Salud, Sociedad de Fomento, Teatro Municipal Discepolo, Capitán Capote y Expreso de Medianoche 1942, en los barrios de Villa Bosch, San Martín, Caseros y Palomar. Habrá espectáculos de Perú, España, Italia, México, Portugal y Argentina.
III FESTIVAL INTERNACIONAL DE TEATRO INDEPENDIENTE PIROLOGÍAS 2009
Del 2 al 6 de diciembre
ENTRADA GRATUITA A TODOS LOS EVENTOS
http://pirologias.blogspot.com/

Miércoles 2 de diciembre:
10 hs. Gordas de Natalia Marcet
Dir. Ana Woolf
Teatro para jóvenes y adolescentes
Teatro Municipal Enrique Santos Discépolo - Av. La Plata 3530 Stos. Lugares

Viernes 4 de diciembre:
14.45hs. Mesa de Discusión: La mujer y el teatro
Participantes: Magdalena Segunda Generación
, Sara Joffre, Maria del Carmen Sánchez, Cristina Escofet, Leticia Buenadicha
Moderador: Sol Lebenfisz
Sede Cultural Caseros Auditorio Municipal Eva Perón
Urquiza 4750 1er. Piso - Caseros



VIAJERAS en el festival del COPETE
Domingo 13 de diciembre16hs Viajeras Dir: Ana Woolf - Bs. As.Teatro para grandes y chicos. Sede: Escuela EPB N° 1 "Mariano Moreno". H. Irigoyen 2462.

SEXTO FESTIVAL DEL COPETE
I n t e r n a c i o n a l

Rebelarnos, lo que se nos Revela,
nuestras Acciones como lo único que
indefectiblemente dejara una huella.
"Somos lo que hacemos y lasDecisiones que tomamos".
En estas épocas de tanto gris, de confusión, de posturas descomprometidas o comprometidas solo con intereses personales, de discursos apocalípticos, de salvarnos solos y de ver al otro como un seguro enemigo. El teatro, el arte debe Rebelarse para dejarnos ver lo que se oculta, para demostrarnos que nuestras Acciones, arriba de un escenario, en la calle, en la vida; son para transformar algo.Es nuestro Sexto Festival y algo hemos transformado. La gente viendo teatro en calles, plazas, escuelas, bibliotecas y salones. Grupos de La Matanza, de Buenos Aires, de Argentina, de Portugal, de Colombia, de Perú, de España, de Paraguay; y de otros tantos países que participaron en las ediciones anteriores. Conociéndose, intercambiando, generando lazos y proyectos comunes. El arte como un patrimonio popular y no como un placer para algunos pocos.

Para saber más: http://www.lacorduradelcopete.blogspot.com/

AGENDA


Taller de actuación

Dictado por María Ibarreta, del 15 de febrero al 31 de marzo de 2010 se realizará un taller de actuación sobre Realismo, Televisión y Teatro.
Informes e inscripción en tallerdeactuacion.maria.ibarreta@gmail.com



Audición

Se convoca a audicionar a actores con experiencia que cubran los siguientes roles de la obra "Freshwater: Una comedia de Virginia Woolf", que tendrá su estreno mundial en español en junio del 2010 en Buenos Aires.
El proyecto se realizará como cooperativa con producción y se requiere disponibilidad para ensayar desde febrero hasta junio del 2010, tres veces por semana, 4 horas por ensayo. La dramaturgia estará a cargo de Ma. Emilia Franchignoni y la dirección de actores será de Alejandra Flores.
Los roles a cubrir son:
Actrices protagónicas de 20 a 27 y de 40 a 65 años
Actores protagónicos de 50 a 65 y de 40 a 55 años
Actriz secundaria de 25 a 35 años
Actor secundario de 20 a 35 años
La audición se realizará el 10 de diciembre
Los interesados envíen su CV, fotos y horarios disponibles de ensayo a: freshwater.prod@gmail.com
Se hará una primera selección del material enviado.
Originalmente titulada "Freshwater: A comedy", esta obra es la única pieza teatral escrita por Virginia Woolf. La puesta en escena que se realizará en Junio del 2010 será la primer versión de la obra en español y coincidirá con las vísperas del 70 aniversario del fallecimiento de la autora.


6to Festival Cambalache
Del 7 al 13 de diciembre 2009 se realizará el 6º Festival Cambalache. Los espectáculos se ofrecerán en El Cubo, Zelaya 3053.
Información: www.festivalcambalache.com.ar
Info e inscripciones: mailto:clases@festivalcambalache.com.ar/t_blank.
Info sobre los Seminarios ver TALLERES
Info sobre los Espectáculos ver ESPECTACULOS

COSAS IMPORTANTES


MUJERES WICHÍS
Viajaron juntas a Buenos Aires para pedir que detengan la tala de árboles en la selva chaqueña. Temen que haya un nuevo desprendimiento de barro que arrase con sus comunidades. "Acá están los poderes que definirán nuestras vidas", dicen.
La Boca. Las 20 mujeres wichís se hospedaron en el centro cultural Arrigo Todesca, en Pinzón y Hernandarias. Desde allí realizaron los reclamos."Sólo hay que hacer memoria para entender la tragedia que estamos viviendo. A principios de este año, la Corte Suprema ordenó que se detenga el desmonte en Salta, nadie respetó la orden judicial y ahora creemos que el barro que destrozó Tartagal en febrero también arrasará nuestro pueblo de Embarcación", cuenta preocupada Kalijanteya Octorina Zamora, líder de las veinte mujeres de las comunidades wichí y guaraní que decidieron viajar a Buenos Aires a principios de agosto para advertirle a todo el país el temor que les quita el sueño desde marzo de 2006, cuando un temporal hizo añicos el puente del río Seco y las dejó aisladas por más de 15 días. Para ellas, durante el próximo verano puede ocurrir un nuevo alud de barro y lluvia en la zona de transición que separa las sierras subandinas del bosque chaqueño, es decir, en Embarcación, el pueblo de 35 mil habitantes que está al pie de uno de los últimos bosques de yungas que cubren las sierras salteñas. Ese pequeño paraje fue bautizado por sus pobladores originarios como "el portal del chaco salteño", es decir, la entrada de acceso al famoso bosque chaqueño desde la cordillera de los Andes. En la actualidad, queda poco de aquella reserva y el tamaño de la franja de árboles que cubre la montaña es cada vez menor. La merma es fatal para sus habitantes, "porque al disminuir la selva, cada vez hay menos contenciones para el agua que baja de la montaña a partir de noviembre, cuando las lluvias mueren en nuestro pueblo después de bajar por las laderas de la selva de yungas", explica Octorina. "Pero eso no es todo –acota el guía salteño Jorge Coutada–, porque los depredadores que transforman el bosque en madera fina de exportación construyen huellas y caminos para que las topadoras puedan entrar y llevarse los árboles muertos. El problema es que esos caminos son pendientes letales para que el agua se acumule, luego baje más rápido y adquiera la velocidad que tuvo en Tartagal".

COORDENADAS DEL DESASTRE
Según el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, la subcuenca del río Seco, que forma parte de la cuenca del caudaloso río Bermejo inferior, ha incrementado notablemente su escurrimiento debido al "incremento de la cantidad e intensidad de lluvia caída en la cuenca", además de la "desprotección de superficie ocupada con monte". La ciudad de Embarcación está en el corazón de esa cuenca y fue uno de los principales escenarios de desplazamiento wichí. A pesar de la persecución, el hambre y la discriminación, esa ciudad sigue siendo un enclave indígena. En la actualidad hay más de 600 familias wichís y guaraníes que viven distribuidas entre la zona urbana y la selva de yungas. Sin embargo, de ese enorme bosque sólo queda el 40% de las 11 mil hectáreas que conformaron los parajes de El Carmen y San Agustín, dos zonas de monte que el milenario mapa wichí conoce como "Tchenhas". Sin embargo, para los registros del estado, no son dueños de nada. "Todos reconocen que esos terrenos son nuestros pero, como no tenemos títulos ni amigos en el poder, tenemos que soportar que destrocen nuestra selva, que se lleven todo y que el agua que siempre nos alimentó se transforme en barro y arrase nuestras casas", dice Octorina, mientras confiesa que no le gusta que la llamen cacique. Lo es, pero sólo prefiere que le reconozcan su liderazgo espiritual, un grado que la llevó a juntarse con las demás madres de la comunidad para denunciar lo que está pasando sobre las tierras que las vieron nacer. "Hace años que estamos reclamando, pero ahora decidimos venir todas juntas a Buenos Aires, porque acá están los poderes que definirán nuestras vidas", dice esperanzada. Para ellas, los desplazamientos no son nuevos, porque cada año tienen que cambiar de lugar para evitar que los desbordes del Bermejo las deje sin nada. En este caso, a pesar de los esfuerzos del viaje a Buenos Aires, los poderes se mantuvieron indiferentes y sólo el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas les prestó un poco de atención. Según Greenpeace, Salta es una de las provincias con mayores niveles de deforestación, y aunque la Corte resolvió detener ese proceso, nadie hace caso. "Hemos denunciado y la única respuesta fue más tala de yungas, no entiendo qué están esperando, ¿que el barro destroce todo?", se pregunta Octorina. Las 20 volverán a Embarcación y lo harán con las manos vacías.

