domingo, 11 de septiembre de 2011

HELEN CHADWICK (nuestra invitada del Reino Unido)

A través de las grietas

¿Los cantantes que me han inspirado? Son tantos: las abuelas y los abuelos a quienes he tenido el privilegio de conocer en las montañas de Georgia y quienes llevan adelante esa tradición tan contundente; una cantante musulmana en el norte de Ghana; los cantantes de los pueblos de los alrededores de Johannesburgo; ese extraordinario actor de Lituania, y tantos otros.
Pero solo contaré una historia reciente sobre alguien que vive a menos de cien metros de mi casa. Actualmente estoy trabajando en Dalston Songs basada en entrevistas a las personas que viven en mi calle y en mi área, Dalston, en el lado este de Londres. Es una obra de teatro cantado, actuada por tres mujeres, y se va a estrenar en otoño del 2007 en Nottingham y en la Casa de Opera Real en Londres. Le he pedido a cada entrevistado que hablase sobre lo que significa “hogar” para ellos. Dalston es una zona en la que se habla más de noventa idiomas y las calles están llenas de cafés turcos y kurdos y el mercado tiene puestos en los que hacen trenzas ghanesas, se venden comidas africanas y caribeñas.
Conocí a Nawros Oramari en junio cuando cantábamos los dos en un proyecto de Opera en Leeds. Cuando lo escuché por primera vez ese lunes por la mañana, me hizo pensar en la voz de un gran cantante iraní Shahram Nazert, a quien amaba, y de quien había escuchado grabaciones hacía unos años. “También él era kurdo”, dijo Nawros. No podía creer que al término de esa semana estaría compartiendo el escenario con tal cantante. Nawros utiliza una técnica particular: agita su voz de una nota a otra en curvas descendientes, revelando el alma a través de los quiebres tonales. Su voz sale con mayor facilidad y siempre con inspiración y amor.
Mientras caminábamos hacia nuestro lugar de trabajo o hacia nuestro hospedaje, Nawros me contó un poco sobre su terrible historia. Un kurdo de la zona sur que actualmente es Irak, había luchado por la libertad y había sido un revolucionario que peleó con sus letras y canciones a favor de la independencia kurda. El encarcelamiento en Turquía , Siria e Irán; la tortura, el desplazamiento, el exilio, y una vida incluso ahora, con pesadillas y noches rotas, sin poder olvidar las cosas terribles que experimentó y de las cuales fue testigo, fueron y son las consecuencias de su lucha. Y ahora lo veía allí, el más gentil de los hombres y un hombre que busca la verdad.
Vive aquí ahora, donde viven muchos kurdos norteños (de la parte de Kurdistán que está bajo la ocupación turca). Canta para la comunidad kurda en Londres y en todo el mundo y trabaja como traductor independiente para el Ministerio del Interior utilizando varios idiomas: bahdini, sorani, kurjmanji (dialectos kurdos), árabe, farsi, turco, afgano…, e inglés. Volvió dos veces a Kurdistán para ver a su familia, y dice que extrañó Londres. Al inicio estuvo largo tiempo sin contactarse con ellos por miedo a las represalias que pudieran padecer. Cuando eventualmente lo hizo, su familia no podía creer que era él de verdad el que llamaba, y no otra tortura que estaban forzados a soportar de alguien que decía que Nawros estaba vivo cuando lo creían muerto.
Cuando volví a casa esa semana, le pregunté a Nawros si podía entrevistarlo y luego él y su historia me inspiraron para escribir dos canciones.

El mundo entero
El dijo con su voz tranquila
“no tengo hogar,
el mundo entero es mi hogar”.
Encarcelado en cuatro países,

Torturado,
le fue prohibido cantar.
El dijo con su voz tranquila
“no tengo hogar,
El mundo es mi hogar”.

Exiliado,
Su familia lo creyó muerto,
le fue prohibido cantar.
El dijo con su voz tranquila
“no tengo hogar,
El mundo es mi hogar”.

Oculto,
Se le dio un nuevo nombre,
le fue prohibido cantar.
El dijo con su voz tranquila
“no tengo hogar,
El mundo es mi hogar”.
Desplazado,
Envió noticias de su supervivencia
le fue prohibido cantar.
El dijo con su voz tranquila
“no tengo hogar,
El mundo es mi hogar”.

Solo,
Cantando una vez más, cantando una vez más,
Cantando una vez más, cantando una vez más.

Envió ayuda a su familia,
A aquellos que lo pensaron asesinado,
Cantando una vez más, cantando una vez más,
Cantando una vez más, cantando una vez más.

Desaparecido
Desaparecido.
Desaparecido.
El sonido de tu voz,
El forro de tu saco,
La fuerza de tu abrazo
la calidez de tu mano.

Nos obligaron a pagar esas balas.
“Aquí están las balas con las que lo matamos”.
Dijeron “está muerto, está muerto, está muerto. Tu amado está muerto. Muerto.”
Nos obligaron a pagar esas balas
Dijeron que eran con las que te habían matado.

Desaparecido.
Desaparecido.
El sonido de tu voz,
El forro de tu saco,
La fuerza de tu abrazo
la calidez de tu mano.

traducción del inglés: Sabrina Califano

HELEN CHADWICK
Helen es creadora y performer de teatro cantado, cantante y compositora. Fue la encargada de crear las puestas de teatro cantado the Singing Circle y Dalston Songs para la Casa de Opera Real. Helen ha grabado nueve albums y compuesto para English touring Opera, la BBC, la compañia de ópera Tete a Tete, el Festival de Greenwich, El teatro Nacional y la compañia Real Shakespeare. Ha llevado sus canciones y performances grupales o individuales a muchas partes del mundo y actualmente se encuentra trabajando en una comisión para el festival de Salisbury y en una performance de teatro cantado sobre corresponsales de guerra con steve Hogget y Miriam Nabarro y en un nuevo album