lunes, 23 de febrero de 2015

CONVOCATORIA Las Mariposas

ONVOCATORIA A PARTICIPAR EN LA PERFORMANCE
¡TODXS SOMOS FLOR!, ¡TODXS SOMOS TODXS!
Hace demasiado tiempo, que tanto en el país como en el mundo se secuestran personas (90% mujeres y niñas) para las redes de trata sexual y cada vez se incrementa más. Los informes de la ONU estiman la trata en cuatro millones de mujeres reclutadas cada año y dos millones de niñas (Ulloa Ziáurriz, 2008).
Entre los tres primeros negocios del capitalismo, dadas las enormes ganancias que producen, se encuentran: tráfico de armas, tráfico de drogas y la trata, tanto laboral como sexual.
Nunca fue novedad que el cuerpo de las mujeres es objeto de intercambio y mercantilización. Esto es histórico y está basado en la permanencia y vigencia de una cultura patriarcal que, aún hoy y en plena connivencia con instituciones del Estado y privadas (como medios de comunicación), prefieren naturalizar la disposición, el sometimiento y la apropiación de los cuerpos de las mujeres como propiedad privada.
Las mujeres son convertidas en objetos-mercancías de las cuales es posible extraer onerosas ganancias. Crece y se desarrolla con avidez el negocio del sexo, se erige en una gran multinacional, una empresa multimillonaria, sin fronteras y con socios inversores de destacable poder no sólo económico sino también político.
Nuestro país desgraciadamente tiene las tres características del negocio, es captador, es exportador y es un país de paso. No hay cifras claras porque la oscuridad de la red de trata y la falta de voluntad política han impedido saberlo.
Por eso es hora de decir un BASTA GIGANTE!! Es hora de poner en el tapete de la agenda política y de los medios más que nunca este tema para obligar al poder a tomar cartas en el asunto EN SERIO.
En este sentido, varios colectivos artísticos, de comunicación y organizaciones sociales recordaremos el secuestro de Florencia Pennacchi (estudiante de Ciencias Económicas -UBA-) producido el 16 de marzo del 2005. El próximo lunes 16 de marzo habrá intervenciones de todo tipo como teatro en subtes, intervenciones fotográficas y un festival de cierre en Plaza Houssey.
Para que la misma sea contundente y muestre la urgencia de considerar el tema como prioridad es necesario que seamos muchxs.
Por este medio te estamos invitando sabiendo que si decidís estar necesitamos tu compromiso para ese lunes 16 presentarte en una boca de subte a las 14 hs. vestidx de rojo. Será una gran decisión persona l y a la vez política dedicarle esa tarde a esta acción.
2
Performance
La acción en sí consistirá en reunir la mayor cantidad de personas, mujeres y varones, vestidxs de rojo en aproximadamente 5 bocas de subte distintas (de distintas líneas). Calculamos unas 50 personas por boca que se concentren de manera silenciosa y sin impedir mucho el paso. Primero nos quedamos afuera unos 10min, luego ingresamos al subte (no se abona ya que contamos con el consentimiento y apoyo de metrodelegados). Una vez en la estación permanecemos otros 15min más en total silencio, actitud seria e inmóvil. Luego nos tomamos el subte en dirección al obelisco para llegar a tribunales. Los desplazamientos serán caminatas “en bandada” (esto es, en grupo, lo más pegadxs posible, siempre serios y EN SILENCIO entendiendo la magnitud de la energía que crea, y que nuestros cuerpos son ahora los cuerpos de todas las chicas secuestradas.) Si se va hablando, haciendo comentarios, riéndose, se pierde por completo la fuerza de la acción.
En tribunales nos detendremos unos 20 min. Y se irán sumando los distintos grupos de las otras bocas de subte. Por último se camina nuevamente en bandada hasta la facultad de Economicas (Av. Córdoba y Uriburu) y nos detenemos por última vez. Es posible que para finalizar cantemos la estrofa de una canción aún sin definir. (en consonancia con el tema)
Cada columna-bandada irá acompañada por gente que repartirá volantes pequeños con las consignas principales y a la vez irán cuidando y registrando la acción. Ellos/as se vestirán de negro.
(este es un ejemplo de las consignas que irían en el volante)
VESTUARIO:
Al vestuario lo resuelve cada participante, la única condición es que estés vestidx de rojo y sólo con una riñonera o algo chico y cómodo (no podría ser mochila ni bolso) donde tengas tus cosas personales (llave, dni, celular que hay que silenciar en el momento que comience la movida y no se podrá atender)
En el punto de encuentro se pegara en el pecho hojas impresas que proveeremos con la cara de Flor Pennacchi para el frente y en la espalda otra con la cara de otra desaparecida, con las fechas de desaparición. Para esto es necesario que cada participante pueda traer alfileres de gancho (4 u 8 aprox)
También invitamos a amigxs vestidos de negro para cuidar y acompañar, repartir volantes o sacar fotos y/o filmar. 
Ayudanos a convocar!
La convocatoria no será abierta-abierta. Apelamos a que las personas se conecten a través del boca a boca y cada persona (por cuestiones de seguridad y de compromiso personal) que quiera sumarse enví e un mail a perfomarzo@gmail.com con los siguientes datos:
Nombre y apellido
Por quien te enteraste de la convocatoria.
Facebook
Teléfono
3
Conocernos,
Si fuese posible haremos encuentros algún domingo en un lugar muy grande o en una plaza para ir conociéndonos y compenetrándonos en la acción de caminar en silencio. Parece simple pero si no está claro internamente después no sucede y es una pena movilizar tanto sin respetar esa consigna que le da una cosa muy poderosa a la acción. El Silencio es un silencio que interpela, un silencio que acusa, un silencio que despierta. Aunque la gente pregunte no se le contesta, para eso están los volantineros.
Con la consigna: TODO DEPENDE DE MI. Si yo me pongo de pie, lo grupal se arma!!!. Marchemos para poder dar con esta ACCION un antes y un después en la lucha contra la trata y a favor de la vida!!!.
LXS ESPERAMOS!