MÁS COSAS IMPORTANTES

Festival VAMOS QUE VENIMOS

El Festival Vamos que venimos ha sido premiado en el marco de las Jornadas de Teatro comparado, donde se realiza la XII entrega de los Premios Teatro del Mundo. Y Vamos que Venimos recibe una mención especial (Miércoles 25 de noviembre a las 16hs en la sala Batato Barea) y participa de las Jornadas en el Centro Cultural de la Cooperación.

Viernes 27 de noviembre:
Teatro y adolescencia: Los adolescentes tienen algo para contar.
Charla abierta con integrantes de los elencos que participaron del Festival de Teatro Adolescente "Vamos que Venimos". Experiencias de trabajo, procesos de producción, talleres, el lugar del teatro en la educación.Coordina: Marcela Bidegain y Cecilia Ruiz (directora de Vamos que Venimos)

Sábado 28 a las 10,30 hs.
Sala PuglieseTeatro y adolescencia: "El amor en la historia argentina".
El elenco del grupo Crearte presentará un fragmento del espectáculo que integró la programación de Festival de Teatro adolescente "Vamos que Venimos". Espectáculo y charla abierta sobre los procesos de producción con sus actores.Coordina: Marcela Bidegain y Cecilia Ruiz (Directora de Crearte)
www.vamos-quevenimos.com.ar
vamos-quevenimos@hotmail.com

LOS ACTOS

por Natalia Marcet


¿Qué puede hacer una performance frente a la tragedia? ¿Cómo una performance puede transformarse en una herramienta de resistencia?, resuenan en mi memoria las preguntas de Jill Greenhalgh, directora de Los Actos -Vigia, creadora del Magdalena Project. ¿Qué puede hacer una performance?...

Ciudad Juárez.
La Tragedia.
En los últimos 13 años, 500 mujeres adolescentes, mujeres jóvenes, han sido secuestradas, torturadas, mutiladas, asesinadas en las ciudades de la periferia del Norte de México. La prostitución y la trata de blancas es el negocio mas redituable y sustentable para las economías frágiles. Embolsa 10 billones anuales

Misoginia. Machismo. Violencia contra la mujer, considerada como un derecho doméstico, sin implicancias públicas...
"It's hard to go out on the street when it's raining and not get wet". This sentiment exemplifies the misogyny and machismo that seeps in the Mexican psyche. Violence towards women is still predominantly considered a domestic issue and not for public concern. [This national state of mind, of course, is not only prevalent in Mexico].( Jill Greenhalgh-Trying to introduce to my colleagues into a process has been eluding me )


Durante "TRANSIT ,Voices into the Periphery", tuve el privilegio de trabajar con Jill Greenhalgh.
La cita seria en el VIA .Un lugar cercano al Nordisk Teater Laboratorium, cuya llave estaba a mi cargo. Desde el inicio del trabajo se dio algo relacionado a la detención. El despojo. La sencillez. Cómo caminar en el espacio despojándome de los artificios. Siendo cada vez más yo misma en escena. Estar presente. El primer día como introducción pregunta Jill :
¿Cuál es la venganza de las mujeres?
No hay respuestas. O las hay muchas...
Comienza el trabajo. ¿El foco?, focalizado en la presencia de las performers.
Despojo. Suavidad. Repetición. No es lo que se dice sino cómo se lo dice .
¿Será eso lo que lo haga una performance? ¿Erizar la piel? ¿Volar la tapa de los sesos con una caricia? Con una mirada…
Entrar al espacio escénico desde el público, caminando. Entrar yo. Entrar muchas...
Helen, Natascha, Jess, Selen... Desde diferentes puntos del espacio, entrar. Elegir un hombre entre los espectadores. No detenerse. Mirarlo fijamente a los ojos mientras nos sacamos una a una las bombachas que llevamos puestas. No bajar la mirada. Caminar lentamente hacia un pilón de ropa donde encontrarás a otra compañera que te desvestirá y a quien desvestirás. Tres veces. Como en una danza. Como si su cuerpo estuviese quemado. Las dos al mismo tiempo. Alejarse del pilón de ropa. Dirigirse hacia una salida colocándose una a una las bombachas que antes te has quitado. ¿Son las mismas ? Quien sabe ... Muchas bombachas esparcidas por el espacio. Muchas mujeres se las han quitado. Mientras tanto Zoe, en el centro, acostada sobre un colchón, dibuja su cuerpo con clavos. Mirar siempre, fijamente a un hombre a los ojos. Durante todo este tiempo una música lindante a lo sacro suena en el espacio. Como en una letanía de vez en cuando aparece una letra en español, un lamento mexicano hecho canción. Retirarse del espacio. Mirar fijamente a los ojos a un hombre. Zoe se levantará y se irá con ese colchón en sus manos... el que porta un cuerpo de mujer delineado con clavos... La música seguirá sonando... El espacio vacío de cuerpos que performaron... lleno de sentido.
Despojo. Suavidad. Repetición. No es lo que se dice sino cómo se lo dice.
Eso es lo que hace una performance. Erizar la piel. Volar la tapa de los sesos con una caricia. Con una mirada.

The acts - VIGIA
Autores: Jill Greenhalgh, Maria Sanchez Portillo, Mike Brookes.
Directora: Jill Greenhalgh.


"Un actor debe mirar por encima de sus ojos para no perder la concentración", me dice un actor a quien admiro y quien no ha podido sostener mi mirada durante la performance. No es el actor el que no puede sostener la mirada. Es el hombre. El ser humano.
Ninguno de los que he elegido entre el publico para focalizar mi mirada lo han podido hacer.
¿Qué les sucede?
"It is hard to go out on the streets when it is raining and not get wet."
Las palabras de Fiscal del Estado, Arturo Gonzales Rascon, resuenan en mis oídos mientras levanto el arcón de la memoria para recordar esta performance. El había atribuido a la forma de vestirse de las víctimas, la causa de los feminicidios.
Los actos... ¿En qué espectador pensaste cuando comenzaste a trabajar, Jill? -le pregunto por correo electrónico a la autora y directora de Los Actos, Jill Greenhalgh, creadora del Magdalena... "En un hombre", me contesta.
Cuerpos secuestrados, mutilados, golpeados, torturados, antes de ser asesinadas...
Cuerpos de mujeres muertas a quienes se les adjudica una identidad que no es cierta.
Familiares que no pueden reconocer en esos cuerpos a sus queridas hijas, hermanas, primas, amigas, desaparecidas ...
"Es difícil salir a la calle cuando esta lloviendo y no mojarse". Resuenan una y otra vez en mi memoria las palabreas de Rascón que leo en un escrito que Jill me ha cedido.
"Condeno con esta performance a cada uno de los hombres que no nos han protegido, a hombres que han sido cómplices en el sufrimiento de niñas o mujeres, hombres que cerraron sus ojos, sus oídos, frente a mujeres que gritaban por cambios y justicia, y desafiar a mujeres que sostienen su infantilismo, adhiriendo a ideologías, religiones y posicionamientos masculinizantes.", dice Jill
"Son prostitutas"... aducen, desconociendo que estudiantes, monjas, madres, mujeres de distintas profesiones, no importa cual, han sido secuestradas torturadas y desaparecidas.
"Son prostitutas"... algunos dicen que los asesinatos pueden remontarse al manejo de un grupo de hombres ricos de elite mexicana, que tienen influencia y poder en el gobierno del estado de Chihuahua en los negocios y el narcotráfico. Los Juniors... una elite consagrada a juegos orgiásticos para los cuales estas mujeres serían secuestradas y luego mutiladas. Al decir argentino:"se les va la mano."
"Son prostitutas", dicen, lo hacen para compensar los bajos salarios de las maquiladoras.
Las maquiladoras...
La principal industria de Ciudad Juárez (ciudad de cruce de pasaje de frontera donde el narcotráfico y el tráfico de mujeres son constantes) son las maquiladoras, perteneciente a una multinacional. Muchas de las víctimas son empleadas de ese lugar... Se dice que les toman fotografías aduciendo razones de trabajo, pero que en realidad forman parte del banco de datos del cual los asesinos se sirven para elegir sus víctimas.
La prostitución es el negocio de mayor crecimiento en las economías frágiles.
La prostitución y la trata de mujeres generan anualmente un excedente de diez billones de dólares anuales.
Un negocio lucrativo y sustentable para las economías frágiles.
Múltiples teorías... Nunca probadas... La policía... El FBI... Negligencia en las investigaciones denunciada incluso por Amnesty Internacional.
Los años pasan. Los crímenes no se esclarecen. Se incrementan. Y la producción de películas e investigaciones periodísticas, telenovelas, etc., en relación al caso prolifera. El excelente documental de Lourdes Portillo Señorita Extraviada, Backyard, El Traspatio -película mexicana estrenada el 20 de febrero de 2009, dirigida por Carlos Carreras-, La Virgen de Juárez -protagonizada por Jennifer Lopez-, y más. Las publicaciones de Diana Washington Valdez...
¿Qué puede hacer una performance frente a la tragedia que puede aportar, se pregunta Jill? ¿Cuando hay tanta información y con eso no se hace nada?
¿Cuál es la venganza de las mujeres, pregunta Jill el primer dia, antes de comenzar un trabajo hacia el despojo, la ausencia de movimiento. Stillness.
Me vienen a la memoria las respuestas de María durante le proceso de construcción de Los Actos, Maria Sánchez Portillo. Alguien que siente miedo de salir a la calle.
Si yo pudiera yo haría... pero no puedo…
Pienso yo: clavar un cuchillo, desgañitarlo. No, no son mis respuestas… ¿Contar? Sí. Pero, ¿es sólo contar? o ¿cómo se cuenta?
Cómo se cuenta lo que ya se sabe. Cómo se lo cuenta para que no sea una historia más.
¿Qué puede hacer una performance? Erizar la piel. Repetir en los detalles la inocencia, la impunidad, hasta que ya sea insoportable.
¿Para quién? Para cada hombre que lo vea. Cada hombre que calló. Cada mujer que calló y calla. Cada hombre que reconozca en alguno de los detalles de la performance, los pactos secretos que concretamos día a día con una sociedad patriarcal, misógina.
Algunas de las imágenes que Jill cita en su artículo definen la creación de un espacio,
de un sentimiento, no de una narrativa. Un trabajo acerca de mujeres, hecho por mujeres (con la ayuda de hombres). Para estimular, activar, provocar a las mujeres.
Saliéndose de los códigos de construcción del lenguaje masculino. Un trabajo que va por debajo de la piel. Un trabajo que se dirija hacia formas femeninas de transmisión. No de información... ya hay demasiada información...

