sábado, 14 de diciembre de 2013

LAURA SABINO: Una historia de amor muy especial (y no tan espacial). Por Ana Woolf

Publicación de la opera prima de Laura Sabino: “Una historia de amor muy espacial”




Laura nació en Lomas de Zamora allá por 1973. Es psicopedagoga y como ella misma dice “lo que más me gusta es escribir. Cuando escribo juego y cuando juego me divierto con las palabras y los personajes que invento…”

Hace mucho tiempo atrás en una charla informal con Laura me insinuó la historia que quería contar. Y años después por casualidad llega a mis manos “Una historia muy espacial”. La devoré.
Un primer cuento “infantil” pero también para las grandotas y grandotes que queremos asomarnos a otras historias posibles. ¡Y difundirlas!
Si las historias que nos han llenado nuestras fantasías infantiles fueron siempre sobre príncipes que se enamoran de princesas y van a su rescate, sea porque la dama está en peligro “mortal” o bien porque está dormida… porque aún parece que seguimos comiendo la manzana “envenenada”… Esta es, ¡por suerte!, diferente.
No recuerdo haber leído historias ni de niñas pobres, ni de niñas/os de color, ni de padres –madres divorciados- ni de familias “no convencionales”, ni de discapacidades… En fin… me considero igual una lectora de historias que busca cualquier buena historia y se congratula si aparece, como en este caso, una historia espacial/especial.
Crear la identificación con el lector es un asunto serio. Lector, espectador… preguntarse constantemente “¿con quién me identifico?” y “¿con quién quiereN que me identifique?” es un asunto más serio aún.
En mi infancia y en mi futuro que ya es pasado, hasta que comencé a tomar conciencia de estas preguntas y a tratar de respondérmelas, siempre y sin darme cuenta – ¡qué lástima!- me identifiqué con EL héroe: el llanero solitario-el zorro- el cowboy vencedor de los malos – (¡era obvio!) La mujer era débil frágil hasta casi tonta- tareas del hogar la esperaban con ansiedad- madre impecable de familia como la mamá de los Ingals!!! Entre Mary y Laura Ingals ahí ¡al fin! elegí a Laura porque hacía travesuras –como Jo de Mujercitas que era escritora y tenía el altillo-  pero luego también creo que Laura Ingals entró “en cuadro”... Y Jo por muuuuuuuuucho tiempo estuvo sola y el hombre que amó al final se fue con otra… en fin…
Entre la bruja malvada y la mujercita dormida en espera del príncipe que finalmente llegará a despertarla, obviamente que elegíamos a la bella durmiente. Entre la bruja Cachavacha y Super hijitus ¡viva super hijitus! – que incluso ¡pobre! parecía no tener sexo. ¡Como el pobre Oaqui!
En fin…
¡Viva Mafalda!

Una historia de amor muy espacial: nos presenta a una hermosa bruja, Luneta, que embruja con ¡helado! Un “viejo requete viejo” Don Ubaldo, que vive en “Aquetequedas” y que tiene un oficio que ama: carpintero. Una escuela de estrellología con alumnos muuuuuuuuuuuuuuy especiales, dirigida por Lucrecia y Ana, quienes se aman y de donde partirá la historia espacial/especial.

En un bar de Corrientes, un día como todos, me encontré con Laura a charlar un ratito y esto fue lo que pasó:

Laura Sabino: El salva vidas. Una historia muy especial.


¿Si tuvieras que contar la historia de tu libro cuál sería? ¿Trata de…?
Trata de varias historias de amores espaciales. Es un libro de amor. Trata del amor entre dos mujeres, Lucrecia y Ana y de una bruja que las quiere separar. Trata de la historia de amor de un viejito que ama lo que hace apasionadamente por eso sale a recorrer otros mundos en busca de su destornillador que yo lo pensaba como cuando los chicos quieren mucho un juguete y se lo llevan a la cama. Así el viejito sale a buscarlo. Y también trata del amor de Lucrecia y Ana por hacer lo que les gusta, enseñar. Tal es así que aceptan en su escuela a unos alumnos bastante extraños… Creo que es eso, un libro de varias historias de amor espaciales que se cruzan y el encuentro entre todos estos personajes. También cuenta que en la vida solo no se puede.

¿Vos creés que a parte de espacial es especial y por qué?
Es especial porque creo, casi estoy segura, de que no hay historias donde se hable de dos mujeres juntas, por lo menos que estén editadas y es especial porque como de estas historias se habla poco empezar a hablar hace que eso sea especial.