Las Mariposas,A.U.Ge
image
Las Mariposas - AUGe
Acción Urbana de Género
Vista previa por Yahoo


lunes, 29 de diciembre de 2014



Atesorar y promover lo que nos hace felices,
soltar lo que nos entristece,
dar lugar a lo nuevo
integrando lo que es.
Así sea!



domingo, 28 de diciembre de 2014

http://www.diarionco.net/tapiales-basta-para-mi-basta-para-todas/

Manifiesto poético. Sandra Loiola



Levarei uma flor, um poema , um lenço e a minha alma para  fazer o manisfesto. Não irei desistir!
Este foi o fio condutor para aquelas que receberam o passaporte para adentrar os porões de outras almas no  III Encontro de artistas criadoras com o tema: Mulher Poesia, Memória, Arte e Vida!  Encontro realizado pelo Puty Teatro Labore na Direção de Sandra Loiola e ligado a The Magdalenas Projecto, com apoio de Magdalenas 2 Geração, Fundação Mokito Okada, Coral Mokito Okada, Orientação e supervisão das Mestras Julia Varley (ODIN TREAT) e Ana Wolf( Magdalena 2 Geração).  As artistas criadoras piauiense levaram mais de 4 meses na preparação de todas as etapas para que fosse realizado na data escolhida dia 20 de Novembro de 2014.
Este processo nos fez perceber que as artistas que participariam precisariam de um pouco mais que apenas talento, mas que precisariam ter um fortalecimento interno de que tipo de arte elas desejam alcançar em seu trilho pela veloz passagem do trem?  Este foi algo natural que aos poucos foram fluindo e que durante a travessia das grandes dificuldades existentes não dependiam de minha enorme vontade e desejo de que elas pudessem atravessar junto comigo e com as outras que já havia conseguido ultrapassar o ferro, o fogo e a água do mar revolto.
Dependiam apenas delas próprias e de sua capacidade de perceber a paisagem a crescer e se fortalecer em seu intimo durante todas as travessias difíceis. Lamentável mais nem todas decidiram seguir!
Muitas foram às etapas até decidirmos o local onde faríamos este III Encontro de Mulheres Artistas Criadoras.  Após algumas reflexões que fiz sobre como poderíamos tocar o dedo em nós mesmas antes de tocarmos a sociedade com o propósito e a arte que desejamos para nós mesmas e para elevação da a arte e das artistas deste estado.  Não é tão simples para muitas, saírem de suas casas, decidir, encontrar e procura em si sua própria poesia e seguir com outras colegas com sentimentos afins. Durante este percurso de 4 meses sintonizada por  muitas imagens que vinham em mim como fotografias,músicas,poesias senti  por inspiração divina soprada por deusas da arte sobre o local e o tema deste encontro. Simultaneamente após a decisão do lugar em que iríamos veio uma grande  certeza: Que esta travessia seria impossível sobreviver se não acreditasse que nível de trabalho é este e onde iríamos chegar e repousar na paisagem do mesmo!
O choro desesperado,  a espera por quem não vinha, a vontade de desistir,  a incerteza das presenças, o medo do desconhecido, a obstinada vontade de realizar, os pensamentos e sentimentos em  imagens que vinha na  em minha mente de como este encontro seria: as fotografias em flex de minha memória que cantava poesia e fluía para uma brisa leve e incandescente, o perfume do amor em corações tocados pela luz, a inquietude de acreditar no outro, a tristeza pelo o outro que não acredite em si mesmo, a arte que adentra com tanta força e amor minhas capacidades que se acovardam e  equilibram em meio a um mar de fogo e luz(missão)! 
E a arte que me faz resistir quando a exaustão da minha alma se cansa por esperar por que não quis embarcar neste trilho.