Entonces,
un trabajo concentrado sobre la presencia de la performer. Introducirse en una estructura ya pautada durante cuatro días de trabajo para luego poder participar de esta performance y ofrecerla en la Sala Roja del Nordisk Teater Laboratorium. En Transit.
Esta vez fuimos Hellen, Marion, Monica, Natalia, Natascha, Selen Jess, Zoe, Jill.
Cada vez un grupo de mujeres diferentes. Haciendo presente esa construcción.
A un mes y medio de esta presentación pregunto a Jill sobre lo que ella cree que falta en el camino hacia la equidad entre los géneros, a 26 años del a creación del Magdalena.
En sus palabras :

"THERE IS STILL A VERY VERY LONG WAY TO EQUAL REPRESENTATION ON THE WORLDS EXISTING STAGES. SO I THINK WE SHOULD CREATE OUR OWN"
(Aún hay un largo camino para lograr la equidad en la representación en los mundos. Pienso que debemos crear el nuestro propio)

MUJER Y ECONOMÍA: Bárbara Chiavarino

Si lo dice el New York Times...

Si lo dice el New York Times, que la opresión de las mujeres es la plaga humanitaria de nuestro siglo y que la liberación puede cambiar el mundo, entonces tal vez todos comenzarán a creer en esto un poco más, incluso nosotras las mujeres.

El New York Times Magazine llamó "Saving the World's Women"
http://www.nytimes.com/2009/08/23/magazine/23Women-t.html?scp=1&sq=report%20on%20saving%20the%20world%20women&st=cse).

En el siglo XIX el gran desafío moral fue la esclavitud, en el siglo XX el totalitarismo. En el nuevo siglo es la violencia contra las mujeres: abuso sexual, agresión con ácidos, uxoricidios con fuego y violaciones de masa. En muchos países las niñas no van a la escuela y las mujeres son marginadas; estos países son sofocados por la miseria, el fundamentalismo y el caos. ¿Es tal vez una casualidad? ¡Yo creo que no!
Y de sexismo no está ciertamente libre occidente. Un occidente que mientras de verdad debe liberarse a sí mismo, no puede ignorar las propias responsabilidades por la lucha de la emancipación de las mujeres en los países en vía de desarrollo.
Luchar cuesta, cuesta incluso desde el punto de vista económico. ¿De dónde vendrá el dinero para ayudar a las mujeres? EEUU – que asigna "mucho más" que los otros países – destina apenas el 1% del balance nacional ... lo dice el NYTimes...

Como siempre nos toca a nosotras. Nos toca aún y siempre a nosotras, ¡maldición!

Sálvense ustedes mujeres y salvarán al mundo.

LAs MAGDALENAs DE PROUST


Naranja lima

por Marcela Brito

La mesada de la cocina poblada de tallarines esparcidos, colmados de harina blanca, para evitar el pegoteo. Las manos de mi mamá, sincronizadas, aireando los cabellos de la comida dominical y yo con mi tarea de terminar de leer Mi planta de naranja lima.
Voy al cuarto de mis padres con mi pollito bebé, con el que éramos inseparables por esos días, manoteo un Corin Tellado del primer cajón de la cómoda que me había despertado curiosidad, lo disimulo bajo el otro libro, y vuelvo a la cocina, a ocultarme bajo la mesa de largo mantel, del lado contrario al que circulaba mi madre.
El libro prohibido tenía en la tapa, en primer plano, un negro de espaldas anchas y hacia atrás como si fuera su propio sueño, una rubia curvilínea, al decir de la autora. Tantas cosas entre manos debatiéndose desde mi niñez entre el deber y la curiosidad. Comienzo a leer, con excitación temblorosa, la descripción del muchacho que resultó ser un esclavo, entusiasmado con la imposible figura de la hija del patrón.
El pollito salta a mi rodilla. Lo rescato. Recupero, por unos momentos, el lugar de la lectura y siento a mis espaldas a mis hermanos que juegan con el tren que mi tío me regalara el último cumpleaños. En otras circunstancias hubiera corrido a buscarlo ante el temor de que lo destrozaran. Ponen en marcha mi tren azul de chapa que empieza a dar sus pitidos. Mi pollito asustado, salta por encima de mi pierna. Suelto los libros y lo apreso con mis dos manos. Chicos basta -dice mi madre- Vayan al corredor! Y el aire se tupía de aroma a tuco y laurel.
Mi pollito se mantenía tan quietecito, que empecé a creerlo muerto. Hacía dos días que cada vez que estaba en casa iba a buscarlo porque había tenido otro al que dejé de ver por dos semanas y se había convertido en un ave extraña para mí. Hasta había cambiado de color! A mí sólo me gustaban cuando eran amarillitos y bebés y para que no me pasara como esas madres que dicen: "Crecen tan rápido los niños que siento que no alcancé a disfrutarlo", pasaba el mayor tiempo con él, observando su comportamiento, sus plumas.
Salí, agazapada, al patio con su cuerpecito tibio entre las manos y elegí mi árbol que no era de naranja-lima, pero sí un eucaliptus frondoso y de ancha base. Sería mi confidente.
Había visto la reproducción de un cuadro de Dalí dónde dos impotentes mujeres gigantes, eran sostenidas por sendas muletas y se me ocurrió que podría hacer lo mismo con mi pollito inerte. Junté ramas pequeñas que derivaran en horqueta y corté varias de diez centímetros. La parte larga iría enterrada en la tierra y la otra, en V, sostendría alguna parte de su cuerpo. Coloqué una bajo el cogote, una bajo cada ala desplegada como en situación de vuelo y otra bajo su panza. Le daría así, la posibilidad de elegir si quería quedarse en la tierra o convertirse en angelito.
De rodillas entre las raíces emergentes de mi árbol, elevé mis ojos hacia la espesura de su copa y le encomendé a mi pollito: Acompáñalo, casi sin que se de cuenta, en lo que él elija –dije.

CONTRA VIENTO Y MAREA I: Marcela Gayoso

Marcela Gayoso

por Natalia Rey

La entrevista de hoy es a Marcela Gayoso, directora, docente y bailarina. Su último espectáculo es Expulsados (al margen) los domingos a las 21hs, en el Teatro Fray Mocho.

¿Cómo fue tu recorrido con la danza?
Mi primera maestra de danza fue Alicia Rajmusen a los 8 años, me acerqué a través de la danza clásica. A los 18 comencé a estudiar contemporáneo y al final de los 80 conocí la Capoeira, que me conmovió. Junto con ella venía el mundo afro.

¿Quiénes fueron tus maestros?
Mi Maestra es Isa Suárez, también Mestre King, Augusto Omolú, Alberto Sánchez y el antropólogo Alejandro Frigerio.

¿Cuál es tu actividad actual, sos directora, docente, actriz, bailarina?
Bailarina soy, pero no ejerzo. La dirección no me deja mucho espacio para hacer las dos cosas, tendría que encontrar a alguien que me dirija pero eso es bastante difícil. En este momento estoy bailando en "Expulsados (al margen)" pero es una pequeña participación.
Por sobre todo soy docente, me gusta enseñar, tengo muchos grupos. No tengo una división muy tajante en si soy bailarina o actriz, esto es difícil de separar para mí y es más difícil en el mundo afro, donde todo proviene de un ritual y ahí todo está incluido y relacionado.