¿Cuando escribiste tu libro tenías en mente contar historias de las cuales no se habla o empezaste a escribir y la misma historia te fue llevando?
Cuando empecé a escribir no tenía en mente “voy a escribir una historia sobre…” lo que te decía antes pero por otro lado estaba en mí la necesidad de escribir una historia infantil, un cuento infantil y sí ya venía pensando y analizando este tema acerca de que las historias pareciera que siempre van para un mismo lado. O sea, sí pienso en cómo hacer  para que nuestra sociedad respete más la diversidad y siento que tenemos que empezar a trabajar con los chicos. Y un cuento infantil para ellos tiene un valor riquísimo, abre mundos, crea mundos, ayuda a que los pequeños lectores se identifiquen con diferentes personajes.
Entonces sí estaba en mi la idea previa acerca de que la literatura tiene que - y ya hay muchos autores que lo han hecho- ayudar a que los chicos puedan ampliar sus mundos y eso estaba en mí, pero no tuve “la intención de”, llegaron los personajes y me dejé llevar y después en un momento lo metí en un cajón porque pensé: “nadie va a leer este libro” o tal vez por temor, no sé… y por suerte lo retomé y seguí escribiendo.

Dijiste “temor” ¿por qué temor te hizo ponerlo en un cajón?
Podría decir temor a que no sea aceptado, a la exposición, a que sea criticado. Pero también pienso “que hay mucha gente que sí lo aceptaría o que podría ponerse a pensar otras cosas” a partir de la lectura.
Es difícil saber la respuesta es contradictorio… podría decir temor a que no sea aceptado pero si pienso por quién o quienes no lo aceptarían, digo “bueno pero hay mucha gente que sí lo aceptaría o que podría ponerse a pensar otras cosas”. Sí, tal vez eso, temor a la exposición, de que no sea aceptado, de que sea criticado.

¿Quiénes crees que no lo aceptarían?
Y me parece que todavía hay una parte de la sociedad para quiénes hay un sólo modelo de amor ¿no? Y a veces me parece que también se abre o se acepta la diversidad pero cuando se toca la infancia, ahí … se vuelven a cerrar las puertas. Estamos, como sociedad, en proceso, y hay mucho que trabajar todavía.

El libro tiene que ser comprado por los padres para que le llegue a l@s chic@s y creo que es fundamental que lo lean l@s chic@s…pero tiene el intermediario de los padres… ¿cómo ves eso?
Sí, ese padre lo tiene que buscar y comprar. Pero también imagino que puede llegar de los mismos chicos de otra manera, que le digan al padre “quiero este libro”, que esté en las librería y les llame la atención o porque lo escucharon nombrar o porque lo tiene el amigo… pero me parece que igual sería importante la llegada de este libro a otros lugares, como por ejemplo, la escuela, para que no quede solo en la idea de que son los padres los responsables. Los padres que lo compran, obvio, ya tienen una mente abierta, por eso creo que es importante que pudiera llegar a las escuelas… difícil ¿no?

U otros medios como por ejemplo: narradores y narradoras que lo cuenten…
¿Te dio miedo publicar? ¿Qué tenés como fantasía que puede ser criticado o mal leído?
No me dio miedo publicar. Después de la publicación empecé a recibir muchas felicitaciones por mi valentía y ahí empecé a pensar “¡ah, tenia que ser valiente!” Lo que pasa es que lo escribí realmente desde el corazón y sí hay una devolución en común hasta ahora, y es que está tratado con mucha naturalidad. Y es verdad esto, porque lo sentí así y entonces desde esa naturalidad es que no tomé conciencia de que tenía que ser valiente. Es contradictorio lo que digo porque por otro lado te digo que tenía temor. También se movieron todas esas cosas juntas dentro de mí. Creo que el mayor miedo es recibir una crítica que diga que el libro no es bueno para la infancia, que es una de las cosas que yo más amo y aparte trabajo con los niños. Que se pueda decir que les haría algún mal, -obvio que no-, pero una critica así, igual me dolería.

¿Y qué contestarías?
Que como dijo Paula Jiménez en la presentación: este libro salva vidas. Salva vidas. Y que realmente me parece que es un cambio en la infancia poder leer un libro así.

¿Qué cambia?
Cambia la mentalidad. Las posibilidades. El  libro permite que una chica, un chico, se identifique con los personajes. Así, entonces,  poder entender, desde la infancia, y naturalmente, que hay distintos modelos de familia, que el amor puede ser entre un hombre y una mujer, entre un hombre y un hombre, entre una mujer y una mujer. Poder recibirlo en la infancia con naturalidad, los aliviaría.