Decidi seguir com as armaduras que tivessem, mesmo que estas fossem apenas a mim mesma, a persistência de minha arte, a perseverança e o amor pelo teatro e pelo outro.
Assim seguimos , como a água do mar assim foi o III Encontro como o nome: Manifesto Poético: Mulher, poesia,memória,arte e vida!

Acredito que poucos trabalhos me trouxeram tanta satisfação pela dimensão do que ele proporcionou a todas as mulheres que realizaram e a todas as mulheres que participaram que foram quase cem mulheres no total.
Neste encontro tivemos apresentação teatral, coral da Fundação Mokito Okada, Vivência e Sentimento(oficina): Mulher e perfume-flor, Música e a voz da mulher em seu intimo sentimento, Sinergia e troca de experiências profundas de memórias de vida e arte, a poesia foi à mestra condutora e o sentimento amor foi à coluna vertebral que canalizou todo o sentido deste trabalho: o amor e a arte na elevação do homem!
E a certeza de que o caminho certo não está no clarão da janela , mas que o  incerto é o que não vejo mais sinto que me levam para cumprir a missão da minha arte no trilho veloz e fugaz desta passageira vida e que tem comando maior!

A seguir trechos de cartas relatadas pelas  participantes:

Mulher  Mãe:Este foi o primeiro de muitos encontros que irei participar pois a arte mexeu com o meu coração que esta sangrando pela morte de meu filho mais tudo que vive aqui me foi como um balsamo conforto para mim. E senti meu filho nesta arte e neste trabalho! Obrigada e volte sempre.

Mulher paisagem: Sinto que tenho talento e quero cantar e ser uma atriz !

Mulher flor: Este foi um dos melhores dias da minha vida,me contagiou,me fez sentir mais leve,mais mãe,mas mulher foi um presente que vou levar para minha vida toda. Senti paz,amor conforto, me fez sorrir e chorar ao mesmo tempo de tanta felicidade. E quando toquei naquela flor, me senti mais leve, consegui pela primeira vez senti o perfume de uma flor!

Mulher saudades: Nunca vou esquecer este momento, este encontro , me senti muito feliz,muito bem com a peça de teatro que assisti,senti uma energia muito forte e quero muito participar dos próximos.

Mulher memória: Este encontro foi maravilhoso,nunca pensei em ver algo assim aqui. Fiquei com frio na barriga em cada apresentação que vi,por cada palavra que ouvi e a peça me fez chorar muito,me emocionei. Obrigada por este dia especial,obrigada por tanto amor!

Mulher raiz: A flor, a poesia e o amor... me fizeram viajar daqui!Obrigada

Mulher voz: Eu fui levada nas assas de um anjo nesta apresentação e neste encontro, obrigada!