¿Cómo fuiste construyendo tu profesión y desde qué necesidad personal?
Al principio hice de todo, vendí celular, trabajé en oficinas, hasta llegué a tener un puesto de flores; pero con el resultado de su venta pude irme a capacitar a Dinamarca en el Odín Teatret.
Me costó mucho darme cuenta de que yo podía hacer de mi pasión una profesión, el comienzo fue duro y estuve remando a palo seco un tiempo pero fui avanzando. La pasión siempre fue el motor, tanto para el espacio docente como para el grupal.
Armé con Mónica Gluckman, una percusionista, clases integrales de danza y percusión, después presenté unas carpetas para dar clases en los programas culturales en barrios y así trabajé mucho tiempo en los centros culturales La Paternal, Tato Bores y Roberto Santoro.
Tanto el espacio docente como el grupal se fue armando como una gran bola de nieve y lentamente empezó a rodar.
En el año 91 viajé a Salvador (Bahía-Brasil) por primera vez y en el 92 volví para quedarme seis meses aprendiendo el arte. Cuando volví a Argentina me decidí, ¡quería vivir de esto!

¿Qué obstáculos tuviste?
La primera dificultad es uno mismo y a veces también lo que nos inculcaron (como "deben" ser las cosas o los trabajos "correctos"). Al mismo tiempo la veía a Isa con su hijo y pensaba que ella podía, pero sin embargo seguía sintiendo que no había viajado lo suficiente, que no era brasilera, etc., etc.

¿A quién le agradecés acompañarte en este proceso?
A los maestros, porque son ellos los que te abren la puerta y te inculcan. A veces te acompañan, a veces no; pero lo que tuvieron que hacer lo hicieron.
A mi familia, porque a pesar de todas sus dificultades me acompañaron y todavía hoy intentan entender mi elección.
A las personas que vienen a mis clases, a la gente que confía, realmente les agradezco porque están escuchando, me están creyendo y en ese momento deciden estar ahí.

¿Cuáles son tus sueños hoy?
Tengo diferentes sueños. En el orden social, no pensando en los espacios macro sino en los micro, en mi ciudad. Me gustaría mucho que haya más poder de reflexión en la ciudad. Esto no significa que tengamos que pensar todos lo mismo, sino que la gente no repita pensamientos o frases sin reflexionar. A veces esto me desesperanza un poco.
En el orden artístico poder llevar el trabajo de mi grupo un poco más allá del círculo en el que nos movemos habitualmente. Poder viajar para nosotros es muy difícil. Sueño con hacer algún trabajo de intercambio, eso me encantaría, al igual que hacer mi espectáculo en Bahía.

¿Cómo se pueden contactar con vos?
Mi teléfono es el +54-11-4923-3385 o a info@afroendanza.com.ar.

CONTRA VIENTO Y MAREA II: Blanca y El Entre

Aquí transcribimos parte de la carta que Blanca Rizzo envió a los integrantes de El Entre, el grupo que ella coordinó y dirigió desde hace casi tres años. Blanca fue entrevistada por MAGDA en ediciones anteriores (septiembre y octubre, Entre el ARTE y la POLITICA I y II) y nos pareció importante sumar este testimonio de "cierre".


"Les cuento que he tomado la decisión de retirarme de la dirección de El Entre y esto está produciendo la mutación del grupo a otro formato y con otro nombre. Este proceso llevará un tiempito y en el medio El Entre aparecerá como tal en algunos eventos. La decisión tiene que ver básicamente con el encuadre y con que mi cabeza, en el proceso, se fue radicalizando cada vez más hacia el arte y la política lo cual marca un rumbo que no es fácil de sostener con un grupo tan grande. La producción de base, la estructura, para que las fuerzas que se generan en un grupo artístico-político de este tipo que son muchas y diversas, puedan entramarse, unirse, crecer y pensarse a sí mismas, es que los que amasamos el objeto artístico desde el cuerpo estemos dos veces por semana (como ultra mínimo) de 10 a 13 y que se pueda trabajar mucho más fuertemente de lo que pudimos en el terreno de las ideas. Esto ocurrió desde siempre intermitentemente y estuvo, además y como dato no menor, signado por una enorme movilidad de gente y por más que le busqué y le buscamos mil vueltas no logré ni logramos cambiar este mecanismo y de a poco, porque soy humana, se me produjo un agotamiento sin retorno. Quizás si este querido paisito apoyara este tipo de proyectos, otro sería el cantar. Pero el hubiera o hubiese no existen. Solo existen el fue o el es. Por otra parte, en todo este tiempo el grupo de jóvenes logró un acercamiento muy fuerte, muy sincero y de mucho amor y eso es lo que está permitiendo dar paso a otro grupo que tendrá sus propias características, sus propias reglas inventadas nuevamente y eso me hace bien y me parece buenísimo y en la medida de mis posibilidades lo voy a facilitar y a apoyar.Este trabajo de dirección vino ligado ontológicamente a un fuerte trabajo de docencia, ya que necesité generar un proceso de enseñanza-aprendizaje para transmitir las técnicas creativas de improvisación y composición, en las cuales me especialicé a lo largo de la vida y que en el ámbito de la danza y de la actuación no están aún demasiado instaladas. Los actores y bailarines, por lo general, las desconocen.

Hasta ahora, y a pesar de las dificultades, mi motivación era fuertísima. La prueba está en que en tres años, solo falté dos veces, con aviso, por sacada de muela y por concurso docente. Nunca nadie recibió un solo peso por este hacer. Pudimos generar algún ingreso a través del Festival, o fiestas, más algo que nos dio el Sabato, que nos permitieron comprar vestuario y cubrir gastos menores. Agradezco profundamente a toda la gente que participó de esta experiencia que duró casi 3 años desde que empezamos allá por los fines del 2006 con Caro y Juan. Muchos son amigos que por suerte me decían que sí. Alumnos del IUNA, de Danza comunitaria de La Boca, del Instituto de Teatro de Avellaneda, artistas amigos que convoqué porque nos conocíamos de obras anteriores que había dirigido como en el caso de Fabián y Marcelo o por afinidad mental y generacional como en el caso de Ramiro. Otros entraron en la convocatoria y otro grupito se acercó a través de alguno de los integrantes. Flor invitó a Cristian. Mariano a Nadia y Jennifer. Juan a Juan Bobbio, etc. Fue un tirarse a la pileta. Un riesgo. Una corazonada. Una puesta de sangre y compromiso gigante. Y fue lo que fue. Intenso, por momentos caótico, por momentos sublime, con momentos de puro aguante y por momentos de festejo. Todos somos diferentes después de esta acción colectiva. Todos crecimos, todos mutamos. Hay 34 personas que pasaron además de los 16 que estuvimos hasta el último tiempo. 51 personas fuimos tejiendo como supimos y pudimos un hacer, un saber dentro del arte, de la política, del espacio público, pensando estos campos como un entramado. (Oh! Oh!. Releyendo, acabo de darme cuenta que ese número es mi edad. Que tendrá que ver la matemática en todo esto? Como no recordar que esta investigación empezó pensando en la relación que había entre el cuerpo y el número!¡Como no pensarlo!)
..."

MAGDALENAS TRABAJANDO



Travesía teatro


Natalia Rey



http://www.travesiateatro.com.ar/











Ricardo y Lear, no nos une el amor

Natalia Tesone forma parte del elenco de Ricardo y Lear, no nos une el amor, basado en la obra de William Shakespeare, con libro y dirección de Patricia Palmer. 24 actores y actrices en escena. En el Taller del Ángel. Mario Bravo 1239. Domingos, a las 20:30. Entrada: $25. Descuentos a jubilados y estudiantes.


Sacco y Vanzetti

Natalia Marcet y Natalia Rey actúan en la obra escrita por el dramaturgo argentino Mauricio Kartun, Sacco y Vanzetti, que con tanta repercusión se estrenó a principios de la década del noventa y se reestrenó el 26 de Marzo de 2009 en La Plata, con dirección de Viviana Ruiz, en la sala Armando Discépolo de La Comedia de la Pcia. de Buenos Aires.
El colectivo de artistas que conforman la Cooperativa S&V y la Cooperativa de Trabajo Bauen, recuperado con el apoyo de la Federación de Empresas Recuperadas, intelectuales, artistas y distintas organizaciones sociales y políticas celebrarán la reposición de esta nueva puesta en la Sala Auditorio Bauen (Callao 360) que se puede ver los viernes, sábado y domingo.


Festival Voix de femmes

www.voixdefemmes.org

Se realiza una vez más el encuentro y festival Voix de femmes (Voces de mujeres) en Bruselas y Liège del 18 al 28 de noviembre de 2009. Se trata de un encuentro artístico y político: conciertos y obras de teatro con grupos en donde la presencia de la mujer artista es fundamental. Este encuentro artístico tiene un "corazón" y es la Red Mundial de Solidaridad con las madres, esposas, amigos/as de personas desaparecidas de diferentes países (Afganistan, Líbano, México, Argentina, Chile, Francia, Palestina, Kurdistan, Marruecos, Argelia...)
La dirección artística es de Brigitte Kaquet.

Ana Woolf trabaja con esta Red y estas mujeres desde el año 2000.
En esta oportunidad Ana hará Semillas de memoria en francés y será la primera vez que dictará un taller exclusivamente para las mujeres miembros de la Red de Solidaridad. Ellas son mujeres que se convirtieron en políticas por la fuerza del destino, debido a la desaparición de uno o más miembros de su familia. "Este año, desde el taller, -dice Ana- comenzaremos el camino hacia lo que será en un futuro una manifestación artística: una obra de teatro/performance que las tenga a ellas y a sus países como protagonistas."

ESTACION JUNIN


STELLA EXPERIMENTA TEATRO
por Stella Tuñón
Creo que cuando se cuenta una historia es mejor contarla de noche, así que aquí me pongo... a reflejar parte de la mía con el teatro.
Hace unos años, como diez o más, comencé la tarea de lograr algo personal o... aliviar penas. Entonces di los primeros pasos hacia el teatro, conociendo a un grupo de mujeres que querían trabajar locamente con la psicología femenina. Así fue que formamos un grupo circular, entrenando durante varios meses y en sitios insólitos, como hasta ahora. Comenzamos a generar formas muy importantes de comunicación, por ejemplo, lenguaje propio, muy cómico. El espectáculo se llamó Metaodos o El interior de la mujer, donde cada una expresaba la obsesión a la que estabábamos... ¡atadas! Cada una desde su locura . Fue una maravillosa creación. La hicimos muchas veces y hasta nos presentamos en la Facultad de Odontología de La Plata y en la univessidad de Junín. También en el Museo de Telefónica de Buenos Aires. Fue tan "intensa" la vivencia que hasta se rajaron las vestiduras... por lo menos la mía en el escenario cuando, arrastrándome, me desgarré el vestido enagua que tenía (con una astilla del piso), así que quedé hecha jirones; esto ocurrió en el año 1999. Y desde ahí seguimos juntas hasta hoy.
Bueno... este es el primer capítulo. Luego seguiré contándoles otras experiencias de las Experimentateatro.

CONVOCATORIA

Las integrantes de Magdalena Estación Junín invitan a participar de la reunión informativa que se llevará a cabo el día viernes 6 de noviembre, a las 19.30 hs, en la Biblioteca Popular Florentino Ameghino, calle Padre Ghío 64.
En esta reunión se dará a conocer las bases de participación e inscripción para la MUESTRA NACIONAL DE TEATRO BREVE, denominada:
" ENCLAVE DE MUJERES: Miradas, Mundos...en Minutos"
La invitación está destinada a escritoras/es de textos teatrales, actrices, actores, bailarinas/es, cantantes, músicas/os, artistas de variedades de Junín y aledaños.
Este evento está organizado por la Red Magdalena Junín.Los esperamos.Gracias.Marga Chiaro, Zunilda Milens, Nélida Speroni, Stella Tuñón, Mariela Díaz.Sede Magdalena Estación Junín: Biblioteca Popular Florentino Ameghino. Calle Padre Ghío 64, Barrio Belgrano, Junín.

ROSTRO DE MUJER: Adhelma Sarmiento

CONOZCAN A ESTA BELLA DAMA...

Por Mariela Díaz

Les presento a una mujer llamada Adhelma Sarmiento de Cuestas. Maestra jubilada, teatrera, cuenta cuentos, escritora, cineasta...
Ella vive en Rojas. La conocí en una escuela, en el pueblo de Carabelas, contando cuentos.
Con su habitual generosidad, me ha alojado en su casa, una vez a la semana, durante algunos años escolares, aliviando de esta manera mi estadía laboral en Rojas.
He aprendido muchas cosas de ella.
Y como todo lo bueno es meritorio compartirlo, aquí va este mini reportaje a mi querida "Doña Adhelma".
¡Que lo disfruten!


¿A QUÉ MUJERES ADMIRA?
A varias, en este orden: a mi MADRE, a mi SUEGRA, a EVITA, a las Madres de Plaza de Mayo.
Otra es una mujer que luchó en los campos de batalla en tiempos de la independencia, incluso luchaba embarazada y a caballo: JUANA AZURDUY DE PADILLA, General del Ejèrcito Argentino post-morten. Ella perdiò a sus 5 hijos y a su marido en las batallas por la Independencia en el Alto Perú.
Finalmente, también a la DELFINA, la mujer que por amor a su hombre, Pancho Ramirez - el caudillo entrerriano - luchó junto a él en los campos de batalla.

TRES MOMENTOS CLAVES DE SU VIDA
1) El día que conocí a Héctor, mi marido, el amor de toda mi vida.
2) El día que nació mi hijo.
3) El día que nació mi hija.
Agrego otros dos:
4) El día que Héctor se fue para siempre, es decir, el día de su muerte.
5) El día que me gradué en la Universidad Nacional del Litoral con 73 años cumplidos.

¿QUÉ PROGRAMAS DE TELEVISIÓN LE GUSTAN?
Veo poca televisión, prefiero la radio.
Puedo hablar de los 2 canales que más miro: CANAL ENCUENTRO y CANAL 7, o sea, la televisión pública.
De ENCUENTRO todo es bueno. De la Televisión Pública, varios programas: el que más miro es "ESTUDIO PAIS 24", y el "Noticiero Internacional" de los días sábados al mediodía.
Programas documentales, sobre todo de Historia Argentina y Latinoamericana.
Programas de Educación y de CienciaPelículas argentinas y las extranjeras de colección

¿CUÁLES SON SUS LIBROS FAVORITOS?
Algunos nombres:
Las Venas Abiertas de América Latina (de Eduardo Galeano)
Patas Arriba, la escuela del mundo al revés (también de Eduardo Galeano)
Casi todos los de Isabel Allende
Temáticas: Historiográficos, de Sociología, de Educación, de Política.

¿CUÁL ES LA FOTOGRAFÍA QUE MEJOR LA RETRATA?
Una sacada a los 9 años que muestra la timidez que me caracterizó durante gran parte de mi vida (timidez que con los años pude vencer)

¿A QUÉ COSAS DICE "NO"?
A la tilinguería, a la chabacanería, a los chismes, a negarse a golpear las puertas cerradas (siempre vale la pena golpear esas puertas, el NO uno ya lo tiene al encontrarlas cerradas, pero golpeándolas, si uno tiene la convicción de que debe hacerlo, pueden abrirse para lograr un propósito)

¿UNA ANÉCDOTA ESCOLAR?
ANECDOTA Nº 1
¡Cómo olvidar a mi maestra de primer grado! la señora Harper de Cremona (se me "chispoteó" su nombre), bajita, regordeta, seria, gritona, muy exigente - como la mayoría de las maestras de entonces – pero con un profundo sentido de su responsabilidad profesional, condiciones que sabía inculcar en sus alumnos aún a riesgo de infundirnos miedo. Y es cierto, yo siempre le tuve miedo, tal vez por aquella poco feliz circunstancia que tanto me avergonzó: ¡me hice pis en el aula!. Yo era muy disciplinada, pero seguro no daría más para haberle solicitado ir al baño en hora de clase, así que cuando ella me respondió que "para ir al baño estaban los recreos", no pude aguantar y ahí nomás el pis se me escapó. Yo me sentaba en el último banco, de modo que al ratito el líquido empezó a deslizarse hacia adelante, y ni bien lo advirtieron mis compañeros empezaron a gritar: "Señora, la Sarmiento se meó". ¡Dios mío, qué verguenza!, aún me parece sentir el clásico arrebol de mis mejillas, siempre dispuestas a colorearse ante cualquier contratiempo ¡y vaya qué contratiempo!.