Minha gratidão especial a Deus, aos meus antepassados: meu pai (inmemoria) que esteve comigo neste trabalho, a  minha mãe pelas palavras que me deram motivação a seguir mesmo com todas as pedras, a Lucas Dalésio e Alzira Marques por toda orientação espiritual e por me fazer enxergar além das pedras, as minhas queridas  mestras Julia Varley e  Ana Wolf por me ensinarem sobre generosidade,  amor e força, ao meu mestre Eugênio Barba pela consciência e noção de prevalecer o sentido do coração da partitura(sagrado), as minhas colegas artistas criadoras(que preferiram não divulgar seus nomes), aos grupos; Coral e Vivência de Flores da Fundação Mokito Okada , a Professora Ivone (das flores) mulher que expressa perfume, a querida Ducarmo( regente do Coral) por seu amor a arte que nos inspira tanto,  a Cantora, parceira e amiga Debora Crissostomo (Estação Gandaia) por senti lá sempre comigo em todos os caminhos, ao Fotografo Jairo Moura por sua generosidade e seu olhar de luz, a Bruna Frasson por sua sensibilidade e força em sua expressiva arte, e a todas as mulheres que dançaram a vida neste encontro. Muito obrigada,eterna gratidão!

TEXTO: Sandra Loiola

Realização: Puty Teatro Labore
Direção: Sandra Loiola
III Encocntro de Artístas Criadoras
Fotografia do Encontro: Jairo Moura
Arte do cartaz da artista plastica: Bruna Frasson
Designer:Djair Silva

Ciclo de cine 2014



MUJERES EN LA MIRA

Este año las Magdalenas organizamos, junto con el Comedor Madres de Constitución, un ciclo de cine, Mujeres en la Mira, en el ICAA ArteCinema,  a la vuelta de la Plaza Constitución.  La entrada era libre y cada uno debía traer un alimento no perecedero para el comedor. La programación fue de lujo y  después de cada proyección había charla con la cineasta o algún/a enviado especial. Las responsables, Sabrina Califano y Blanca Rizzo, hicieron un trabajo magnífico.


Qué películas se proyectaron? Partos, adopción, aborto, trata, sustracción de identidad, deseo, poesía... Cuerpo. Mujer.  Fuimos de la trata a Alejandra Pizarnik . De la adopción al aborto.
Lo que me atraviesa a mí como espectadora de este ciclo.
El aire entra desde el Este , la lámpara da vueltas, unos pájaros despiertan a otros, el mate está frío. Madrugada nublada. La gata peligrosamente en la ventana de un 7mo piso. Qué es lo que me atraviesa? Mi propia historia. Y la sorprendente y recurrente constatación de cuánto que se juega en el cuerpo de la mujer. Todo. Y la mujer, su cuerpo, es el campo de batalla.
Por ejemplo, Parte de Partos, de Faustina Hanglin, proyectada  el 18 de junio.
La película es bella, está bien contada. Es arte. Sí, sí, eso se lo dicen a Faustina, que no estaba allí en realidad porque vive en España. La que mandó para hablar de la peli es a Laura Gutman, que entró como una tromba, creyendo que era tarde. Y se puso a hablar como si siempre hubiera estado entre nosotras, y la conversación fuera la continuación de otra anterior. “Vengan más cerca”, nos pidió a las 30/40 mujeres y unos pocos hombres que estábamos en la sala, desparramados. A un costado de las butacas habíamos dispuesto una silla para ella y para Sabri, moderadora de la charla. Silla en la que se arrodilló. Y no necesitó ni moderación ni preguntas. Ella interpretó a su auditorio entablando una relación inmediata, y el diálogo reinó. Desde el vamos preguntó quiénes éramos madres, y se elevaron manos de madres, abuelas, embarazadas, deseosas de serlo. A medida que se desbocaban las preguntas y los temas se sucedían espontáneamente, ella parecía no querer dejar ningún aspecto del tema sin abordar, no quería olvidarse de nada, quería darnos todo lo que sabía del tema. Resultó –para mí que sólo la conocía de haberla leído, sobre todo en su La maternidad y su encuentro con la propia sombra- una generosa verborrágica, que en menos de una hora, que nadie quería terminar, se desplegaron ante nuestros ojos muchas películas personales vividas. Respecto a los partos, claro. Los partos, la manera en que una viene al mundo.
La pregunta lanzada por ella fue  “¿En qué momento y por qué las mujeres “entregamos”  el parto a los médicos, a las instituciones?”
Habló de un tal Michel Odent y su Chambre sauvage (habitación salvaje). Habló de uno de sus partos, “contagiado” por otra parturienta en una clínica especial en no recuerdo qué lugar de Europa (“olor a rojo, olor a sangre”). Habló de los médicos y de las instituciones y no dejó títere con cabeza. Habló del tiemmmmmpo que necesita una mujer para parir, tiemmmmpo que nadie “se puede dar el lujo” de permitirrrrrrrrr…
Habló de la oxcitocina versus la adrenalina. De los años 60. Del patriarcado y de capitalismos. De la mujer entregando el parto.  Y algunas hablamos. Contamos la propia experiencia o la de nuestras madres. Y quedé feliz de haber contado algo que venía tan a cuento –y nunca pensé que fuera tan significativo- como que mi madre había parido sus tres primeros hijos en mi casa de mi pueblo (y enterrado las tres placentas al pie del paraíso), pero sus otras hijas (entre esas, yo), ocho años despúes, ya nacieron en la clínica de la ciudad vecina…