ANECDOTA Nº 2
1946 y el inicio de mi quinto grado fue para mí muy especial: papá había sido trasladado por Obras Sanitarias de la Nación a Gonzalez Chaves, así que ese año sólo concurrí a la Escuela Nº 1 escaso mes y medio. Pero en tan corto lapso cambiamos dos maestras, la primera de ellas, la señorita Dionisia Arribalzaga, dejó en mi un mal recuerdo no olvidado a mis 75 años. El debe y el haber forma parte de toda experiencia de vida, así que narro aquel episodio escolar que tanto dolor me causó a mis inocentes 11 años.
Esto fue lo que sucedió: la señorita Arribalzaga apareció el primer día de clase con su guardapolvo tableado adelante y prendido atrás, señal de que era recién egresada; hermosa, suave, la más joven del plantel, así que rápidamente se hizo querer, y todos los chicos rondábamos a su alrededor como moscas entre la miel. Dos compañeros de apellido Murúa, mujer y varón, hermanos mellizos – que vivían en un chalecito en calle Dr. Alem casi esquina Pueyrredón - le dijeron a la señorita Dionisia que alguien anónimo, aunque parecía voz de mujer, los insultaba por teléfono, algo muy raro entonces, sobre todo por el hecho de que casi nadie tenía teléfono en su casa, ellos lo tenían por el taller de su papá. También por aquellos días supimos que nuestra angelical maestra no continuaría con nosotros: era suplente, y en pocos días se haría cargo la maestra titular, señorita Erlinda Carenzo, así que el desconsuelo de todos fue enorme, y entonces, como para paliar nuestra pena, la Arribalzaga nos dijo que a modo de despedida nos invitaría a su casa a tomar chocolate.
Nosotros no teníamos teléfono, el único del barrio estaba en la carnicería de don Travieso, y además, para la mayoría de los chicos, el uso del teléfono era casi desconocido entonces. Pero...volvamos a mi quinto grado; justo el último día que la señorita Dionisia estaría con nosotros, nos anunció que no se iría sin descubrir a quien molestaba a los hermanos Murúa, así que acudió a un recurso "pedagógico" muy especial: cada alumno debería pasar al frente, y "aquel o aquella que demostrara nerviosismo o se pusiese colorado, sería el culpable de los llamados anónimos", eso dijo. Así fue nomás, íbamos pasando al frente, donde ella nos sometía a una especie de interrogatorio nada convencional, razón por la cual algunos chicos terminaban llorando. Cuando me tocó verme en ese lugar, sentí el calor que coloreó mis mejillas, y ante aquel insólito interrogatorio, sentí también que los ojos se me llenaban de lágrimas, cosa que me sucedía con frecuencia a raíz de mi timidez.
Terminó la tortura y también el día escolar sin develarse la incógnita - al menos eso creí yo – y por la tarde, todos iríamos a lo de la maestra a tomar el chocolate prometido. ¡Aún me duele aquel recuerdo!: noté que al llegar yo todos se callaron y me miraron con curiosidad, pero ingenua como era no me di cuenta de nada, hasta que una compañera se acercó y me dijo: "la maestra nos contó que vos sos la de las llamadas telefónicas porque fuiste la que se puso más colorada al pasar al frente, total, como ya te vas, sabés que no te pueden castigar".
El mundo se me vino encima: ¡yo... acusada de algo que ni remotamente se me había ocurrido!, que tampoco podría haber hecho al no tener teléfono, y por si fuera poco, señalada ante todos mis compañeros por esa señorita tan "adorable" con la que yo me había encariñado al igual que los demás. No, no podía ser cierto que ella me acusara... pero fue así nomás, y el dolor de la injusticia hizo que de inmediato mis ojos se llenaran de lágrimas; tuve ganas de gritar mi inocencia, pero apenas pude balbucear un "yo no fui". Me sentí mal, muy mal, y opté por retirarme en silencio mientras iba llorando a moco tendido por la calle; tenía verguenza y a la vez temor de contarle a mi mamá lo sucedido, así que durante mucho tiempo me tragué el secreto de este episodio que me marcó tan duro.
Estaba prevista mi concurrencia a la escuela unos veinte días más, tiempo suficiente para conocer a la poco simpática señorita Carenzo, pero de la que al menos no recibí ningún trato injusto. En ese lapso empezó a correr la bolilla de que había sido un invento de los mellizos eso de los llamados anónimos, pero yo no pude recuperarme de tamaña injusticia, así que casi fue un alivio mi último día en esa escuela.
Desde entonces han pasado 60 años pero nunca pude olvidar aquel episodio. ¡Y qué cosa! a pesar del sabor amargo que me dejó, andando los años saqué algo positivo de él: cuando me recibí de maestra y empecé a trabajar, me juré que jamás cometería con ningún alumno una injusticia semejante. Estoy en paz, creo haber cumplido con ese mandato: algún tiempo atrás, mis ex alumnos de la Escuela Nacional Nº 55 de Rosario, cuarenta años después de egresados, revolvieron cielo y tierra para localizarme en Rojas – donde vivo - y me homenajearon con un cálido y amoroso recuerdo




Aquí va un agregado, es un pequeño discurso mío en el acto de colación de grado en Santa Fe en diciembre/2008. Para escucharlo, deben poner PAUSA a la música inicial del film. Dirección de la página: Página de "META VIVIR NOMAS"
http://www.everyoneweb.es/metavivirnomas/

COSAS IMPORTANTES: La Minga en Rojas



13 ,14 y 15 de noviembre en Rojas

LA MINGA XIII “EL SILBATO QUE ROMPE EL SILENCIO”

Como en aquellas noches de entonces, cuando el silbato del Federico rompía la modorra del seguro hogar de los rojenses, llega otra edición de LA MINGA, la fiesta de la ciudad, que desde hace ya quince años venimos realizando, con la misma utópica alegría que las genera. Esta fiesta que nació como una necesidad expresiva de un grupo de gente para darle marco más amplio a las ferias de artesanos y con una raíz neta de la zona, ya que con ese nombre, “mingas”, se denominaban a los encuentros laborales festivos organizados por los campesinos (la antigua gente, la que sembraba y cosechaba ) para hacer la tarea de la tierra entre todos. Vecinos, amigos, allegados; se reunían de chacra en chacra, con un sentido social casi perdido y con la alegría del logro consumado expresado en bailes, cantos, comunión de seres vivos al terminar la jornada laboral.
El silbato también es un valor perdido. Partió el último tren desde acá, desde donde hoy estamos haciendo esta fiesta. Creemos fervientemente que el tren debe volver. Porque es un símbolo de progreso y vida para la zona, porque quienes lo devastaron son los enemigos del pueblo y porque en su sentido más básico es un medio de la gente. El silbato es una especie de alerta, de no quedarse dormido, de llamado urgente para construir entre todos una sociedad más justa. El silbato del tren es el llamado para esta reunión hecha por la gente y para la gente. Mantiene su espíritu independiente y solidario, sin fines de lucro y humilde. Han pasado por las mingas cantidades de hacedores de cultura: músicos, artesanos, actores, murguitas, titiriteros. Se han sumado a la misma cantidad de personas; curiosas en sus primeras ediciones, entusiastas en las siguientes y con un sentido de pertenencia de las mismas en las más recientes ediciones. Los rojenses preguntan por ellas, los amigos visitantes indagan por la fecha para la próxima, los artistas invitados vienen sabiendo que no hay recaudación monetaria, sólo espiritual. La retribución de todos los que hacemos posible estos encuentros es esa magia que flota cuando se reúne gente a compartir los ideales genuinos de una existencia digna.
Estamos agradecidos a todos los que hacen posible otra edición de la fiesta de los rojenses. Lógicamente y sin dar nombres nos enorgullece comprobar que de la gente más humilde y sencilla aparece la ayuda para hacerlo posible. Disfrutemos entonces este otro silbatazo del pueblo.

GORDAS EN TRANSIT


GORDAS en TRANSIT.

Por Natalia Marcet

Lo bueno de los recuerdos es que nos pertenecen. Y nadie te los puede robar, dicen por ahí.
Tardaba en ponerme a escribir para la edición del blog de Magda de este mes.
Escribir significa, para mí, entre otras cosas, dar testimonio de algo que ya sucedió. Documentarlo. Dejarlo asentado para la historia. Y a un mes de haber regresado a la Argentina, no me resigno a que la pura experiencia de la concreción de un sueño se transforme, solamente, en letra escrita. Mi alma aun deambula por cada uno de los seminarios, cada una de las performances, cada rostro, sonrisa o mirada que viví en la sala roja, la sala blanca y la sala negra del Odin, por los pasillos del CTLS, por la suite Royal, la cocina, el Valhalla...por cada uno de los centímetros que significo Transit.
Pero, si no te vaciás no te podés volver a llenar, resuena estos últimos días de septiembre en mis oídos.
Entonces, decido sentarme a contarlo, como se cuenta el secreto más preciado a las personas más queridas: mi mamá y mi papá.
Salí de la Argentina, feliz, decidida a vivir, sin ataduras, dentro de lo posible, esta hermosa oportunidad que me deparaba la vida. Había pedido protección y ayuda. Un día antes había ensayado bajo los ojos de Susana Freire, para que me diera "otra mirada". En Ezeiza, había dejado los extra kilos: ropa, dulce de leche, yerba, programas de mano de Blanca es la noche, que mis papás colocaron en bolsas de supermercado prometiendo guardarlo para la vuelta.
Al poner la pata en el avión me dije: "En 1999, recién recuperada de 14 interminables años de bulimia, fui a Nueva Zelanda, a mi primer Festival Magdalena como participante. Mi miedo, el miedo de mi entorno era: ¿Qué hará esta chica sola y tan lejos con la plata y con la comida? Diez años después Gordas, el solo que cuenta mi "temporada en el infierno", viaja invitado a participar en Transit. Diez años. Una historia. Salir para contar la historia.
No había dormido en todo el viaje. Escuchaba música: "Riders on the store", de The Doors; "Break on through to the other side". Alguna música ambiental.
Al llegar al Odin, veo a Ana salir sonriente y con su rostro coloreado. Salté. Nos abrazamos.
Al entrar encuentro a Julia, a Yamile, a Gabriela, a Luciana.
Ana había preparado sushi para recibirme. "¿Vienes para trabajar en cualquier cosa?", me dijo Julia. ¡Sííí! Aún no podían creer que después del viaje kilométrico, yo estuviera "espléndida". La felicidad.
Allí comenzó la aventura.
Ensayos nuevos con Ana para ajustar "últimas cosas". Ana me pregunta, "¿ensayo previo con Julia, para ayudar a seguir creciendo en el trabajo"? Me asusté. Y le pedí a Ana que la devolución la dejáramos para después. Me equivoqué. Aún creía que yo podía menos de lo que puedo. Aún me veía más frágil de lo que soy, más susceptible. Otra distorsión a limpiar.
Me sumé al trabajo. Días que comenzaban a las 6 de la mañana. Que encontraban huecos donde poder ensayar con Ana en la sala Roja. Y reparar la escenografía que se había roto durante el viaje. Con la ayuda de Fausto, Phillip, Angelo.
Ya había comenzado "En la periferia de Transit" y yo era la encargada de preparar el desayuno junto a Maria, Jess y Meg. Mientras seguíamos con los últimos ajustes para Gordas, y participaba de los seminarios de Julia, Else Marie, Roberta.
Estaba feliz, pero asustada. En el medio, Ana me había propuesto hacer tortas para vender en el bar de Transit. Que contradicción, ¿no?, o qué integración.
El último ensayo antes de la función fue a las cinco de la tarde del 7 de agosto. En la carpa de circo que estaba afuera del edificio. Deborah me había ayudado a ver algunas cosas de manipulación. Francesca me había sugerido alguna que otra cosa.
Caí de rodillas para explicar a los técnicos que debía agujerear la pared para colocar tres pitones: la negociación fue tres pitones, tres tortas.
La noche anterior, entré a armar en sala, la sala Blanca, la misma que en dos oportunidades anteriores había recogido mi sudor de entrenar. Yo soñaba con volver a ella y hacer un espectáculo. Entré luego de ver "The Songs of the Silent", la historia de una sueca que había pasado años en un neuropsiquiátrico. Había llorado mucho al verla, había viajado con ella. Ella era mi compañera de habitación en la suite Royal.
Esa noche, Ana y Francesca me ayudaron a colgar la escenografía. Ahora quedo yo, les dije, y me quedé sola en sala. Comenzaba a habitarla.
Debía cocinar las tortas de Gordas. Debía arreglar dispositivos técnicos.
Terminé de trabajar a las 3 de la mañana. El vestido debería guardarse en el camarín, porque por la mañana estaba el seminario.
A las 11 me levanté. Yamile me había reemplazado en la preparación del desayuno, me dolía todo el cuerpo. Comencé lentamente a hacer las cosas necesarias. Francesca me había regalado un delantal dado por su mamá.
Al llegar Ana, me dijo: "Hoy es fiesta". Claro que sí, pensé.
Una traducción, hecha contra reloj por Zunilda Roldán desde la Argentina y corregida por Ana, aguardaba impresa en una mesa presidida por un cartel impreso por Anne Savage, que en inglés lo ofrecía a quienes no hablasen el castellano para que lo leyesen antes de la función. Yo había ensayado en la Argentina el monólogo del principio en inglés, pero habíamos desistido por esta vez de hacerlo.
Antes de la función, le dejo una invitación con un alfajor a Julia para que viniera. Ella me pregunta si quería que entrase a sala para ver si estaba todo en orden. Le dije que sí. La imaginé en un punto del público, así como a Ana, a Francesca y a Deborah, también a Luciana, a Fausto, a Else Marie, a Roberta, a Donald, quienes me habían acompañado, a Jill, con quien estaba trabajando para The acts.
Entonces llegó el momento. Allí estaba yo, detrás de la mesa con la crema, las bases de las tortas. La gente circulaba a mi alrededor. Luciana se acercó y me sonrió, yo batía la crema. Algunas, Patricia Ariza por ejemplo, me preguntaba: ¿la comeremos? Jill sonreía desde lejos, Geddy me miraba con sus ojos picarones y cómplices, mientras Ana, mi directora, mi hermana del alma, me cuidaba con sus ojos brillantes como un amanecer. Por allí deambulaban Madeline y Helen Varley de Nueva Zelanda, Deborah, me faltaba Sally, no podía dejar de pensar, mientras batía la crema, que Nueva Zelanda había sido la primera salida fuera del agua.
Salir para contar la historia.
Dediqué la función a Ana, a Julia, a Sally, a mi mamá, a mi hermana Virginia (muerta) y a mi abuela Kungatá (artista frustrada).
La noche anterior, por teléfono, mi mamá me había dicho que yo era una heroína. Una sucesión de imágenes caen sobre mi memoria y quisiera ser una cámara fiel para construir el story board de mis recuerdos en cada una en cada una/o de las/os que lean este escrito. Pero pareciera que a veces sesgamos.
Comencé a temblar. Entregué una torta a Phillip (a sus ojos celestes como el mar) y otra a Angelo, para que las guardasen en la heladera y entré a sala.
Ana me abrazó, Julia (con su hermoso saco turquesa y dorado de reina hindú) me abrazó. Abracé a Francesca (que estaba muy emocionada) y entré al vestido que forma parte de la escenografía.
"Naty, tenés que salir para contar la historia" dijo Ana. Otra vez, como cada vez que viajamos juntas con Gordas. Me temblaba la voz. "Mi voz tiembla y voy con ella", dice Julia... Fui con ella.
Una soga se trabó, pero eso no importaba. Diez años después estaba en el lugar deseado, haciendo lo deseado: contar la historia. Mi historia. La historia de una mujer, todas las mujeres que deambulan perdidas por la frontera mental, la periferia de la normalidad, el precipicio.
El teatro me daba nuevamente esa posibilidad de transformar, de convertir: lo que había sido mi veneno es mi alimento.
Posibilidad de adueñarme de mi vulnerabilidad. El centro era ése, no más espejismos de fortalezas mentirosas. Adueñada de mi vulnerabilidad, cuento. Cabalgo una y otra vez mi historia porque el teatro me da las herramientas para hacerlo, para entrar y no desbocarme en ella.
Allí estaba yo, en ese lugar, en ese momento para el cual había trabajado tanto, para transformar.
Escribo esto y una lágrima me recuerda que todo ya es recuerdo, tal vez uno de los más bellos.
Final de la función. El aplauso estalla, me llena el corazón. Veo lo ojos de Ana, los de Julia, los de Francesca, los de Madeline. Me invade una timidez suprema y no puedo quedarme para decir nada ni para agradecer nada. Ya todo había sucedido durante la performance. Me siento desnuda. Me siento adulta. (El rostro de niña no pierde su frescura y se hace mujer).
Salgo a esperar a quienes me habían honrado con su presencia con un pedazo de torta, como siempre luego de cada función. Julia se acerca. "Ahora si podemos hablar ¿no?" Sí quiero. Quiero tu devolución. "Luego te doy el regalo que tengo para ti", dice y se aleja con su saco de reina. Ana me abraza. Yo lloro y ella me dice: "convidá a tus invitados que hacen fila para saludarte".
Los ojos de Luciana, la cara de Geddy y sus palabras, el abrazo de Madeline, el cuidado de Francesca, los ojos de Torgeir, la sonrisa de Anne, los ojos de Donald, los gritos de Fausto, Sabrina, repitiendo una frase del espectáculo, alguien que me dice "es universal". Las palabras "fantástico", "brillante", el amor y el abrazo de Else Marie, de Mónica, de Adriana, Sandra, Hisako, todas y todos, cada una de las personas a quienes todos estos años había encontrado en algún lugar aprendiendo, mientras Gordas se maceraba para poder salir al mundo. Patricia Ariza diciéndome "tienes que venir a Colombia", y Mónica, "tienes que venir a Brasil". María Porter abrazándome, charla posterior con Hill: "Well done". "¿Y cómo es ahora?", me pregunta. "Con líos en los vínculos", le respondo. Entonces ella dice: "Bienvenida a la normalidad".
La normalidad. La deliciosa normalidad.
Luego de todo esto vendí tortas en el bar de Transit.
¿Me miraban distinto después? ¿Me miran distinto, ahora? No. Soy yo la que se mira diferente. Pienso: cada vez que hago Gordas hago centro. Mi limpian. Me limpio. Ritualizo eso que en un momento de pérdida de sentido de la vida me dio aire para continuar: "aún no hice en teatro todo lo que tengo por hacer."
Transformar el veneno en alimento, menuda tarea. El teatro lo hace posible. Transit.
Salir para contar la historia. Hacer el trabajo. Cruzarse. Intercambiar.
Al volver a la Argentina tomo decisiones que cambian radicalmente mi vida. Queda mucho por decir. Seguramente la parte de mi alma que aún deambula por allí se las guarda, retacea su vuelta. Aún no quiere llegar.
Gracias Julia, gracias Ana. Por muchos Transit más.

ROSTRO DE MUJER



Blanca Rizzo

Entre el arte y la política
Segunda parte

Por Laura D’Anna


LA MOVIDA DE LOS 80

¿Cómo fue tu participación en el under de los 80?