Y otras hablaron. Y allí salían los casos, los fantasmas, los tabúes que las mujeres no contamos. El dolor como algo oscuro necesario.  Y la violencia. Y entonces, entre todas, llegar a la conclusión de que una cosa es el dolor y otra la violencia. Y ni hablar del dolor quieto, interno, profundo, que viene de un acto de violencia cometido contra nosotras en los momentos de mayor vulnerabilidad (en este caso, llámese parto), dolor que callamos y tomamos como algo “natural”.  
Al finalizar la charla me acerqué cholulamente para que me firmara mi libro archisubrayado de La sombra…, Uy, me dice, La sombra… Ya escribí otros, este es un libro de mis comienzos.  Reelaboré varios conceptos. Qué suerte, pensé yo, así debe ser.  No debemos quedarnos con ninguna certeza, vamos cambiando. Pero por favor firmáme. Y firmó, por supus.

Laura D´Anna

Mondonga en un Centro de evacuados

CRÓNICAS DE UNA FUNCIÓN DE MONDONGA EL 4 DE NOVIEMBRE DE 2014  EN UN CENTRO DE EVACUADOS, ESCUELA 119, GONZÁLEZ CATÁN

por Natalia Marcet


TRILOGÍA 

Dedicado a las personas que están alojadas en la Escuela 119 de González Catán

1- El Guerrero Sagrado. Un papá.
La mujer se retiraba del lugar sabiendo que nada iba a ser igual después de ese día y esas horas.
La importancia de las cosas se redistribuiría. "Esa gente no tiene nada, y después de ésto, menos que nada", le había dicho el remisero que la llevaba a hacer una función.
Ni bien había entrado a la escuela, una nena de grandes ojos verdes la había abrazado.Tenía un pantalón fucsia, y una remera a rayas fucsia y blanca ... combinaba... "Te puedo ayudar", repetía incesantemente mientras la llenaba de besos ."¿Vamos a jugar?. ¿Vas a jugar conmigo? ¿No te vas a ir más?" Ni bien la mujer le dijo. "sí, vos vas a ser la guardiana de mi valija", la nena la abrazó más fuerte y ocultando su cabeza en la panza de esta cuarentona, susurró "hoy fui a mi casa y el agua me llegaba a las orejas... no tengo ropa... ¿viste que la estamos secando arriba de las mesas? Y mis muñecas..., las muñecas que me regalaron para el Día del Niño... están llenas de agua... ¡una vez que tenía!"
La mujer dejó que la nena la acompañara a que se cambiara. Atravesaron patios, barrieron juntas con las compañeras de la agrupación que estaba llevando adelante la coordinación del centro de refugiados, atravesaron un salón lleno de mesas con chicas y chicos frente a una película a oscuras... Y el sol relumbrando fuera....un sol que no alcanzó a secar nunca nada... que sólo daba fuerza al agua para que explotara desde dentro de la furia de la tierra y emergiera llena de alimañas.
Hizo la función... con su Mondonga... Tan elegante, tan de raso, tan impoluta. Trayendo la voz de un yacaré y de una sirena (cuando cantaba la sirena esa canción de Oxún -que le había enseñado Augusto, uno de sus maestros, otro de esos hombres hermosos que habían decidido terminar su tarea en este plano antes de lo que ella hubiera querido. Cuando cantaba "ie ie ie ie ie ie yorodúuuuu"...con la voz chiquitita... el silencio se apoderaba de ese patio plagado de angustia, rabia y dolor)
Las nenas y los nenes escucharon, batieron palmas, corrieron, la tocaron. Tocaban el raso color marfil impoluto de su vestuario y trataban de hurgar en su panza de fantasía... tal vez buscando una sensación distinta de realidad... Se desvivían por tocar el acordeón (ahora la mujer deambulando por una madrugada sinuosa piensa que fue egoísta..., que no dió lo mejor de sí..., que qué importaba si se rompía una tecla..., si eso lograba arrancar una sonrisa a esas almitas que no sabían cuando volverían a tener una cama que les perteneciera. Recordó, en esa luna llena que se estaba haciendo, a otro hombre que le había hablado de la "importancia personal" y detectó su obsesión...)
Dentro de los chicos había un señor... de short azul, ojos negros y profundos, que cuidaba de su prole y de todas las personitas sentadas por allí.Calzaba entre sus rulos una gorra azul, que no lograba opacar la largueza de su mirada.
Cuando la mujer se cambió, luego de escuchar de la boca de la gente que se encargaba del lugar la dimensión de las pérdidas, y al atravesar el comedor, ese hombre la detuvo y la miró a los ojos... y con un brillo que derrotaba cualquier pretensión de gloria le dijo "muchas gracias, nos gustó mucho a mí, a mi señora y a mis hijos. Nos llegaste al corazón."
La mujer se detuvo, detuvo su monólogo interno... y lo escuchó. Sintió la desazón. Por un segundo, entre los dos se produjo un espacio de intimidad. Ellos son mis hijos, dijo el hombre, y tengo dos más Ah, contestó ella, uisiste poblar la Pampa Húmeda. Sí, rió él. Soy una estúpida, pensó la mujer, mirá las tonterías que digo, húmeda... (¿no se me podía ocurrir una metáfora mejorrrr??) ¿Cómo está tu casa?, preguntó. Ya no hay casa, respondió él... mirándola en su tristeza... Pero tengo trabajo, dijo, trabajo aquí en la cooperativa.
La mujer no supo que responder. Sólo atinó a abrazarlo, fuerte y profundo, y sentir que todos los avatares de sus tristezas eran indignas frente a este monumento de humanidad, este hombre hermoso, este guerrero sagrado, que habiendo perdido todo... podía salir de sí, para escuchar, por un segundo, un cuento que lo transportara a otra realidad.
No sé cómo te llamás, no atiné a preguntártelo. Me desarmaste, me sentí...sin herramientas. Sólo pude hacer el gesto de la bendición, acariciarte el hombro y decirte al oído "que el agua baje pronto... y que todo se ponga bien"
Salí del lugar con mi amiguita colgada de mi saco abrazándome y pidiéndome que volviera...
Salí de allí .En la puerta se juntaban cinco chicos de entre 14 y 16 años... que adentro se habían armado una cancha de tejo con cinta de papel y monedas de un peso, y ahora emprendían la aventura de la tarde, la de siempre, la que los dejaba quien sabe donde..., sólo que esta vez tendrían que llegar antes de que la escuela cerrara sus puertas si querían tirar sus huesos en un colchón...
Salí de allí. El remisero me esperaba con el baúl de su auto abierto, mi valija allí dentro.
Salí de allí. Miré el cielo que se venía despejando y agradecí...
Es cierto lo que dice una amiga: "cada segundo que vivo es un regalo..."