En los 80 participé de movidas inolvidables. Había un contexto político muy fuerte después de la dictadura que hacía esta clase de cosas posible.
El Grupo Escombros de La Plata con Héctor Pupo, J. C. Romero, D´Alessandro, Luis Pazos entre otros, organizó una movida que incluyó a más de 700 artistas: pintores, escultores y demás artistas plásticos que trabajaron con los desechos del lugar sobre una cantera abandonada de 400 m2 en las afueras de la ciudad. Arte efímero. A la noche, y bajo la luna llena, se prendió fuego a todo. Y la visión de ese fuego bajo la luna, enmarcado por banderas negras y rojas que eran movidas por zanquistas bailarines, no la olvido más. Yo fui la organizadora, por pedido de Coco Bedoya, del colectivo que salió desde Buenos Aires para La Plata.
Luego, en el año 90 o 91, se hizo otro evento parecido en una fábrica tomada en Avellaneda.
Todo este material me lo está pidiendo gente que está investigando esa época.
En el 89 participé, acá en Buenos Aires, en el evento que se llamó Bicicletas a la China, una denuncia de lo que fue la matanza de estudiantes en Tiananmen en junio de ese mismo año. Una tarde, en la ciudad de Buenos Aires, 200 personas en bicicleta iniciaban la perfomance. Ante el sonido de un gong, todas caían. En un momento de la “maratón”, justo en la esquina de Av. De Mayo y Florida, aparecí haciendo un solo de danza en la calle. Tenía la imagen de Isadora Duncan en la cabeza. Me había hecho una túnica con una tela roja que me había comprado. Me acuerdo que ese día salí del Banco donde trabajaba y me cambié en el baño de un bar. Esto ya es histórico, tiene 20 años.
Siento que fui una de las que introdujo la danza-performance en esa época en estos espacios. Antes no existía en estos medios. Krisha (la mujer de Miguel Abuelo) y yo. No tengo casi registros: no hay fotos ni videos casi. No había conciencia del registro.

Algo quedó registrado sin embargo. Cuando le hice la entrevista, Blanca me pasó un DVD con el maravilloso montaje de Bicicletas a la China. Año 1989. Cuando la vi aparecer, toda de rojo, danzando sobre el pavimento, veía no sólo a la Isadora que yo tenía en mi cabeza sino también a la Blanca niñita que se encerraba a bailar en el living de su casa con vestido largo y pelos ensortijados. Abierta. El living de la casa se derrumbó (o lo derrumbaron) y Blanca desde entonces danza (o hace danzar) de puertas abiertas de par en par, a todos.
Como en aquel under porteño del que formó parte, va a seguir eligiendo la calle como espacio de creación.


PERFORMERS EN ESPACIOS NO CONVENCIONALES: ENTRAR POR SORPRESA

¿Cuáles son los antecedentes de EL ENTRE?

Antes del Entre se fueron armando grupos de investigación basados en técnicas de improvisación y composición que devinieron en producciones performáticas en espacios no convencionales.
En el año 2002 el “Laboratorio de Improvisación e Investigación Escénica” con 12 integrantes entre ellos bailarines, actores, performers, mimos, clowns y músicos en Extensión Universitaria de la Facultad de Psicología (UBA).
En el año 2004 recibo el apoyo de Pro-danza y con bailarines del grupo anterior y nuevos realizamos un proceso con la mismas características de investigación que terminó con funciones en el Teatro del Viejo Palermo.
En el año 2005 y 2006 quedó conformado un grupo con Juan Manuel Iglesias y Carolina Cazzulino -Quarks-performers urbanos. Cuando empezamos estuvimos en un galpón de unos amigos pero era muy trabajoso acondicionarlo, ya que allí se realizaban fiestas. Como no teníamos plata nos fuimos a ensayar al campito donde esta la Flor de metal gigante, cerca de ATC. Volvimos desmoralizados, estaba lleno de espinas. Ese día subiendo con nuestras bicicletas descubrimos la rampa de la explanada de la Biblioteca Nacional y “nos la apropiamos”. Montamos e interpretamos la obra allí mismo. A partir de allí, quedó visible ese lugar. Horacio González, el director de la Biblioteca, nos dio posteriormente el permiso para trabajar allí.
Nos invitaron para ir a La Habana en movimiento, un festival de danza, pero no fuimos porque no teníamos con qué pagar los pasajes y fue imposible conseguirlos a pesar de las gestiones. Después salimos seleccionados en el Festival de Danza Contemporánea que se realizó en verano del 2007 y también entre 80 proyectos en el Festival “Nuevas Tendencias Coreográficas”. Fue mi momento de estar en el “circuito”. Yo venía de otro lado. El “circuito” no me interesó. Y volví a lo mío. Formé EL ENTRE. En el 2007 hicimos una convocatoria y acudieron muchos, se ve que nos conocían por Quarks. EL ENTRE es un grupo de investigación y producción performática en espacios no convencionales. Nace para intervenir facultades, espacios públicos, barrios periféricos, cárceles, como herramienta artística, política y de producción teórica.
“Poner el cuerpo en una escena no preparada, es entrar en una zona de riesgo, de llamado de atención, de apertura mental y sensibilización del observador y por lo tanto es un hecho político aunque su base sea artística. He aquí el carácter performático de este grupo: irrumpir, asombrar, transformar, entrar por sorpresa, involucrar al otro, sacarlo de su comodidad, de lo que tenía pensado de antemano. EL ENTRE otorga así otro sentido a los espacios del tránsito cotidiano y sus lenguajes propios utilizando el lenguaje del cuerpo, un cuerpo expresivo, como instrumento social y disparador para estimular nuevas percepciones.” (carpeta de presentación del Grupo)

Fuimos a ver a EL ENTRE. Quedamos en encontrarnos, Ana Woolf y yo, el martes 1 de septiembre en la puerta de la facultad de Sociología para asistir a un FORO sobre ¿Qué cuerpo(s)? Reflexiones sobre la corporalidad en y desde experiencias colectivas (como parte de las actividades que el Grupo de Trabajo Sociología de las emociones y del cuerpo tenía previsto desarrollar en el marco del XXVII Congreso de la Asociación Latinoamericana de Sociología. ALAS)
Sabíamos que iba a estar
Blanca Rizzo y que iba a entrar, en algún momento y por sorpresa en el aula donde transcurría el Congreso, el grupo EL ENTRE.
Y entró. Un muchacho desbocado atravesó la ronda de presentación del Foro y parecía dispuesto a romper todo, detrás venían los demás performers intentando atraparlo. Hasta aquí nada inesperado para Anita y para mí: la actuación. Ya sabíamos, los esperábamos. Pero hete aquí que un señor, fornido y decidido cual bombero voluntario que no medita ante el peligro y se lanza a salvarnos de las llamas, se levanta de entre los asistentes del Foro y se lanza vertiginosamente a intentar maniatar al “loco”, a sofrenar, a reprimir, a aquietar. Blanca -y no sé si alguien más- con un gesto seguro salió a contenerlo a él: con una mano
firme le indicó en silencio que no había nada que temer, que eran los performers.
El señor, confesaría unos minutos más tarde, había trabajado durante mucho tiempo como enfermero en un neuropsiquiátrico. Su cuerpo reaccionó, “entró”. Lo confesaría con desconcierto
y un poquito de vergüenza.
Todos quedamos temblando.
Al terminar la perfomance los artistas del ENTRE entregaban un sobre con papelitos que contenían palabras o grupos de palabras para que uno se arme el propio mapa de significados. Yo armé éste:

ESPERANZA: nuestro cuerpo nacional roto convoca identidades sumergidas (esas voces acalladas) para com-partir y con-movernos.




¿El Entre participó en el Festival de danza contemporánea de Concordia, tu ciudad natal?

Sí, y fue genial. Teníamos alojamiento, comida, cachet. Nos venían a buscar en la combi. Un lujo. Nunca en mi vida...
Me pregunto, ¿hasta dónde no debiera ser todo así?
Nosotros no sabemos cómo hacer plata. Y es raro, porque por un lado queremos ir a lugares no convencionales, pero a su vez esto te lleva a empantanamiento de no poder hacer un mango, de no estar en un circuito mucho más protegido. Es complicado... Hasta dónde radicalizo la historia y me banco lo que sea, y hasta dónde quiero el placer que significa estar en los circuitos de danza. Esto lo quiero estudiar y decidir en grupo. Hay gente que se fue porque se agotó, y yo misma también por momentos me agoto. Hay que abrir esta discusión.




Esto tiene que ser una decisión política...

De hecho yo estuve 6 años en COCOA, una asociación de coreógrafos asociados, trabajando por los derechos de nuestro hacer y colaboro como puedo con el trabajo que está haciendo un grupo de coreógrafas por la Ley Nacional de Danza mediante la cual se pueda crear por fin un Instituto Nacional de Danza, ya que no existe. Sé que esto no se va a solucionar ahora, pero se está trabajando. Y si sale, va a haber partidas presupuestarias para solventar proyectos. Nosotros nos la pasamos presentando proyectos para obtener subsidios, pero hasta ahora no obtuvimos nada. La performance ni siquiera está contemplada.
“La calle. Lugar donde conviven los olvidados, la exclusión y la inclusión, el llanto y la risa; la violencia y el juego, ese lugar común y ajeno donde convergen distintas realidades que inevitablemente dejan huellas, tan perceptibles como invisibles: las que dejan los cuerpos por hambre, por frío, por represión, y las que en ellos quedan.” (sinopsis de Cronotópicas de El entre)

Feliz 2020