Noviembre 2014



 2- Los ojos del dolor
(los ojos de Liz Taylor)

No puedo dejar de mirarla. Sus ojos alegres, sus ojos que brillan, vuelven sobre mí... una y otra vez, como un mantra que me suplica "dale alegría a eso que llaman mi corazón".
La vi al entrar a la escuela 119 de González Catán, este martes 4 de noviembre en el que un remis me llevó a hacer la anteúltima función del 2014.
Me recibió entre sus brazos. Ella tan llegándome con su cabecita a mi cintura. Yo tan grandota, alta y cargada de cosas gigantescas y pesadas. Yo, tan preocupada por si mi voz se iba a escuchar, que no atiné a preguntar su nombre...
Al entrar al barrio, había recordado una de las máximas de mi maestra "tomar del otro, para ampliarse (vaya si ese día lo experimentaría).
Ir viendo de a poco, cómo el agua había empezado a cobrarse parte de lo poco que por allí se tenía... las paredes derrumbadas, la gente en patas, por la calle. Lo que antes eran manzanas pobladas, ahora eran lagunas.
Ella se apoderó de mí, como pocas veces alguien lo hace. Me abrazó con toda su humanidad, gigante y chiquita, me quiso contar todo, quiso que yo fuera , a partir de ese encuentro y, tal vez, por una eternidad finita, la que abriera y cerrara la puerta hacia un mundo sin derrumbes...(un escozor infinito, una angustia voraz, sacude mi cuerpo por estas horas en que escribo para no olvidar, pero también para poder sacarme sus ojos, sus ojos dulces, profundos, dolorosos y hechiceros como los de Liz Taylor. Sacarlos de mí y hablar de ellos con su belleza, tan sólo siquiera para hacer saber que yo los vi, que existen, y que están por allí, emergiendo de la rabia el dolor y la injusticia, clamando por la alegría, ávidos de canciones, rondas y ternura)
No paraba de decirme "vamos a jugar". Todas las nenas y los nenes que me rodeaban, incluso antes de que me vistiera de Mondonga, insistían, saltarines "vamos a jugar ...vamos a jugar".
Pero ella no me soltó. Quiso estar cerca de mí para ayudar. "Dejame ser tu ayudante, dejame que te cuide la valija dejame que te cuide... Ella por un segundo fue mi mamá... Me dió el abrazo necesario para dejar que lo mejor posible de mí saliera por esas horas.
"¿Viste la ropa que se está secando? Hoy salió el sol. Hoy fui a mi casa, está todo mojado. Y las muñecas... las que me dieron el Día del Niño... están todas mojadas."
Su risa desesperada me contaba detrás de estas palabras la angustia de no saber si volvería a tener una muñeca que no se le rompiera, que no se le perdiera, que no se le mojara , que no se la arrebataran...
"Se van a secar y vas a tener 25000 muñecas más", le dije, idiota de mí, no sabiendo que decir, comenzando a dejar que se alojara esta almita pequeñamente gigante en el país de mis afectos.
Ella durante ese tiempo jugó a las muñecas conmigo, yo fui su muñeca y ella me hizo de mamá.
"Quiero ayudarte, quiero barrer", me dijo mientras cargaba sobre sus espaldas tres escobillones descangallados y daba órdenes a otras de sus amigas "vos barré acá, y vos barré acá, y vos... (a mí) ¿dónde vas a actuar dónde vamos a jugar?"
Y yo, tan egoica... buscando el ángulo mejor para que se me escuchara. Ahora me doy cuenta que ese fue mi acto de amor: tratar de encontrar la mejor forma, el mejor ángulo para dar en ese aquí y ahora, lo mejor de mí. Recuerdo haber pensado en si alguien, cercano, que yo conozco, podría estar allí...(estas situaciones a veces definen cruces) 
Las chicas de la agrupación estaban cerca de mí, cuidando de todos los detalles, y contándome, mientras resolvíamos si me cambiaba en la cocina o donde, cómo era la situación... "Pensábamos que era para una semana..., ahora sabemos que por lo menos tenemos para un mes."
Y ella, mi Liz Taylor de pantalón fucsia y remera blanca combinando, alumbrando con sus ojos las palabras que se hicieron música por un segundo en ese espacio donde la desvastación, una vez más, me ayudaba a salir de mis pequeños dramas cotidianos...
No sé su nombre, miro una y otra vez las fotos tomadas en el momento de la función. Vuelven sobre mí imágenes, pero sus ojos -tus ojos, mi Lyz Taylor-, trascienden toda respuesta, tus ojos me dicen que tomando del otro una crece... que no se crece si no es encontrándose con el otro...
Tus ojos me devuelven a ese lugar que tantas veces, preocupada por la urbana cotidianeidad, pierdo... Tus ojos, mi Liz, devuelven mi voz al punto exacto donde se abrazan las almas.


5 de Noviembre 2014

3- Retirada/ Él / Abrazos
(rabia y consuelo )

Cuando partía del lugar, luego de que mi corazón hubiese estallado mil y una vez, luego de que la mirada de cada una de las nenas y los nenes -especialmente de esa que nunca dejaré de llevar en mi piel-, hubiese calado en el almacén infinito de los recuerdos, luego de haberme dado cuenta que el silencio y la ternura derrotan al alboroto, y haberme inclinado por cantar danzar y tocar el acordeón un tanto bastante más de lo acordado, llegué hacia el lugar donde podía cambiarme junto a dos compañeras que me hicieron el aguante durante toda la función.
Una de ellas se había colgado al hombro mis "importantes objetos personales": la mochila del acordeón, con mi celular, las llaves de mi casa y una billetera flaca. Más una serie de maquillajes que contribuirían siempre a resaltar "la belleza que mi mami me dió".
Mientras descolgábamos las cosas una me dijo "ésto da para largo, hay gente que había logrado alguna ayuda para tener muebles, o techo nuevo... Y ahora, eso, el agua se lo llevó. El agua no sólo viene por arriba, brota desde el centro de la tierra, llena de alimañas."
EL agua... el agua que todo lo asola. El agua que dice a esta gente que ha perdido todo "no hay Moisés posible que abra las aguas para conducirnos a la Tierra Prometida donde todo brote, donde no haya más dolor"
EL agua.
Te dejamos cambiar, me dicen las chicas sacándome de mis reflexiones... Claro, les digo yo.
Me cambio entre la pila de sillas y mesas y bancos de escuela que se han acumulado allí para poder tirar colchones en las aulas, y salgo nuevamente al patio.
Las chicas me esperan alli. Una de ellas me dice "tenés las pecas aún, las pecas de Mondonga."
Yo cuento la anécdota de cuando iba de balneario en balneario en bicicleta, vestida de Mondonga, y la gente me tocaba bocina, me sacaba fotos, yo tan acostumbrada a tenerla conmigo, no entendía por qué esto pasaba... Mondonga. Siempre llevándome al espacio más plagado de afecto...
Me limpio las pecas mojando mis dedos con saliva siguiendo las instrucciones de las chicas, una de ellas me pone la pantalla del celular y vuelvo a ser una cuarentona urbana.
Me muestran las fotos, las abrazo, se las pido. Les doy mi teléfono para que me las envían por whatts app
Las abrazo nuevamente y me doy vuelta.
Otra imagen me quita el piso: Allí está él. Vestido de negro. Con sus ojos cerrados, en patas, desde tiempos inmemoriales. Su cuerpo desarmado, su columna desvanecida, secándose al sol.
Le miro los pies, lastimados. Le miro las manos, cuajadas. Le miro su rostro, cortado por la intemperie de una vida que no le ha dado nunca tregua...
Me dispongo a abrazarlo y me detengo. Siento que si lo hago, interrumpiré su duermevela, tal vez se asuste y sólo, por satisfacer mi necesidad, lo único que logre sea molestarlo... (tal vez esté soñando con una casa arriba de la montaña, donde el agua nunca llegue, donde sus nietas y sus nietos canten y jueguen rondas en un campo de flores, lleno de música y calor).
Salgo de allí y pienso que necesito un abrazo. Me voy para la milonga, me digo. No, me contesto, no quiero esa verdad efímera del abrazo certero que ocurre cuando milonguéas de veras. No por lo menos hoy
Quiero un abraz que me consuele. El abrazo... que no existe. Porque esta noche en que no puedo dejar de recordar... no hay consuelo.
Él vuelve sobre mí, como los ojos de Liz. Tampoco al igual que Liz, sé como se llama. Pongámosle "él".
Él vuelve una y otra vez, en esta noche en que la luna me cuenta que una semana atrás, mientras yo me asustaba por la lluvia y los truenos protegida bajo mi techo, esta gente, para salvar su vida, huía del temporal sin tregua, dejando lo poco que hasta ese momento tenían, en manos de una Naturaleza que se cobra con los que menos tienen, las atrocidades que cometen, esos pocos que todo lo poseen.

5 de noviembre 2014
--